El debate de los candidatos paralizó España

Los cuatro postulantes a jefe de Gobierno español expusieron sus propuestas políticas y económicas en una confrontación televisada.

23 Abr 2019
1

PREPARADOS. Casado, Sánchez, Rivera, Iglesias, junto al mediador Xavier Fortes, antes del inicio del debate. Europa Press

MADRID, España.- Los cuiatro candidatos a la presidencia del Gobierno de España se enfrentaron anoche en un debate electoral organizado por RTVE, la televisión pública española.

El primero en llegar fue el líder del Partido Popular (PP), Pablo Casado, acompañado por su esposa. Luego fueron llegando el candidato de Ciudadanos (Cs), Albert Rivera, el jefe del Gobierno y candidato socialista (PSOE), Pedro Sánchez y por último el líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias. Los cuatro enfrentaron sus propuestas electorales durante 100 intensos minutos con Xabier Fortes como moderador.

El debate estuvo estructurado de tal forma que se abrió con la intervención de un minuto por cada candidato. El primero fue el candidato de Ciudadanos, luego el de Unidas Podemos, el del PSOE y -al último- el del Partido Popular.

El debate se dividió en cuatro bloques: política económica, fiscal y empleo; política social, estado del bienestar, pensiones e igualdad; política territorial y regeneración democrática y pactos postelectorales. Al cierre, cada candidato tuvo un minuto para redondear sus ideas y pedir el voto a los electores.

El encuentro era considerado decisivo decisivo en esta fase final de campaña electoral, con los líderes de los cuatro grandes partidos que el próximo domingo aspiran a ganar las elecciones.

Sánchez aseguró que -con la llegada del PSOE al Palacio a la Moncloa- se puso rumbo a una España de justicia social y limpieza que, además, ha desterrado la corrupción. Los líderes de PP y Cs lo atacaron por sus pactos con los independentistas catalanes.

Rivera abrió su primer minuto de intervención asegurando que Sánchez quiere favorecer a los presos independentistas que están siendo juzgados por el Tribunal Supremo. “Lleva en la frente la palabra indulto”, dijo. Además, acusó a Sánchez y a la administradora de RTVE, Rosa María Mateo, de haber intentado evitar el debate en la televisión pública. Subrayó que Mateo debería dimitir porque la televisión pública se paga con el dinero de todos los españoles.

Casado también echó en cara a Sánchez su pacto con los separatistas, y destacó la labor económica del Gobierno de Mariano Rajoy (destituido por corrupción) a quien agradeció haber puesto presos a “los golpistas”.

Sánchez, que asumió tras la destitución de Rajoy, destacó su propia labor en los útimos meses y criticó que “la derecha” diga que todo iba “maravillosamente bien” hasta que los “malvados socialistas” hicieron una moción de censura. La cuestión que deben responderse los españoles es si quieren que España “siga avanzando o retroceda”, dijo.

Iglesias, a su turno, dijo que los debates deberían ser obligatorios y agradeció a los trabajadores de RTVE su defensa de la independencia de la televisión pública. (DPA-Reuters)

Comentarios