Para alivio vecinal, la feria de Concepción fue reubicada

La feria franca municipal funciona ahora en la ex estación ferroviaria. Se duplicaron los puestos.

28 May 2019 Por Rodolfo Casen
2

CAMBIOS. En el nuevo predio, la feria cuenta con la infraestructura básica necesaria, como los sanitarios. LA GACETA / FOTOS DE OSVALDO RIPOLL.-

La Feria Franca Municipal de Concepción funcionó durante casi un siglo por calle Heredia, entre San Martín y Moreno. Los miércoles y sábados, la zona se transformaba desde temprano en una romería abigarrada en la que se daban cita feriantes, miles de consumidores del medio y de comunidades rurales cercanas.

Para el movimiento económico de la ciudad la feria siempre representó la bonanza de un municipio próspero y consolidado como polo comercial del sur tucumano. Sin embargo, para los vecinos siempre fue una especie de pesadilla que revivían dos veces a la semana. El ajetreo y la ubicación de los puesteros frente a su casa les trastornaba la vida desde la madrugada.

El desaparecido escritor y periodista Octavio Cejas, que vivió en calle Heredia, solía renegar de los trajines y gritos que lo desvelaban. Para colmo, según refería, todas las veces que tenía que salir de su casa estaba obligado a abrirse paso entre cajones de verduras y los feriantes instalados en la vereda. Después sobrevenía el mal olor de los residuos y la nube de moscas.

La transformación

Esos tiempos ya quedaron en el recuerdo. Ahora ese tradicional paseo de compras fue reubicado en un amplio predio de la ex estación ferroviaria y se integra al proyecto de revalorización urbanística del microcentro.

En un terreno de unos 100 metros de ancho por 300 de largo, y que se extiende paralelo a la Heredia, el municipio adoquinó caminos, sectorizó los puestos de venta, construyó sanitarios, instaló iluminación moderna, acondicionó los espacios verdes y construye un playón deportivo.

“Este es un lugar más cómodo y con la infraestructura básica que nunca tuvimos. Disponer ahora de baños y de agua potable es para nosotros un gran alivio. Además la gente se puede desplazar con más espacio”, celebró el puestero Juan Delgado, de Aguilares. “Antes no teníamos ni adónde ir a hacer nuestras necesidades”, recordó.

Por su parte, Pedro Díaz destacó que lo bueno de la obra es que ha permitido a nuevos vendedores integrarse al paseo al haber más espacio. “Todo este lugar -agregó- se hizo más atractivo y también lleva a convocar a más gente, incluso de otras provincias”.

“Hay que tener en cuenta que la feria atrae además por los precios más accesibles de verduras, frutas, productos regionales e incluso ropas y electrodomésticos. Es una de las razones por las que a veces el paseo se hace intransitable, por la cantidad de gente”, observó Díaz.

PRECIOS ACCESIBLES. La feria atrae visitantes de toda la provincia por sus precios y su variada oferta. LA GACETA / FOTOS DE OSVALDO RIPOL.-

Atractivo turístico

Desde que hace pocas semanas la feria comenzó a funcionar en su nuevo predio, la cantidad de puestos de ventas se duplicó: pasó de 120 a 240. Y esto también estuvo impulsado por la habilitación de un patio de comidas regionales. Ahí se pueden degustar distintos platos. El ambiente es matizado con la actuación de grupos folclóricos. De este modo adquirió un relieve parecido al de la feria de Simoca.

“La idea es consolidar este sitio de compras como otro atractivo turístico de la ciudad. La reubicación es un proyecto que vino postergado y que, frente a la transformación urbanística que pusimos en marcha, necesariamente tuvimos que instrumentarlo”, dijo el intendente Roberto Sánchez.

El funcionario valoró la urgencia que había de solucionar los problemas que representaba tanto para los vecinos de la calle Heredia, como para los propios feriantes, un lugar improvisado y carente de servicios sanitarios esenciales.

Añade seguridad

El secretario de Obras Públicas de la Municipalidad, Miguel Abboud, observó que el proyecto de reubicación de la Feria Franca Municipal fue diseñado en un sector de la ciudad “extremadamente deprimido y que conspiraba contra la seguridad de los vecinos”.

Es que la zona carecía de iluminación, solía estar cubierta de matorrales y servía de resguardo a malvivientes.

Ahora el predio se extiende por la avenida Güemes hasta la calle Moreno y el Paseo del Bicentenario y hasta la 24 de Septiembre. Por estas arterias se puede ingresar y salir del municipio desde la rotonda sur de Concepción.

“El acondicionamiento del predio ferroviario y la ampliación de las calles permite un movimiento vehicular más ágil y menos congestionado”, destacó el funcionario. También mencionó los nuevos espacios que se abrieron para el estacionamiento vehicular, entre ellos los correspondientes a los transportistas rurales.

El renovado circuito urbanístico de “La Perla del Sur” se inicia de este a oeste con la feria, avanza hacia la semipeatonal San Martín y concluye con la plaza Mitre. “En medio de la crisis económica que sacude el país, la reubicación de la feria franca y la habilitación de la semipeatonal estimulan la llegada de visitantes de otros lugares. Sin dudas son propuestas atractivas que de a poco van a acrecentar el movimiento turístico”, opinó Julio Delgado, titular del Centro de Defensa Comercial del Sur. “Los vecinos tienen que acompañar estas innovaciones cuidando esos espacios y los vendedores ofreciendo servicios adecuados, accesibles y confiables”, agregó.

Comentarios