"Luchando con mi familia" una comedia divertida, fresca y con lógico final feliz

13 Abr 2019 Por Guillermo Monti
1

> CRÍTICAS DE CINE

LUCHANDO CON MI FAMILIA | COMEDIA/BIOGRÁFICA - PM13 - 108’

MUY BUENA

Origen: EEUU/Gran Bretaña, 2019. Dirección: Stephen Merchant. Con: Florence Pugh, Jack Lowden, Nick Frost, Lena Headey, Vince Vaughn, Dwayne Johnson. Guión: Stephen Merchant. Fotografía: Remi Adefarasin. Música: Vik Sharma.

Con el nombre de guerra de Paige, Saraya-Jade Bevis vivió su cuento de hadas en el mundo de la lucha libre profesional, actividad que mueve pasiones y (muchos) millones de dólares en Estados Unidos. El ascenso de Paige al estrellato está narrado en un irresistible tono de comedia -con inevitables y no tan jugadas dosis de drama- en está disfrutable película de Stephen Merchant, que además de dirigir es el guionista y hasta se reservó un papel. Paige, interpretada por la ascendente Florence Pugh, montaba un show de lucha libre con su familia, una pyme anclada en un barrio inglés de clase más baja que media. Se presentó junto a su hermano en un casting de la WWE, una de las entidades que regulan la lucha libre en Estados Unidos, y sólo ella fue elegida. Habrá celos, chispazos y algunas lágrimas.

El mayor acierto de “Luchando con mi familia” radica en su honestidad y en su simpleza. Es fresca, divertida y veloz. Sucede todo lo que el espectador presiente que va a pasar y es una previsibilidad que no molesta. Y además está bien actuada, en especial por Nick Frost (como el papá de Paige) y Lena Headey (la reina Cersei de “Game of Thrones”).

Lo mejor que se vio en los últimos tiempos referido al universo femenino de la lucha libre es “GLOW”. Hay mucho de esa serie de Netflix en la película de Merchant, sobre todo el detrás de escena construido con más sudor y lamentos que glamour. Y también, como “GLOW”, “Luchando con mi familia” hace pie en el humor para salir adelante.

El filme está producido por la WWE, algo así como que la AFA financie una película sobre el fútbol argentino. Eso le asegura la participación de sus figuras, empezando por Dwayne “The Rock” Johnson, surgido de esas filas. Pero a la vez se cuida de tocar las miserias del negocio. La propia Paige, en la vida real, fue carne de mil escándalos. No es lo que vemos aquí.

Comentarios