Los salarios perdieron el 1,6% en el primer trimestre del año

Frente a una inflación del 11,8%, los sueldos subieron sólo el 10%.

31 May 2019
1

Los salarios perdieron el 1,6% frente a la inflación en el primer trimestre de 2019, luego de conocerse ayer que las remuneraciones aumentaron un 10% en ese lapso, mientras que el Índice de Precios al Consumidor anotó un alza del 11,8% entre enero y marzo. Así lo reveló ayer el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), en su último informe.

“El rebrote inflacionario de principios de 2019 implicó la continuidad de la caída del salario real”, admitieron ayer Nadin Argañaraz y Bruno Panighel, economistas del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf). En tanto, el Índice de Salarios aumentó el 4% en marzo y en los últimos doce meses registró un incremento del 37,3%, según agregó el organismo oficial.

Perspectivas

En las últimas dos semanas de mayo se firmaron cinco grandes paritarias. Los Docentes Universitarios arreglaron 16% más la inflación resultante a partir de sep-19, OUM, gastronómicos y UPCN cerraron en 28%, y Comercio (la más grande del país) en 30%. Para junio de 2019 se reabrirán otras paritarias muy importantes como son Sanidad, Construcción y Camioneros.

“A la hora de comparar el salario en términos reales (descontando el efecto de la inflación) se observa a algunos sectores por encima de la inflación en los primeros meses del año 2019, producto de las cláusulas gatillo y de revisión para recomponer el salario por la pérdida de 2018”, dijeron los economistas del Iaraf según destacó ámbito.com. Pero, la inflación de febrero y marzo licuó los aumentos y las recomposiciones, por lo que el salario promedio siguió cayendo y los sueldos volvieron a quedar desactualizados.

Un posible sendero de desaceleración inflacionaria (cerrando 2019 en torno al 40%-42%) permitiría, al menos, frenar la perdida de salario real para lo que queda de este año. En tanto, para marzo de 2020 (fecha donde se reabren las paritarias), cuatro de los cinco acuerdos firmados se posicionarían por encima de la inflación, ganando entre el 1% y el 3% de poder adquisitivo.

Una inquietud relevante

La posibilidad de que el salario real deje de caer o empiece a subir es claramente positivo para el consumo y para recuperar la actividad económica. “Pero debe tenerse en cuenta que una suba real del salario, vista desde el lado de los costos, puede tornarse en una situación realmente peligrosa para cierto tamaño de empresas. Un aumento real de costos y por ende una mayor caída de rentabilidad, puede poner en riesgo muchos puestos de trabajo”, advirtieron desde el Iaraf.

Comentarios