Los murales se abren paso entre las pintadas políticas - LA GACETA Tucumán

Los murales se abren paso entre las pintadas políticas

28 Mar 2019 Por Florencia Bringas
3

la gaceta / foto de analía jaramillo

En tiempos de elecciones las paredes hablan. En uno de los accesos de la ciudad, camino a Alderetes y al aeropuerto Benjamín Matienzo, la base del puente de la autopista de Circunvalación está tomando color, pero no con propagandas políticas pintadas con base blanca de cal y brocha gorda. Desde el jueves miles de pedacitos de cerámicos están siendo pegados uno por uno para formar un mural.

Será el más grande de la provincia hecho con la técnica de mosaiquismo, ya que abarcará unos 1.700 metros cuadrados. Pero no todos están contentos con el cambio de paisaje en la puerta de entrada a San Miguel de Tucumán.

LA GACETA / FOTO DE ANALÍA JARAMILLO.-

“Cuando empezamos a trabajar sacamos unos 30 años de pintadas en ese lugar. Si no limpiábamos bien, el material que estamos pegando no se iba a adherir correctamente para que perdure. El otro día, gente que había hecho pintadas en este lugar nos amenazó para que no sacáramos las leyendas políticas. Nos dijeron que si lo hacíamos ellos iban a pintar por la noche sobre nuestro trabajo. Ese es el conflicto que tenemos en este momento y lo que nos demora”, explica Soledad Bestani, coordinadora general de la obra, que trabaja en forma conjunta con la artista Patricia Nader, que está a cargo del diseño, la coordinación artística y la ejecución. El municipio capitalino fue el que impulsó la propuesta y quien pidió permiso a Vialidad Nacional para intervenir el lugar.

Los trabajos comenzaron el jueves, aunque hace dos meses se están armando paneles en un taller. Estiman que en cuatro meses más se completará el enorme mural, que incluirá, además de los conos, las paredes y las columnas del puente. El tema serán algunos de los sectores productivos de Tucumán: el azúcar, el citrus, la frutilla y el arándano. Cuando la obra esté lista, limones, naranjas, azahares, un ingenio y un zafrero embellecerán el acceso este, más específicamente, en cruce de la avenida Presidente Perón con Circunvalación.

MURALISMO. LA GACETA/ ANALÍA JARAMILLO

No es la primera vez que se usa la técnica del mosaiquismo en la ciudad. Ya se la aplicó en murales de diferentes artistas, o en caminerías y mobiliario urbano en la recientemente jerarquizada plaza Alberdi (donde se hizo el último Encuentro de Arte Público y Muralismo en septiembre), el parque Avellaneda y las plazas de La Fundación, Gramajo Gutiérrez, Miguel Lillo y Alejandro Heredia, y los pórticos de ingreso en la avenida Kirchner (ex Roca).

“La idea es embellecer y darles identidad a los ingresos de la ciudad. El lugar nos parecía importante ya que es por donde entrás cuando venís del aeropuerto. Trabajamos en una base de un puente que históricamente se pinta con propaganda política. Arruinaba la vista y por ello lo elegimos”, añade Bestani.

El proyecto tiene tres patas: la participación ciudadana (las artistas que prestan sus conocimientos para embellecer la ciudad), el aporte del Municipio (hace un acompañamiento con permisos e insumos) y la donación de materiales desde el sector privado. Sobre ese último eslabón, Bestani destaca el rol de las empresas. “Usaremos millones de pedacitos de cerámicos, azulejos y guardas para los 1.700 metros cuadrados que cubriremos. Será el mural de mosaicos más grande de la provincia. Muchos cerámicos fueron donados por empresas, como Weber, las cerámicas Alberdi y Acuarela, y Bercovich. También nos ayudan los de la estación de servicio La Garza, donde guardamos el material”, resalta.

Además de su colorida belleza, hay otro motivo para explicar la elección del mosaiquismo como técnica para aplicar en espacios públicos. Nader da la explicación: “es perdurable. No es lo mismo un esmalte sintético que, con la humedad y el tiempo, se va degradando o puede ser vandalizado. Además tiene historia, ya que los romanos hicieron sus mosaicos y están intactos hasta ahora”.

Nader agrega que, además de las pintadas políticas y de la lluvia intermitente, encontraron otra dificultad en este nuevo desafío: la inclinación de las paredes complica la colocación de las mallas que se arman con los trozos de cerámicos en los talleres. De todas formas, de a poco, el equipo se va adaptando a la nueva superficie.

El grupo de colaboradores se completa con Ana María Roldán, Alejandra Gutiérrez, Milagro Bestani, Lucía Macleod, Alejandra Pellegrini, Laura Zelada, Daniel Gamboa y Adrián Tanoni.

En el Municipio afirman que el uso de esta técnica ya identifica a la gestión. “Nuestra decisión es seguir recuperando o revalorizando espacios comunes. Es cultura a través del mosaiquismo. Este lugar es emblemático a pesar de que no es de nuestra jurisdicción, sino de Vialidad Nacional, que dio los permisos para la intervención”, dice Walter Berarducci, secretario de Gobierno municipal.

Sobre las pintadas políticas que entorpecen el avance de la obra, sostiene que es un mal mensaje a la sociedad de quienes hoy tienen representatividad institucional. “Ellos son los que degradan el espacio público cuando deberían dar el ejemplo”, agrega.

Comentarios