Nace una tradición - LA GACETA Tucumán

Nace una tradición

El certamen a beneficio de la Fundación Argentina de Rugby volvió a ser un éxito.

31 May 2019
2

POR UNA BUENA CAUSA. “Pigu” con su camiseta firmada junto a Núñez Piossek. la gaceta / fotos de Ines Quinteros Orio

Las malas condiciones climáticas de ayer obligaron a un cambio de cancha de último momento, pero no alcanzaron a empañar la cuarta edición del torneo a beneficio de la Fundación Argentina de Rugby, que una vez más puso en juego la “Copa GMKT” y contó con el auspicio del Ente Tucumán Turismo.

Dado que la lluvia había dificultado la disputa del torneo en Alpa Sumaj, la acción se trasladó a la del country del Jockey Club, donde el equipo conformado por Fernando Gallardo, Diego López Osa, Jerónimo Avellaneda y Sebastián Ingrao se quedó con la laguneada y el trofeo tras registrar un total de 49 golpes (-21). Segundo quedó el equipo de Mariano Fagalde, Aníbal Auad, Javier Medina y Nicolás Mártínez Zavalía, con 52 impactos (-18).

A su vez, en los premios individuales, Fagalde se quedó con el de Mejor Approach, y Agustín Subdblad concretó el Mejor Long Drive.

“Lamentablemente, hubo que hacer un cambio de cancha a último momento, pero la gente respondió de manera espectacular”, destacó Gerardo Blanche, uno de los organizadores junto al ex Puma José María Núñez Piossek, entre otros. “Queremos agradecer a Sebastián Giobellina, del Ente de Turismo, y a Sebastián Calafiore, de Gasmarket, por el gran apoyo a este torneo”, agregó.

Entre las autoridades de la Fundación que estuvieron presentes en el evento, se encontraron el presidente Marcelo Campo y el gerente Ignacio Rizzi. “Este torneo que venimos haciendo hace cuatro años es impresionante, por el apoyo de la gente, de los golfistas, de los rugbiers, de todos. Lo comparo con el que se hace en Buenos Aires y están cabeza a cabeza”, aseguró Campo.

Luego de la competencia y la entrega de premios, se realizó la tradicional subasta de camisetas firmadas, palos de golf y otros elementos, a fin de recaudar fondos para colaborar en la tarea de la Fundación, que consiste en ayudar a los jugadores que sufrieron lesiones graves como consecuencia de la práctica del rugby.

“La subasta en sí es simbólica, porque los valores que se ofrecen exceden por mucho el valor real de lo que se subasta, pero la gente lo hace porque justamente sabe que ese dinero será destinado a ayudar a que jugadores de rugby que sufrieron lesiones graves tengan una mejor calidad de vida”, destacó el titular de la FUAR.

“Lo hacemos hace cuatro años y vine en todos. Y pienso seguir viniendo, porque el trato que nos dan es impresionante”, cerró Campo.

Comentarios