Trigo: se expande el mercado

Indonesia le disputa a Brasil el primer lugar como comprador del trigo argentino. Según un informe de la BCR, ya se enviaron al sudeste asiático 1,6 millón de ton, casi lo mismo que se envía a Brasil.

02 Mar 2019
1

PANORAMA POSITIVO. La mejora de las condiciones comerciales favoreció que muchos productores volvieran a sembrar trigo en sus campos, por lo que se estima que el cereal tendrá una campaña bastante importante. reuters

ROSARIO.- En lo que va de la campaña 2018/19, Indonesia viene disputando a Brasil el primer lugar como principal destino de los buques de trigo argentino. En el mercado local, los exportadores se adelantan adquiriendo el 61% de la oferta, y ya avanzan sobre la nueva cosecha 2019/20.

En el informativo semanal anterior emitido por la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) ya se destacaba el gran ritmo de ventas externas del trigo argentino 2018/19, en relación al promedio de las últimas campañas comerciales. Cabe mencionar que las 7,4 millones de toneladas vendidas a otros países, hasta el 20 de febrero, superan tanto a las 6,9 millones de ton que se llevaban declaradas el año pasado a la misma altura, como así también al promedio de las últimas tres campañas, de 5,6 millones de ton.

En esta oportunidad se analizarán los destinos de los buques que ya han cargado o están próximos a ser cargados con trigo en los puertos argentinos, utilizando como fuente la información de embarque proporcionada por la agencia marítima NABSA S.A.

Se observa que, en relación a la campaña comercial pasada, en la 2018/19 la composición de los destinos del trigo argentino ha tenido algunos cambios significativos. Lo que más destacable es el notable aumento de las cargas marítimas que se dirigen a Indonesia, que pasaron de 620.000 toneladas a la misma altura del año pasado, a 1,6 millón actualmente, casi igualando a Brasil, el principal destino histórico del trigo argentino. En términos porcentuales, considerando que el año pasado a esta fecha se llevaban embarcadas (o próximas a embarcar) 6,2 millones de ton de trigo, mientras que en la campaña actual totalizan 6,4 millones de ton, los envíos a Indonesia estarían representando un 25,6% del total, un incremento respecto al 10% del año anterior.

Como se puede observar, pese a esta gran suba, el total no ha variado significativamente entre ambas campañas (sólo en aproximadamente 200.000 ton), lo que se explica, principalmente, por la reducción de los embarques hacia Argelia y Tailandia, de 668.000 y 440.000 toneladas, respectivamente. Argelia pasó de captar el 18,7% del total al 7,8%, mientras que Tailandia cayó del 9,1 al 1,9%. Por su parte, Brasil sigue siendo el principal destino captando 1,7 millón de ton, 177.000 ton más que en el ciclo previo.

La competitividad del trigo argentino en destinos tan alejados se ha visto beneficiada esta campaña por el déficit productivo de Australia, otro tradicional proveedor de trigo del Hemisferio Sur, cuyas exportaciones para la campaña 2018/19, proyectadas por el USDA en 10 millones de ton, serían las más bajas desde el ciclo 2007/08. Esto abre una ventana de oportunidad hasta que comiencen a desarrollarse las cosechas en el Hemisferio Norte, entre fines de junio y principios de julio.

Un rasgo distintivo de la campaña triguera 2018/19 es su rápido avance de la comercialización. A la fecha, de una oferta nacional estimada de 19,6 millones de ton, se llevan ya comercializadas 12 millones. Este volumen de mercadería equivale a más del 60% del total disponible en Argentina, y es marcadamente superior a los niveles de comercialización alcanzados en las pasadas campañas, tal como lo evidencia la tabla. Si bien puede identificarse una tendencia hacia mayores compras tempranas en los últimos tres ciclos, la proporción de mercadería disponible para comercialización nunca había sido tan baja a esta altura del año. Las compras en el mercado local son lideradas por el sector exportador que lleva adquiridas 10,2 millones de ton, mientras que las compras de los molinos ascienden a 1,8 millón de ton. De la comparación con otras campañas, puede inferirse que el mayor ritmo comercial está impulsado por las compras de la exportación, ya que el comportamiento de la industria no difiere sustancialmente de otros ciclos.

Respecto de la nueva campaña de trigo, su comercialización estableció en febrero un nuevo hito comercial para el cereal en Argentina: es la primera vez en la historia, desde que se tiene registro, que el trigo nuevo comienza a negociarse tan anticipadamente. No obstante aún se desconozca la decisión de siembra de trigo 2019/20 en Argentina, los exportadores tomaron la iniciativa y comenzaron a hacerse de trigo de la nueva campaña en el mes de febrero. Nunca antes, al menos desde que se lleva registro en 1999, se había negociado trigo forward en febrero del año anterior. El inicio del año comercial se adelanta cinco meses al comienzo promedio de la comercialización de trigo nuevo en las últimas cinco campañas. Durante las dos primeras semanas de febrero ya se comprometieron más de 1,1 millón de ton. Casi la totalidad de la mercadería se comercializó con precio firme (más del 96%), quedando una porción mínima abierta a fijación de precios.

En el segmento “disponible”, los valores ofrecidos continuaron cayendo hasta el 23/02. El precio estimativo publicado por la Cámara Arbitral de Cereales de la BCR, referente para el jueves, fue de 
$ 7.275/t (U$S 185/t) evidenciando una caída jueves contra jueves de $ 165/t o U$S 10,7/t. Las operaciones y el volumen negociado del cereal fueron escasos la semana pasada, ya que los exportadores se aseguraron buen volumen de mercadería. Con menos cantidad de compradores en el recinto, el trigo acumula pérdidas en su valor CAC de $ 475/t en las últimas dos semanas, la caída en dólares es de U$S 21/t.

Los futuros de trigo en Chicago, en tanto, iniciaron la semana con pérdidas acumuladas durante cuatro sesiones consecutivas. El contrato de mayo cayó hasta mínimos de siete meses en la jornada de miércoles. La abrupta caída del cereal se da a partir del rezago en las exportaciones de trigo estadounidense, a pesar de contar con precios competitivos internacionales. Los operadores temen por el cese de la demanda mundial, mientras la mercadería de origen estadounidense se queda afuera de las últimas licitaciones. El comprador estatal egipcio GASC abrió una licitación donde grandes países exportadores del cereal como Francia, Rumania, Rusia y Ucrania pudieron colocar mercadería, al tiempo que Estados Unidos quedó fuera de la negociación.

De cara a la nueva campaña de trigo en Estados Unidos, donde el área sembrada de las diferentes variedades del cereal alcanzaría 19,3 millones de hectáreas, la incertidumbre radica en la capacidad de los cultivos de atravesar el invierno. Por un lado, la ola de frío ártico que golpeó a los cultivos de trigo en el Medio Oeste estadounidense que no contarán con la cobertura suficiente de nieve, abre la duda sobre el estado de estas plantaciones. Además, actualmente el sur de las Planicies presenta condiciones muy secas, que levantan preocupación en los farmers de la región respecto de los posibles rendimientos del cereal. En Texas, el 28% del trigo de invierno fue calificado en estado muy pobre o pobre al 17 de febrero.

Comentarios