Llevar drogas para consumo personal puede transformar un viaje en una pesadilla

En 15 meses, la Policía de Seguridad Aeroportuaria abrió al menos 130 expedientes por transporte se sustancias prohibidas, Marihuana, cocaína y troqueles de LSD, los más detectados por los canes.

20 Abr 2019 Por Gustavo Rodríguez
1

“Desde ese día me di cuenta de que esto va en serio”, dijo Álvaro, consumidor de marihuana. El hombre de 35 años contó que el año pasado sufrió el susto de su vida en el aeropuerto Benjamín Matienzo. “Consumo, pero en casa, y lo que cosecho. Tenía que viajar a Buenos Aires en avión y cuando estaba por embarcar, un perro comenzó a olfatearme por todas partes. Vino un policía y me llevó a una pieza. Me revisaron por todos lados, me abrieron la valija, todo. Como no encontraron nada, me dejaron ir”, relató a LA GACETA.

“Después me acordé de que tenía la costumbre de guardar las ‘tucas’ (restos de porros) en un bolsillo interior de la billetera y, evidentemente, el aroma quedó impregnado en el cuero y por esos los canes me marcaron”, agregó. “En esos momentos pensé en la película ‘Expreso de medianoche’, en que me llevarían a un calabozo explotado de presos y en otras calamidades más. Nada de eso sucedió, pero aprendí la lección. No guardo los restos y de ningún modo llevo algo cuando viajo”, concluyó.

Los tucumanos se sorprendieron cuando el martes personal de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) confirmaba la detención de tres empleados de la firma FGF Trapani porque detectaron que lo que trasladaban podría haber sido cocaína líquida, según las dos pruebas de campo que se realizaron en el aeropuerto.

“Prueba de ensayo”

La empresa citrícola afirmó, ante ello, que se trató de “muestras sin valor comercial para una prueba de ensayo” en el emprendimiento que posee en Perú sobre Cítricos Tahiti Lime. Remarcó que el producto se llama Proallium FR D y que es para uso alimentario industrial, que contiene extractos de ajo y cebolla.

Pequeñas porciones

Por otra parte, según confiaron fuentes judiciales, entre enero de 2018 y marzo de 2019 el personal de la PSA inició más de 130 expedientes por el traslado de droga en los vuelos de línea nacional e internacional. Todos eran llevados por consumidores que desconocían la prohibición de trasladar esas sustancias.

de acuerdo a la información oficial, en la mayoría de los casos se trató de menos de 10 gramos de droga. Marihuana (ya sea en pequeñas porciones o porros listos para consumir), dosis de cocaína y troqueles de LSD encabezaron el ranking de incautaciones realizadas por las autoridades aeroportuarias.

La transformación del aeropuerto para ser internacional estuvo acompañada por la mejora de recursos humanos y técnicos para hacer mayor y mejores controles. Al personal de la PSA se sumaron los hombres de la Aduana. Se instalaron nuevos equipos -fundamentalmente escáneres de alta tecnología- y se trajeron perros antinarcóticos.

Justamente, los canes dieron con la supuesta cocaína líquida y son los que en su gran mayoría encuentran las drogas ocultas en valijas, bolsos, mochilas y carteras. Según fuentes de la PSA, cuatro canes (uno por turno) están olfateando de un lado a otro, entre los pasajeros y el equipaje de los vuelos nacionales e internacionales. “Pueden detectar hasta un troquel de LSD que ni soñando se detecta con los escáneres”, dijo un funcionario, que adelantó que hay otros cuatro perros entrenándose y que próximamente serán utilizados.

Embrollo importante

Es tan común este tipo de situación que las autoridades aeroportuarias y la Justicia Federal han elaborado un protocolo para actuar. Esto es lo que normalmente ocurre:

-Con los canes, o a través de los escáneres, se descubre la sustancia. Se identifica al tenedor y, ante la mirada de muchas personas, se lo lleva a un lugar para ser requisado.

-Con testigos, se realiza la prueba de campo y, si se confirma que es droga, se la incauta y se avisa de la situación a la Justicia Federal.

-El funcionario judicial, en la mayoría de los casos, ordena el secuestro de la droga y que se constate el domicilio de las personas involucradas en el hecho.

-Personal de alguna fuerza debe dirigirse hasta el domicilio indicado por el demorado para confirmar si la información que brindó es la correcta. Una vez que se lo hace, si es que los datos son correctos, la persona demorada puede continuar con sus actividades. Pero lo más probable que haya perdido el vuelo.

-Tiempo después, que pueden ser días, semanas o meses, el involucrado recibirá una notificación en su domicilio para prestar declaración indagatoria por las actuaciones que se le realzaron en su contra. Tendrá que contratar un abogado para que lo asista.

-En Tribunales, se labrará un acta donde se le expondrán los cargos en su contra e inmediatamente después, se le dará lectura del fallo donde se declara la inconstitucionalidad del artículo 14 de la Ley 23.737, que condena la tenencia de droga para consumo personal. Por último, se comunicará el archivo de la causa.

Comentarios