Américo Castilla defiende la gratuidad de los museos

En el mundo, el acceso a estas instituciones es dispar. Se cobra el ingreso en algunos países y en otros no. Valor educativo.

26 Feb 2019
1

PATIOS INTERNOS. Las antiguas tejas de los techos pone en riesgo al propio patrimonio del solar. la gaceta / foto de franco vera (archivo)

Tajante y seguro, dice que el ingreso a los museos debe ser gratuito. Y que con el pago de las entradas, aunque sea cara, no se resuelven los problemas.

Américo Castilla tiene un currículo que impresiona, y no como funcionario precisamente, sino como artista y fundador de TyPA, una organización que estudia los museos del mundo.

TyPA promueve encuentros en distintos países donde se debate el carácter público, y es, en estos momentos, uno de los grandes referentes internacionales. Castilla regresó hace unos días de Ginebra y viajará durante la semana a París.

Conoce bien esta ciudad y sus museos (protegió las obras de Goya cuando se estaban humedeciendo) y se asombra de que continúen los problemas de agua en la Casa Histórica y del mantenimiento de los techos.

“El Estado tiene que poner plata y financiar la programación y el mantenimiento”, asegura a LA GACETA.

Castilla reitera que estas instituciones deben ser gratuitas. Porque, además, “con las entradas tampoco se resuelve mucho. Allá (Casa Histórica) había una asociación de amigos, pero tenía problemas. No sabemos bien cuánto recaudaba y eso que era cara, o, mejor dicho, no sabemos cuánto de esos valores se dirigía al museo. Todo el problema se soluciona cuando el Estado financia. Salvo, por supuesto, que se trate de muestras temporarias, como la de Turner en el Museo Nacional de Bellas Artes. Pero ese dinero (alrededor de 7 millones de pesos aportaron 185.000 visitantes) ingresó directo a la cuenta del MNBA”, aclaró. “Está claro que los 25 museos deben ser gratuitos”.

En cuanto a su contenido y los guiones, señaló que cuantas más versiones y más puntos de vista se planteen, será mejor. “¿Qué es lo que había antes de culturas aborígenes?”, respondió ante una pregunta de LA GACETA.

“Las culturas de todas partes como en el NOA consideran los objetos como personas no humanas, piezas religiosas, chamánicas. Hay que pedir permiso para moverlas”, consideró.

Comentarios