Un fiscal advirtió que sancionará a los policías que no quieren tomar denuncias a las víctimas

López Ávila se reunió con cuatro comisarios para fijar pautas de trabajos en zonas donde se están cometiendo varios ilícitos.

“ES UNA SITUACIÓN INACEPTABLE”. El fiscal López Ávila dijo que ningún policía puede negarse a recibir una denuncia.  la gaceta / foto de jorge olmos sgrosso (archivo) “ES UNA SITUACIÓN INACEPTABLE”. El fiscal López Ávila dijo que ningún policía puede negarse a recibir una denuncia. la gaceta / foto de jorge olmos sgrosso (archivo)

Tomar las denuncias a las víctimas; reportar los delitos que se cometen en la Justicia; hacerse cargo de las investigaciones y no reenviarlas a otras unidades de la fuerzay llevar adelante la pesquisa de los casos. Esas son las instrucciones que se llevaron anotadas los cuatro comisarios que participaron de una reunión con el fiscal Diego López Ávila. También, según confirmaron varias fuentes, fueron advertidos de que serán investigados si no cumplen con el pedido.

El encuentro, que se realizó el martes en el segundo piso del Ministerio Público Fiscal, se desarrolló por el incremento de casos de víctimas de robos que se presentaron en la Justicia para denunciar, ya que en las seccionales no les quisieron cumplimentar con este trámite. El último caso fue el que protagonizó la hija de la fiscala Adriana Giannoni, que pudo comprobar que en la comisaría de Yerba Buena no le tomaron la exposición.

López Ávila también descubrió que varios de los casos denunciados se enviaban a la División de Delitos contra la Propiedad, cuando en realidad ellos deberían encargarse de hacer la investigación, y la otra repartición debe ocuparse de las actuaciones complementarias, es decir, buscar datos que sirvan para identificar a los autores.

Según fuentes judiciales, el fiscal reclamó porque en los cinco primeros días de su turno sólo había recibido cuatro pedidos de medidas para realizar allanamientos, lo cual consideraba bajo por la cantidad de hechos que se habían producido en esos días.

Casos puntuales

Las recomendaciones fueron recibidas por uno de los responsables de la Unidad Regional Capital y los titulares de las seccionales 3ª y 13ª de la capital, y de la comisaría de Yerba Buena. En la jurisdicción de la primera dependencia se produjo la mayoría de los ataques de “rompevidrios”, y varias de las víctimas dijeron públicamente que no les querían recibir la denuncia. En la otra comisaría de San Miguel de Tucumán, en cambio, son comunes los casos de robos de motos.

Por último, en Yerba Buena se multiplicaron los casos de escruches y hurtos en la vía pública, pero también se les aclaró a los comisarios que se habían recibido denuncias de supuestas irregularidades que se estarían cometiendo con detenciones contravencionales y que las estaba investigando.

Los responsables de las comisarías que participaron del encuentro se comprometieron a cumplir con los pedidos, pero aclararon que muchas respuestas no podían dar porque hace menos de un mes que habían sido designados en el cargo.

Aclaraciones

El fiscal López Ávila confirmó el encuentro con los comisarios, pero se negó a dar mayores precisiones sobre algunos puntos en particular. “Básicamente fue una reunión que se hizo para aceitar el trabajo que se debe realizar. No es nada nuevo, sino que les hice recordar que existe un protocolo vigente para actuar y que deben utilizarlo”, comentó.

El funcionario judicial dijo que fueron varios los casos en los que víctimas de robo se presentaron ante la Justicia para denunciar que en diferentes reparticiones no quisieron tomarles las denuncias. “Esta es una situación inaceptable. No hay excusa para que cualquier policía, sin importar el rango que tenga, no quiera registrar el caso. Si no se encuentra el oficial de turno por alguna razón, otro hombre debe atender al ciudadano”, indicó.

Fuentes policiales confirmaron que, en algunas dependencias, los oficiales de mayor rango capacitan a los suboficiales para que realicen esta tarea, aunque entienden que no se ajustan al protocolo. “Es la única manera que tenemos para solucionar este inconveniente. La gente se queja con razón cuando se enfrenta a este problema por lo que tenemos que agudizar el ingenio”, señaló un comisario que pidió que su nombre se mantenga en reserva.

“El papel de los ciudadanos también es clave. Ellos son los que deben denunciar los casos en los que no les quisieron tomar las denuncias. No sólo nos permitirá actuar contra los uniformados, sino que además nos ayudará a esclarecer el hecho o por lo menos tratar de diagramar un plan para combatir el delito”, concluyó el fiscal.

Comentarios