Monopatines eléctricos: la alternativa para aliviar el tránsito en la ciudad

Buenos Aires está a punto de habilitar el alquiler de monopatines eléctricos como medio de movilidad alternativa. Prueba piloto. ¿Se animará Tucumán?

19 Abr 2019

¿Cómo te ves en uno de estos en Tucumán? En una ciudad colapsada, que no logra solucionar sus problemas de movilidad urbana y donde los autos particulares siguen siendo los privilegiados, el monopatín podría ser la gran alternativa para desplazarse en distancias cortas. ¿Será capaz el Gobierno local de seguir el ejemplo de Buenos Aires?

El Gobierno porteño anunció que, desde julio, se habilitarán los monopatines de alquiler –también llamados de uso compartido- que dependerán de empresas privadas nacionales e internacionales, informó Telam.

El monopatín es considerado como uno de los medios de movilidad urbana más revolucionarios, superior incluso que la bicicleta, principalmente por su practicidad y menor tamaño. Ahora Buenos Aires apuesta a ellos para reducir el volumen de vehículos particulares en sus calles.

"Los monopatines eléctricos son ágiles, cómodos y se usan en las principales ciudades del mundo para realizar viajes cortos y conectar con el transporte público", aseguró Esteban Galuzzi, subsecretario de Tránsito y Transporte de la Ciudad, que se encuentra participando de la cumbre de Líderes de Transporte Público en Moscú, Rusia. En ese encuentro se está exponiendo las recetas para ordenar el caos vehicular en ciudades como Amsterdam, Berlín, Moscú, Madrid y Singapur.

Prueba piloto

En julio comenzará una prueba piloto en la capital argentina. El objetivo del test es determinar cuál será la mejor manera para que este medio de transporte alternativo funcione y conviva con los otros en la ciudad, y también delinear el modo en el que se alquilarán y pagarán los monopatines.

En algunos lugares funcionan con una alianza entre la empresa que los alquila y otros negocios, como cafeterías y locales comerciales, que permiten dejar estacionados los monopatines en el interior de sus locales. En otras ciudades existen áreas o perímetros establecidos en la vía pública para estacionarlos y, en otras, hay libre flujo y estacionamiento, donde los monopatines pueden estacionarse sin una delimitación predeterminada.

En el Gobierno porteño estiman que habrá una tarifa base, similar a la bajada de bandera de los taxis, de unos $25, y después costará entre $6 y $10 el minuto.

Según explicaron, los monopatines de uso compartido funcionarán conectados a una aplicación del celular para poder activarlos, la cual mostrará dónde se encuentra el más cercano.

Una vez utilizados, se los podrá dejar estacionados en la vereda hasta que el próximo usuario vaya a usarlo.

Por la noche, las empresas levantarán los monopatines para cargarlos o bien ofrecerán dinero a usuarios para que los levanten, los carguen en sus casas y lo lleven a los puntos de retiro.

Con casco y no por las veredas

La idea del gobierno porteño es aprobar en mayo el proyecto que ya se presentó esta semana en la Legislatura, para regular estos dispositivos de movilidad personal en el Código de Tránsito y Transporte y así habilitar su circulación en el espacio público.

 Según adelantaron desde la Ciudad, las condiciones para circular de los monopatines eléctricos serán similares a las existentes para bicicletas eléctricas con pedaleo asistido. Asimismo, autoriza que los monopatines eléctricos puedan circular por bicisendas, los ciclocarriles y las ciclovías de Buenos Aires y prohíbe su uso en las veredas. Prevé además severas multas a quienes, por ejemplo, los utilicen sin casco.

Comentarios