Se acerca el invierno electoral

01 May 2019 Por Indalecio Francisco Sanchez

La mitad de los niños son pobres, según el Indec. Los trabajadores protestan en las calles. Las necesidades afloran. Cuatro tucumanos por día son víctimas de la inseguridad. Los precios cuidados o esenciales no existen. Sube la nafta. El dólar oscila. El país se mueve entre bandas irreconocibles. Gana la incertidumbre.

En el medio se desarrolla la campaña electoral en Tucumán. Ajena a esos problemas, se desarrolla lejos de lo que acontece en la vida real.

Los ojos de los dirigentes se posan en las encuestas, en los gestos, en las fidelidades. En eso están. Lejos. Muy. Están en otra, como pensando -o quizás con la certeza- de que lo electoral pasa por otra cosa. Quizás los políticos tienen razón.

Los ciudadanos de a pie se sacuden con algunas cosas. Solo con algunas, con pocas. Con los exabruptos, con el bolsillo, con la incomodidad. Capaz que no sean los suficientes para definir un voto en una elección provincial, pero sirven.

En estos días trascendió una encuesta dolorosa. La que no esperan, la que no tiene el efecto del sincericidio de José Alperovich en LA GACETA. Ese sondeo dice que el senador está encima de Juan Manzur por cuatro puntos y que Silvia Elías de Pérez está a otro tanto del gobernador. Ricardo Bussi está clavado en 15 puntos. “No se mueve”, dicen. Tampoco Manzur ni la senadora. Alperovich baja. En eso se ilusionan el oficialismo y Cambiemos: en que el ex mandatario perderá terreno y la pelea será entre ellos. ¿Será?

Así sigue el camino. En el medio, operaciones diversas para cerrar las listas y dudas sobre si habrá traiciones o fidelidades. Quién estará con quién desvela a muchos. Alperovich está en problemas para llenar los casilleros vacíos. Su publicista se fue enajenado por la inconducta de su patrón. Algunos especulan con que el senador se bajará de la pelea si los números no le sonríen. Otros siembran el terrorismo de que una unión entre los viejos amantes Alperovich y Manzur se reeditará para avergonzar a Cambiemos y relegarán al “Huracán” Osvaldo Jaldo. Poco probable. Son los que sueñan con un Manzur nacional.

Así, en la era de las series de inviernos eternos e ilusiones de Netflix, camina Tucumán.

Comentarios