La red caminera necesita mantenimiento

Las intensas precipitaciones registradas en los últimos 45 días provocaron daños importantes en el conjunto de la red caminera provincial, con mayor impacto en la zona sur de Tucumán, pero también con incidencias en el resto de las zonas productivas de la provincia. Sin inversión en mantenimiento, el conjunto de la sociedad tiene graves dificultades para movilizarse.

20 Abr 2019 Por Gustavo Frías Silva
1

Ya se terminó el verano y estamos en el otoño, por lo que los cultivos de granos y cítricos están siendo cosechados, y los vehículos que transportan los granos y limones recorren caminos y rutas tucumanas buscando dejar lo cosechado en los diferentes destinos, que necesitan de materia prima y producto para procesar y/o embalar para darle el destino final que disponga su comercialización.

Hoy, un escollo primordial que deben asumir y enfrentar productores y camioneros, a lo que se sumará en breve toda la actividad sucro alcoholera, es el estado de los caminos, que fueron afectados por las lluvias y por la falta total de mantenimiento en muchos casos.

De nuevo, las lluvias, durante el comienzo del otoño, fueron noticias por los graves daños que provocaron en una vasta zona del sur tucumano que, además, perjudicaron el resto de caminos que ya estaban deteriorados en el territorio provincial.

La impresionante cantidad de agua caída en los últimos días fue de tal intensidad, que provocó muy fuertes escorrentías de ríos y arroyos que salieron totalmente de sus mal mantenidos cauces, a lo que se sumaron caminos y desagües, que también parecían ríos por la gran cantidad de agua que llevaban, como dijimos, en el sur provincial, principalmente.

Hubo daños en poblaciones diversas como La Madrid, La Cocha, La Invernada, Niogasta, Graneros, El Sacrificio, Palancho y El Mistol, entre muchas más poblaciones provinciales.

Realmente, tenemos casos paradigmáticos que, seguramente, no tendrán ningún tipo de solución inmediata, sobre todo ahora en que los recursos son utilizados para la campaña electoral, como lo es la ruta provincial N° 334, que une las localidades de La Cocha y Taco Ralo, totalmente destrozada y cortada por la creciente de los ríos que vienen de las estribaciones de los cerros de aledaños a La Cocha y de la zona este de la provincia de Catamarca. Ya existe un corte casi permanente en El Palancho, por el gran cauce del río que se originó y también por otro cauce paralelo, a esta ruta, originado por los arroyos La Posta y El Sueño, entre otros.

Daños y desinversión repetidos

Esto es algo que, año tras año, ocurre, generando la pérdida de innumerables bienes materiales a los pobladores de la zona, pero por sobre todo el embate de las aguas que surgieron de las lluvias torrenciales que se dan después de cada gran precipitación importante, les genera mucha angustia por que los destrozos vuelvan a repetirse, todo esto ocasionado por la deforestación, la falta de sistematización de cuencas y campos, la falta de protección de la vegetación de las altas cumbres, y la falta de mantenimiento de desagües y de cauces de ríos y arroyos.

Lo cierto es que esta situación en el sur provincial es la realidad que se vive en otras zonas provinciales cada vez que llueve con intensidad que no solo ocasiona estos daños, sino que, principalmente, inutiliza los caminos que utilizan los pobladores para movilizarse diariamente a sus trabajos y obligaciones, y perjudica también a los productores, quienes no puedan sacar sus cosechas adecuadamente.

La red caminera provincial es muy grande, pero es muy necesaria mantenerla en condiciones para que todo aquel que necesita utilizarla lo haga sin problemas. Las trilladoras, tractores, camiones, vehículos particulares y motos deben transitar sin problemas y eso, hoy, no sucede.

Emergencia

Actualmente, el gobierno provincial trabaja en la emergencia, y lo urgente para solucionar la falta de diversas necesidades que hoy tienen todos los que tuvieron problemas con las lluvias, pero no debe descuidar el mantenimiento de todas las obras de infraestructura vinculadas al agua y a la comunicación vehicular, como así también del cuidado y control del medio ambiente.

Las vías de comunicación son indispensables y el Estado no debe descuidarlas, por lo que la provincia, los municipios y las comunas rurales deben priorizar su mantenimiento.

Igualmente, los productores, muchas veces lo hicieron y lo siguen haciendo, tratando de solucionar los accesos a sus campos de manera provisoria, debido a que no disponen de las maquinarias necesarias para este tipo de trabajo.

Abril avanza y los cultivos maduran, las lluvias terminarán, los campos se irán secando y llegó el momento de cosechar unas 16 millones de toneladas de caña de azúcar, alrededor de 1,2 millón de toneladas de limones y más de 1 millón de toneladas de granos, entre soja, maíz y poroto.

Por ello, se necesitarán de camiones y de diversos vehículos de transporte que requieren transitar por una adecuada red caminera, hoy en malas condiciones en general, por lo que autoridades, los productores y las diferentes organizaciones públicas deberán acordar para sacar lo producido y permitir que la producción transite de la mejor manera posible.

Comentarios