Cherutti se da el lujo de la risa, la nostalgia y la emotividad

El capocómico se sube solo al escenario, en un show unipersonal con el bagaje de 38 años de carrera.

19 May 2019
1

EN ESCENA. Va del monólogo al chiste, de la imitación a cantar tangos con voz propia, y les rinde homenaje a La Negra Sosa y a Palito Ortega. LA GACETA / FOTO DE DIEGO ARÁOZ.-

“Llevo 38 años de carrera y me quiero dar estos lujos. Son como los permitidos”, declara Miguel Ángel Cherutti, muy cómodo en un living de LA GACETA. Se refiere a “Inoxidable”, el show unipersonal con el que inicia gira esta noche, en el teatro Alberdi.

“En Mar del Plata, para la temporada, me convocaron para ‘Bien Argentino’, con Florencia de la V, y me aclararon: ‘queremos que seas vos, que cantés lo que te guste’. Comprobé que la respuesta del público era muy buena; entonces pensé en elegir lo que quiero hacer”, agrega.

La energía desbordante de Cherutti durante la entrevista hace prever que le sobra materia histriónica para multiplicarse en el escenario, del monólogo al chiste, de la imitación a un tango entonado por el cantor Miguel Ángel.

“Elegí Tucumán para empezar porque hay dos lugares que me contagian: uno es Tucumán y el otro es Bahía Blanca. En el año 82 vine a Villa Luján, con el Show de Pirucho (el de “La Peluquería de Don Mateo”). Hicimos un gran gira; lo mismo pasó en Bahía Blanca”, recuerda.

Auténtico

“El show unipersonal es una decisión mía, que tomo desde la experiencia más allá de la revista. Yo había practicado con un show similar a este, ‘Inimitable’, con el que me fue muy bien, pero después surgían otras propuestas, o las temporadas de verano con otros colegas no me permitían pensar en esto que voy a hacer ahora. Le puse ‘Inoxidable’ porque dije: si estoy intacto, si mantengo la postura... Esta vez no quiero hacer ni cambio de máscara ni de peluca ni que haya sketches. Estoy en condiciones, sé manejar un escenario y con todo el material que tengo reconstruí una parte de rutinas. Sin llegar a ser un stand up me gusta explayarme desde lo narrativo, en un personaje o en una historia de lo que fueron antes la música, las letras”, explica.

Ahí empieza la historia, para que Cherutti se transforme en Sandro, Maluma, Enrique Iglesias, Arjona, Montaner, Marco Antonio Solís, Raphael, Pavarotti, El Chaqueño Palavecino, Ricky Martin, Luis Miguel o Luciano Pereyra; con un homenaje especial a Mercedes Sosa y otro a Ramón Palito Ortega, que preparó especialmente.

En un momento, adelanta, se baja del escenario y juega con el público en plan de improvisación: “transpiro la camiseta. Se arma una cadena entre la risa, la nostalgia y la emotividad. Esto no es una revista; es un show para toda la familia, con banqueta y micrófono”.

Racconto

El capocómico habla de lo que le ha dado su carrera: “primero, ser productor, durante muchos años como socios con Nito (Artaza); nos separamos y nos fue bien; después volvimos a juntarnos; conocer gente; producir una María Marta Serra Lima, una Moria, una Graciela Alfano; haberlas dirigido. Creo que mi carrera me sigue dando la misma energía de siempre, que yo transformo en verdad absoluta arriba del escenario. Me cuido mucho y entrego todo, eso el público lo percibe. Quizá me faltaría hacer una comedia que me refleje. La profesión me ha dado grandes satisfacciones; he convivido con grandes éxitos (que ahora no ves más). No puedo quejarme: hago lo que siento, con las mismas ganas, y soy consciente de cómo están las cosas”.

> Equilibrio                                      
Los cambios en el humor en tiempos de reivindicaciones feministas

“Soy muy prudente, respeto al público y trato de alejarme de la política. Creo que el chiste lo podés hacer igual, siempre y cuando busqués un equilibrio, siempre buscando un remate para el doble sentido”, dice Cherutti sobre los cambios en el humor de tono machista, característico de la revista. Y ejemplifica: 

- “¿En qué se parece un hombre a un espermatozoide? En que de un millón solo sirve uno”.

- “Mi amor, me siento gorda, vieja y fea, ¿qué tengo? Tenés razón”.

- “¿Qué hay detrás de un gran hombre? Una mujer sorprendida”

- “¿Qué hace una mujer con 70 kilos de grasa inútil? Divorciarse”.  

Comentarios