Cuál es el costo de un termotanque solar y cuánto se puede ahorrar

La suba de tarifas impulsa a los consumidores a cambiar sus hábitos y a buscar alternativas. Entre las opciones, se destaca la de calentar el agua a través de la radiación.

El ascenso vertiginoso de las tarifas de los servicios públicos golpea en los bolsillos cada vez con más fuerza. Los cuidados se multiplican para no sufrir con las facturas y comienzan a hacerse algunos ajustes, como encender por menos horas el aire acondicionado, evitar el uso del horno de la cocina o poner el lavarropas sólo cuando la carga está completa. En ese contexto de asfixia es que cada vez más tucumanos se interesan en las energías renovables como alternativa para alivianar las facturas. Algunos se sorprenden por los elevados costos iniciales, pero los especialistas afirman que hay que pensarlo como una inversión a largo plazo.

Entre las alternativas para pelearle a la suba de tarifas, la vedette del momento es el termotanque solar. Su demanda creció significativamente en los últimos años y cada vez es más habitual ver en los techos de las casas los tanques de acero inoxidable con tubos de vidrio perpendiculares que son capaces de llevar la temperatura del agua hasta los 90° en verano y a los 60° en invierno, sólo captando la radiación del sol. La temperatura ideal para bañarse es de unos 40°.

Cómo funciona y presupuesto

El coordinador del área solar térmica del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI), Martín Cordi, explicó que el equipo cuenta con un captador de energía solar y un tanque, que puede ir desde los 110 hasta los 300 litros. “Las capas más frías de agua bajan al captador, son calentadas por la energía solar, y vuelven a subir, a la parte superior del tanque, y hace ese efecto todo el día”, señaló.

Los ingenieros Jorge Monroy y Pablo Álvarez, de la empresa Sonnerg, indicaron que un termotanque solar para una familia tipo debe tener 200 litros (se calcula 50 por persona, por día). Afirmaron que un equipo de estas características se consigue desde los $ 20.000 y que el costo de instalación, dependiendo de las adaptaciones que haya que hacer en los techos, puede variar entre los $ 5.000 y $ 10.000. De esta manera, es posible lograr un ahorro anual en la factura de servicio de hasta un 80% de lo que se gasta habitualmente en calentar el agua. No es posible alcanzar un 100% ya que, luego de varios días nublados o de lluvia, para llevar el líquido a la temperatura ideal es necesario el uso de una fuente de energía de respaldo. Por cada día sin radiación solar, se estima que el agua pierde unos 4°.

El ingeniero Eduardo Benedicto, de Yerba Buena Solar, explicó que este tipo de equipos se puede acoplar a un sistema preexistente en la vivienda, como un calefón o un termotanque eléctrico. “Según el día, es como que precalentás con el termotanque solar y terminás de calentar con el termotanque a gas. La obra de instalación es de un día, excepto que haya que hacer muchas adaptaciones para poner el equipo. Ahí pueden ser dos días”, señaló el especialista en energía renovables.

Benedicto aseguró que un termotanque solar de 300 litros alcanza para abastecer de agua caliente a una familia de hasta ocho integrantes y que el total de inversión para estos casos es de unos $ 50.000. Este tipo de sistema se va cada vez más en countrys y en barrios donde no hay gas natural domiciliario.

Cuidados y recuperación de la inversión

Los ingenieros de ambas empresas coincidieron en que el mantenimientos de los aparatos es casi nulo, y que una gran ventaja por encima de los calefones tradicionales es que el sarro -muy presente en el agua tucumana- no se pega. Respecto a la vida útil de los equipos, Monroy y Álvarez aseguraron que puede ser de hasta 15 años. Benedicto, en tanto, opinó que es conveniente cambiar el tanque luego de siete años para evitar problemas a causa del sarro. Ese repuesto hoy tiene un valor de unos $6.000, aunque depende de la capacidad que tenga.

Si bien la inversión inicial puede resultar onerosa, los especialistas indicaron que existen planes de financiación a través de tarjetas de crédito. En cuanto al tiempo de recuperación del dinero invertido también tuvieron posturas dispares: desde Sonnerg opinaron que en un máximo de dos años se puede amortizar el termotanque, mientras que desde la firma Yerba Buena Solar consideraron que ese recupero puede ser mayor. “Solía ser en dos años, pero por el dólar se dispararon los precios. Entonces me atrevería a decir que, si no suben de manera abrupta las tarifas, se puede recuperar entre tres y cuatro años”, remarcó Benedicto.

Otros usos

La energía solar térmica también permite calefaccionar una vivienda o calentar el agua de una piscina, siendo un beneficio tanto para el propietario como para el medio ambiente ya que no hay emisión de gases por la combustión. Este tipo de instalaciones requieren de colectores solares, que son equipos similares a los termotanques, con tubos de vacío de vidrio, pero sin el enorme cilindro plateado en la parte superior.

En estos casos, los costos de los equipos y de la instalación depende de numerosos factores, explicó Monroy. “Lo que pasa es que, a diferencia de un termotanque solar, donde uno puede calcular el tamaño del cilindro según la cantidad de habitantes de la casa, para calefacción uno debe calcular la superficie física de la casa y hacer una análisis para sacar la cantidad de colectores que necesita. Los valores son similares (a los de un termotanque), pero hay que agregar otros accesorios al sistema, como los radiadores, y en base a eso recién se puede hacer el cálculo, finalizó el especialista.

Paneles en hogares

Una inversión a largo plazo

La posibilidad de instalar paneles solares en domicilios particulares continúa siendo muy costoso. La inversión inicial varía de acuerdo a las dimensiones de la vivienda, de los habitantes y con qué fin se lo realice (sólo para iluminación, para algunos electrodomésticos o para todo), pero anda en el orden de los $ 250.000. El ingeniero Eduardo Benedicto explicó que las consultas se multiplicaron en los últimos años por la fuerte suba de las tarifas de la electricidad. “El retorno (de lo invertido) capaz que es de siete años, siempre y cuando las tarifas suban a un ritmo normal, no como lo están haciendo ahora. Porque si sigue como en los últimos meses, quizás recuperás el dinero en tres años”, dijo y afirmó que el mantenimiento es casi nulo y muy económico.

Tanto la Nación como la Provincia cuentan con leyes para el fomento de generación de energías renovables (leyes N° 27.424 y N° 8.994, respectivamente). Ambas se encuentran reglamentadas, pero aún faltan algunas resoluciones para que se regule los modos en que los consumidores podrán inyectar a la red el excedente de energía eléctrica que producen.

Comentarios