Cartas de lectores

26 May 2019

El drama argentino

En la Provincia se acortan los tiempos políticos y se acelera el ritmo de las campañas en busca de ocupar cargos públicos. En la edición del LA GACETA del 24 de mayo se hizo público un artículo del periodista Guillermo Monti con el título de “El frío es una mala noticia ...”. Estamos ante un profesional del periodismo, que exhibe una inusual valentía y una clara visión de la realidad socio-económico del país, que la gran mayoría de los políticos ocultan escondiendo su incapacidad, en beneficio de sus intereses personales. En ninguna publicación o entrevista televisiva, nadie como este periodista, puso sobre la mesa el verdadero drama de los argentinos, que tienen que decidir entre comer, educarse, atender sus problemas de salud o pagar los servicios energéticos para no sufrir las graves consecuencias del frío, que logró que tengamos que volver 74 años para atrás, cuando solo teníamos la leña, el carbón o el kerosene, para mitigar el frió de la familia. Muy acertadamente el autor de este artículo hace mención a la “pobreza energética” que padece el 30% de los hogares argentinos, es decir 11.500.000 habitantes. Esta tremenda situación de pobreza e indigencia que naturalmente trae consigo enfermedades que afectan peligrosamente a los niños y ancianos, aún no ha logrado ser visualizadas por un grupúsculo de candidatos a la presidencia de la Nación. De lo contrario no tendrían ninguna explicación los efusivos abrazos que le prodigan al autor de semejante crisis terminal, y luego salir públicamente a pedirle a Macri que cambie la orientación de la economía, o será que están buscando quien les pague el endeudamiento de sus provincias. Sugiero a los tucumanos que leamos con atención este artículo porque no tiene desperdicio; pone la verdad sobre la mesa y tenerlo presente al momento de elegir quién nos gobernará los próximos cuatro años. De continuar Macri al frente de los destinos del país seguro que volveremos a la época de las cavernas. Reitero mis felicitaciones al autor de este artículo, recordándoles a los que buscan tapar el desastre causado por Cambiemos, que mientras exista una pluma como esta el pueblo tendrá una clara orientación de cuál será su destino, si no orienta acertadamente su voto. Los peronistas “funcionales y racionales”, que abrazaron efusivamente al “autor” de la crisis, deben aprender de este artículo y volver a sus casas, como dice el Chavo, “… con la cola entre las piernas…”. Sin ninguna duda, “no es este el camino”.

José Emilio Gómez

Reyes Católicos 112, San Miguel de Tucumán

Elecciones I

Parece algo lejano, pero las elecciones nacionales para presidente, vice y las de diputados y senadores, están próximas. Los principales contendientes, por ahora, son tres: a) Cambiemos, que hasta hoy cambiaron poco. La reforma del régimen laboral, el sistema previsional y el complejo entramado tributario  no se pudieron llevar a cabo por carecer de las mayorías necesarias en la Legislatura. Pero hay algo a lo que no se le prestó la mínima atención y celo en cuanto a regulación y controles, que hasta favoreció con medidas equivocadas, es el sector financiero, los capitales de valija, que en rigor de verdad comenzó a tener ventajas a partir del 77-78 con José A. Martínez de Hoz. Sector que -con sus altibajos- siempre estuvo en los primeros lugares de rentabilidad y especialmente en los últimos 16 años; el capitalismo es inhumano cuando a los políticos de gobiernos populistas (hay palabras, como ésta, cuyo significado ha ido cambiando con el tiempo) y corruptos les permiten su entrada y señoreo sin condicionamientos. En esta coalición, Jaime Durán Barba y Marcos Peña son “piantavotos” y se ha considerado como no necesario acercar y escuchar a Emilio Monzó, Nicolás Massot, Ricardo Sanz, Federico Pinedo, Rogelio Frigerio, Marcos Negri, Fredy Storani y Julio Bárbaro. b) El peronismo federal, republicano y moderado (según sus integrantes), en el que destacan Schiaretti, Pichetto, Urtubey, R. Lavagna (quiere ser el referente, pero sin competir en internas) y Sergio Massa, que oscila entre Alternativa Federal y el kirchnerismo. c) El kirchnerismo o Unidad Ciudadana, que dice ser peronista, pero los peronistas racionales o moderados no quieren saber nada con ellos. La candidata a la vicepresidencia, históricamente no fue peronista, siempre y por lo bajo tuvo expresiones descomedidas para con Perón; la fotografía con sus seguidores en la sede del PJ lleva al recuerdo de los grotescos personajes de la película “La armada Brancaleone” de M. Monicelli; año 1966. El candidato a presidente Alberto Fernández y Dady Brieva dijeron que habrán de revisar los fallos de los jueces “adictos” al oficialismo, los que serán enjuiciados y que liberarán a los “presos políticos” (no son presos políticos, son políticos presos por el Código Penal). Hoy, olvidándose de la necesaria autoridad moral, este grupo se presenta como ferviente partidario de los acuerdos, el civismo, la concertación, la apertura, la unidad y conciliación, el respeto institucional, la moderación y la bonhomía; acerca de estas promesas es pertinente tener en cuenta la fábula de la rana y el escorpión. En este sector, son “piantavotos” Hebe de Bonafini, Luis D’Elía, Guillermo Moreno, La Cámpora, Leopoldo Moreau, “Cuervo” Larroque, Fernando Espinoza, Máximo Kirchner, Aníbal Fernández, Hugo Moyano y Pablo Moyano. Para el lector, la incertidumbre y la oscuridad son de completa claridad.

Mario Alberto Ricci

Pje. Thames 4.472, San Miguel de Tucumán

Elecciones II

Ante las próximas elecciones, el panorama se presenta confuso y desalentador. El ciudadano común siente que no tiene alternativas. Cabe entonces señalar lo que se juega en todos los ámbitos de la vida pública: República vs. populismo; democracia vs. totalitarismo; Justicia independiente vs. servicio de Justicia; transparencia vs. corrupción; idoneidad vs. clientelismo; coherencia ideológica vs.  transfuguismo; deberes ciudadanos vs. derechos adquiridos; bien común vs. beneficios sectoriales; diálogo vs. fundamentalismo; defensa de la vida vs. descarte de los indefensos; cultura del trabajo vs. incultura de la dádiva; esfuerzo vs. facilismo. Nadie nos ofrece todo. Votemos como votemos estamos lejos del “ideal”. Si apareciera un candidato “modelo” no tendría posibilidades de llegar. (Ver “La raíz de todos los males” de H. Alconada Mon). Estamos con la conciencia perpleja. El asunto es saber evaluar quién preserva mayores bienes o alimenta menos disvalores. Puede que esta sea nuestra última oportunidad. Con la República podremos seguir luchando por nuestros valores. Con el totalitarismo todo estará perdido. No se trata de optar por el mal menor sino por el bien posible. Nadie está obligado a lo imposible. Que Dios se apiade de nuestra Patria.

Horacio Saleme

Perú 647, Yerba Buena

En la fecha patria

En este nuevo 25 de mayo escuché sobre la deuda política y, en verdad, es multimillonaria. Si evaluamos, desde hace 35 años, veremos que fueron los privilegiados, y no lo dudo. Si analizamos profundamente, siempre los mismos síntomas: la justicia social empeora, la pobreza sigue enquistada, esperamos un país mas justo, soberano, discursos y nuevos hombres que manejan la balanza de un espacio de poder. Jamás se dan las condiciones, la de vivir plenamente en un lugar que merecemos como es la patria.

Carlos Rubén Ávila

[email protected]

Contenedores

Cumplidos 45 años de residir en Yerba Buena (esquina Sarmiento y Pje. Alberdi) quisiera compartir un breve, pero inquietante relato. Exactamente frente a nuestra casa, hace ya décadas, la empresa responsable del loteo donó con cargo una superficie que sería destinada a “espacio verde”. Léase plaza o plazoleta, pasando el dominio a la Municipalidad. Este terreno sufrió, así como los vecinos de la zona, intentos de usurpación alentados por gobiernos varios que adjudicaron espacios para viviendas precarias, con el lógico deterioro ambiental. Cuando el desarrollo nos alcanzó, tuvimos que padecer el acopio de materiales para redes de gas y cloacas. El predio tornó en refugio de bebedores y reuniones ruidosas a cualquier hora (recuerdo la sensación de constante peligro para nuestros hijos, entonces niños). Superado esto, la situación tendió a mejorar; la Municipalidad plantó árboles y limpió el predio. Hasta se colocaron, con loable intención, contenedores para recibir vidrios, plástico y papel. Surge ahora un nuevo problema. Estos recipientes “atraen” a vecinos cercanos y provenientes de barrios distantes, que arrojan allí todo tipo de basura. Los camiones que, con incierta periodicidad, vienen a vaciarlos, retiran tan sólo lo reciclable, dejando el predio con basura de todo tipo y a la vista. Obviamente, la primera responsabilidad está en la gente, pero la autoridad municipal está una vez más ausente. ¿Podremos así crecer como sociedad civilizada?

Julia María Terán

Sarmiento y pasaje Alberdi, Yerba buena

Los Pizzaro

He leído en LA GACETA del 30/07/2014 el artículo sobre la cascada de Los Pizarro. Es el lugar de residencia de una comunidad rural, ubicada a pocos kilómetros de la ciudad de La Cocha. Asombra y preocupa que el agua que consume esta población, y que se distribuye por la red, no sea potable. Las instalaciones carecen de una planta potabilizadora y, por lo tanto, el agua que beben las personas y que proviene del Río San Ignacio, tiene los contaminantes propios de las aguas superficiales (sales, bacterias, virus, elementos tóxicos, etc.). El agua para que sea potable (apta para el consumo humano), debe cumplir con requisitos de orden físico, químico y bacteriológicos, harto conocidos y controlados periódicamente por personal competente. Estos requisitos están establecidos en el Artículo 982 del Código Alimentario Argentino, aprobado por la Ley 18.284 /69 y Reglamentado mediante Decreto 2.126/71. Además, hay que tener en cuenta la gravedad de las enfermedades de origen hídrico, por falta o mala potabilización del agua (hepatitis, fiebre tifoidea, etc.). Solicito la intervención de las autoridades provinciales y/o comunales, con responsabilidad en este tema. La comunidad de Los Pizarro merece una mejor calidad de vida.

Juan Francisco Segura

[email protected]

Para publicar en "Cartas al director" escribir a [email protected]

 

Comentarios