Cartas de lectores

12 Feb 2019 Por LA GACETA
1

POBLADORES SIN SERVICIOS NI RUTAS

Desde el momento mismo en que tenemos uso de razón, nos enseñan que los impuestos vuelven al pueblo; que están destinados a satisfacer nuestras necesidades como en el caso de los servicios públicos. Un servicio público es una acción, institución o prestación promovida por el Estado, para garantizar la igualdad entre los ciudadanos. Como tales, los servicios públicos son una atribución/obligación del Estado, pues a diferencia de la actividad privada este no persigue fines de lucro. Si lo hiciera, los sectores más necesitados lo serían cada vez más. La privatización de los servicios públicos ha desvirtuado este principio, pues las empresas que los prestan por concesión efectúan un análisis costo-beneficio, en el cual no existe garantizar la igualdad, quedando excluidos, por lo costosos, amplios sectores de la población. Es aquí donde más se nota la ausencia del Estado. En la actualidad, se ha olvidado las obligaciones que constitucionalmente le caben, ya que no interviene para limar estas asimetrías tornando accesibles los mismos. Existen servicios que no han sido concesionados, como lo es el caso del trazado de nuevas rutas o la reparación de las existentes. El director provincial de Vialidad expresó, recientemente, que la ruta de Río Nío no figura entre las prioridades, ya que la cantidad de tránsito no califica para obtener financiamiento; y así vamos transitando por la vida, viendo con desazón un Estado cada vez más ausente. Si prestamos atención a lo que expresa el funcionario, las localidades con poca población o las distantes no califican para obtener financiamiento y, por lo tanto, la igualdad no existe. Para ellos, ni rutas. Lo mismo se aplica en el caso del agua y de la energía eléctrica, por demás caras en nuestra provincia. Los reclamos por luz pública, recolección de basura, agua potable y cloacas no califican para estos sectores, y así quedan excluidos de la igualdad.

Raúl Evaristo Cossio

[email protected]

Chiqui, de la laguna del Tesoro

El 9 de enero pasado falleció, luego de una larga enfermedad, una de las personas más generosas, humildes, sencillas y baquianas que tuve la hermosa oportunidad de conocer y compartir. Seguro es desconocida para muchos, y es mi deber, en la despedida, hacerla conocer. En tiempos lejanos solía llegar a su puesto en caballos llevando hasta un colchón para quedarse varios días junto a sus peones para la famosa corrida de animales. Quienes han sufrido con gran esfuerzo y a la vez disfrutado largas caminatas, cruzando varios arroyos y exuberante vegetación, seguro han anhelado y soñado en llegar a ese puesto en medio de la nada y rodeado de montañas nevadas… uno sentía que el alma volvía al cuerpo… ese puesto es en la Laguna del Tesoro. Su nombre es Alicia Stella Salas. Seguro sigue sin decirnos nada pero cuando decimos la Chiqui Salas, la dueña de la Laguna del Tesoro, suena distinto. La Chiqui siempre nos corregía diciendo que la Laguna del Tesoro es de todos y, nos consta porque jamás se le pedía permiso ni otros trámites para usar su casa con todos los utensilios, leña, agua y hasta la mercadería que había. Ella vivió y disfrutó ese lugar místico y lleno de contenido hecha naturaleza viva sabiendo que era su lugar en el mundo. No sólo hablar de ella, sino contarles que, luego de resistir su enfermedad el 5 de enero pasado firmó la cesión de la finca a favor del futuro Parque Nacional Aconquija y el 9, a sólo unos días, partía a la Casa del Padre, seguro con la tranquilidad de haber concretado personalmente su sueño de que la Laguna del Tesoro fuera de todos. Unos días mas tarde, el 26 nos dejaba también su hermano Humberto. Mi recuerdo y homenaje, los dos, merecido por todo lo que pude compartir con ella y por dejarme la enseñanza más grande que es la de la generosidad que muestra que no te llevas lo material, te llevas lo que viviste y lo que diste y en este caso lo que dejaste para que el universo lo disfrute. Me invade la tristeza, pero también la alegría y el agradecimiento. Querida Chiqui, misión cumplida para tu paso por esta tierra. Te fuiste con la alegría del sueño logrado con la tranquilidad de que la Laguna del Tesoro es y será de todos.

Sergio Juárez 


[email protected]

Propuesta de censo de políticos

Recuerdo de cuando hace pocos años (década de los ‘70), los medios de prensa y la televisión nos mostraban a los “hombres rata” escarbando la basura para comer en Brasil; nos horrorizaba y no podíamos comprender. Ahora los tenemos aquí, a la vuelta de la esquina. En 1975, la deuda externa era de U$S 7.800 millones, y a diciembre 2001 totalizaba casi U$S 150.000 millones, y hoy, según el último informe de la Secretaría de Finanzas, la deuda pública ascendió a U$S 327.167 millones, al término del segundo trimestre de 2018. Esta deuda es consecuencia no sólo de los que nos gobernaron desde 1975, sino también de un número muy importante de personas (humanas y jurídicas), empresas y especuladores, que prefirieron que esa deuda vuelva a ser invertida en bancos de paraísos fiscales, sin que aporten a la inversión nacional y esperando siempre la próxima devaluación que los enriquezcan más aún, en detrimento de las mayorías trabajadoras, desocupadas y jubilados. La Argentina está atravesando una de las más graves crisis de su historia. Tucumán, que forma parte de este país, no se encuentra ajena. Es difícil creer que mientras cientos de miles de personas no tienen qué comer, están sin trabajo y ni siquiera acceden a una sociedad cada vez más despareja, nuestros gobernantes están tratando de conseguir la permanencia en sus cargos a través de reelecciones. En la distribución de la riqueza el pueblo no ha participado en absoluto. Debemos aprender de la historia y no volver a repetir los mismos errores. Perdimos la oportunidad, con el surgimiento en el año 2000, de las multitudinarias asambleas barriales a lo largo de todo el país, donde se reclamaba que se “vayan todos” y hoy “siguen todos”. En las asambleas se debería haber preparado a los dirigentes que, democráticamente, gobernarán nuestra patria, para reemplazar a los corruptos. Para reencauzar los destinos de la República, propongo convocar a los hombres de bien, profesionales, políticos no contaminados, periodistas de la investigación, para que efectúen un censo de quienes nos gobernaron desde 1975, y detallar quiénes ejercieron el Poder Ejecutivo (democráticos y de facto) hasta hoy, para determinar cómo ingresaron y cómo se fueron; así, sabremos quiénes se robaron el país. Cuando los tengamos identificados, podremos exigirles la devolución del dinero mal habido.

Federico Yurcovich

[email protected]

LA “CLÁUSULA GATILLO” ESTATAL

Quiero agradecerle al señor Gobernador de Tucumán, la preocupación y el cuidado que brindó a los empleados públicos a lo largo de su mandato. Por ello, en esta nueva negociación (salarial) con nuestros representantes le pido que no nos abandone. La “cláusula gatillo” significa, para el trabajador, un seguro contra los despiadados ajustes a los que nos intenta someter el gobierno nacional, en su afán de consentir al FMI a costa del sacrificio del que menos tiene. Cabe aclarar que los ajustes no los sufren empresarios ni jueces con sueldos de más de $ 500.000, sino aquel que se esfuerza día a día para llegar a fin de mes. Señor Gobernador: seguimos acompañándolo y confiando en usted, como lo hacemos desde el primer día. Los empleados provinciales lo necesitamos!. La “cláusula gatillo” es la bocanada de aire que evita que nos ahoguemos en este océano de aumentos, y eso les molesta a los que vienen de afuera.

Sergio Damián Aráoz

[email protected]

RESIDUOS EN YERBA BUENA

Hace semanas que en el nuevo Barrio Procrear de Yerba Buena (a dos cuadras de Camino del Perú y a cuatro de la avenida Aconquija) no hay recolección de residuos. No es la primera vez que sucede. Tenemos que soportar moscas, cucarachas y ratas debido a la basura acumulada, y con el calor que hace. Agradeceremos que las autoridades normalicen la situación, porque está afectada la salud de las familias.

Rosa Aguirre

[email protected]

Comentarios