Nuremberg estableció un precedente válido para los juicios de sospechosos de crímenes de guerra en lrak - LA GACETA Tucumán

Nuremberg estableció un precedente válido para los juicios de sospechosos de crímenes de guerra en lrak

22 Feb 2019
1

DESTRUCCIÓN Y DESOLACIÓN. Ciudades prácticamente borradas del mapa y miles de niños y ancianos muertos dejó la cruenta guerra que asoló Irak. REUTERS

Por César Chelala.-

Los Principios de Nuremberg, un conjunto de pautas establecidas después de la Segunda Guerra Mundial para juzgar a los miembros del Partido Nazi, se desarrollaron para determinar qué constituye un crimen de guerra. Los principios también se pueden aplicar hoy al considerar las condiciones que condujeron a la guerra de Irak y, en el proceso, a la muerte de cientos de miles de personas, muchos de ellos niños, y a la devastación de la infraestructura de un país.

En enero de 2003, un grupo de profesores de derecho estadounidenses advirtió al presidente, George W. Bush, que él y los altos funcionarios de su gobierno podrían ser procesados por crímenes de guerra si sus tácticas militares violaban el derecho internacional humanitario. El grupo, dirigido por el Centro para los Derechos Constitucionales con sede en Nueva York, envió advertencias similares al Primer Ministro británico, Tony Blair, y al Primer Ministro canadiense, Jean Chretien.

Aunque Washington no forma parte de la Corte Penal Internacional (CPI), los funcionarios de los Estados Unidos podrían ser procesados en otros países en virtud de la Convención de Ginebra, dijo Michael Ratner, ex presidente del Centro de Derechos Constitucionales en Nueva York. Ratner comparó la situación con el intento del magistrado español Baltazar Garzón de procesar al ex dictador militar chileno, Augusto Pinochet, cuando éste estaba bajo arresto domiciliario en Londres.

Si los principios de Nuremberg son adoptados por un tribunal de investigación, el ex presidente Bush y otros altos funcionarios de su gobierno podrían ser juzgados por violación de los principios fundamentales de Nuremberg. Tanto el ex presidente George W. Bush como sus funcionarios jerárquicos también podrían ser juzgados por su responsabilidad por la tortura y otros crímenes de guerra en virtud de los Convenios de Ginebra.

En 2007, Luis Moreno Ocampo, el fiscal jefe de la CPI, dijo al diario The Sunday Telegraph que podía prever un escenario en el que tanto el ex primer ministro Blair como el ex presidente Bush enfrentaran cargos en La Haya.

Justificaciones

Quizás una de las violaciones más graves del derecho internacional por la administración Bush fue la doctrina de la “guerra preventiva”. En el caso de la guerra de Irak, se llevó a cabo sin autorización del Consejo de Seguridad de la ONU, en violación de la Carta de la ONU que prohibe la agresión armada y las violaciones de la soberanía de cualquier estado, a excepción de la autodefensa inmediata.

Como se establece en la Constitución de los Estados Unidos, los tratados internacionales acordados por los Estados Unidos son parte de la “ley suprema de la tierra”. “Lanzar una guerra de agresión es un crimen que ninguna situación política o económica puede justificar”, dijo el juez Jackson, quien fue fiscal jefe de los Estados Unidos para el Tribunal de Nuremberg.

Benjamín Ferencz, también ex fiscal principal de los Juicios de Nuremberg, declaró que “se puede dar un caso prima facie de que Estados Unidos es culpable del crimen supremo contra la humanidad, que es una guerra ilegal de agresión contra una nación soberana”.

La conducta y las consecuencias de la guerra de Irak están incluidas en los “Crímenes contra la paz y la guerra” del Principio VI de Nuremberg, que se definen como crímenes contra la paz “(i) Planificación, preparación, iniciación o guerra de agresión o guerra en violación de tratados, acuerdos o garantías internacionales; (ii) Participación en un plan común o conspiración para el cumplimiento de cualquiera de los actos mencionados en (i). “En la sección sobre crímenes de guerra, el Principio VI de Nuremberg incluye “asesinato o maltrato de prisioneros de guerra o personas en los mares, matanzas de rehenes, saqueo de propiedad pública o privada”.

El abuso criminal de prisioneros en las prisiones militares de los Estados Unidos en Irak, Afganistán y Guantánamo son una clara evidencia de malos tratos, e incluso de asesinato.

Según la organización Human Rights First, al menos 100 detenidos murieron mientras estaban en manos de funcionarios de Estados Unidos en la “guerra contra el terror” mundial, ocho de los cuales fueron torturados hasta la muerte.

En cuanto al saqueo de propiedad pública o privada, hay pruebas de que, incluso antes de que comenzara la guerra, los miembros de la administración Bush ya habían elaborado planes para privatizar y vender propiedades iraquíes, en particular las relacionadas con el petróleo.

Si bien existen obstáculos obvios para juzgar a un ex presidente de los EEUU y sus asociados, este juicio está plenamente justificado por precedentes legales como los Principios de Nuremberg, y por la magnitud del costo en vidas humanas impuestas por la violación del derecho internacional.

Comentarios