Asesinó a mazazos a su padre y a la pareja de éste, los enterró y huyó a Tucumán

El asesino finalmente fue atrapado en Buenos Aires y recibió una condena de 21 años de prisión.

14 Mar 2019
1

Los cuerpos de los abuelos estaban enterrados en el fondo de la vivienda de la calle Bucarest, en Florencio Varela. DATA JUDICIAL

Un hombre fue condenado a 21 años de prisión por asesinar a mazazos a su padre y a la concubina de éste, en noviembre de 2016, y luego enterrarlos en el jardín de su casa de la localidad bonaerense de Florencio Varela, informaron hoy fuentes judiciales.

Se trata de Luis Ramírez, de 33 años, quien fue condenado ayer a la tarde por el Tribunal Oral Criminal 2 de Quilmes, Buenos Aires, por el doble homicidio de su padre, Apolinario Ramírez, de 70 años, y de la pareja de éste, Norma Verjes, también de 70 años.

Los voceros dijeron que los jueces Félix Roumieu, Pablo Pereyra y Julia Márquez, aceptaron el argumento de la defensora oficial Mariana Yeregui, quien en su alegato pidió que se tenga en cuenta como circunstancia extraordinaria de atenuación la "compleja" relación de su Ramírez con su padre y la mujer.

La  fiscalía había solicitado, al momento de alegar, la pena de prisión perpetua por doble homicidio agravado por el vínculo, aunque el TOC lo condenó por doble homicidio simple.

Los hechos

El doble crimen fue descubierto el miércoles 30 de noviembre de 2016, en una vivienda situada en Bucarest al 700, de Florencio Varela, en el sur del conurbano, adonde llegó la policía luego de que la mejor amiga de Ramírez la alertara de que éste había matado a su padre y a la mujer y los había enterrado en el jardín trasero de su casa.

Cuando los pesquisas llegaron al lugar, el acusado no se encontraba allí, aunque iniciaron las tareas de excavación hasta hallar los cuerpos a unos 70 centímetros de profundidad, cubiertos por una sábana y en un avanzado estado de descomposición.

Un día antes, un vecino de la  pareja había denunciado la existencia de  olores nauseabundos provenientes de la casa y la llamativa ausencia de sus moradores, aunque cuando la policía fue al lugar Ramírez le dijo  que sus padres se habían ido de viaje y no los dejó pasar.

Tras el hallazgo de los cuerpos, el fiscal Marcelo Gutiérrez solicitó la captura de Ramírez, quien había huido a la provincia de Tucumán, y lo apresó en la ciudad bonaerense de San Nicolás cuando aparentemente regresaba para entregarse. (Télam)

Comentarios