La "misión imposible" de encontrar basureros en barrio Sur

En 15 cuadras recorridas, LA GACETA sólo encontró dos basureros. Desde la Dirección de Higiene Urbana de la capital sostienen que hay cuatro por cuadra.

11 Feb 2019
1

Si bien existen ciertas políticas destinadas a cuidar el espacio de todos, los tucumanos no acostumbran a preservar el medio ambiente, ni mucho menos a guardar el papel en el bolsillo. El impedimento de encontrar basureros a veces incita a la impaciencia y el suelo termina siendo el único lugar posible -para la gran mayoría- al momento de tirar los papeles.

Entre las políticas ambientales empleadas, el Ente de Turismo (a través del hashtag #YoMeSumo) comenzó a promocionar actividades de concientización en distintos puntos de la provincia y, de esta manera, a emplear el operativo “Verano Limpio en los Valles Calchaquíes”. El objetivo es mantener libre de basura los lugares de veraneo. Pero ¿qué sucede con la capital tucumana?

Si nos trasladamos a barrio Sur, las calles se encuentran inhóspitas en verano y los basureros están lejos de ser los protagonistas. Sólo cada siete cuadras se puede encontrar un basurero. Lo que sí abundan son  los contenedores. Sin embargo, por disposición de la Municipalidad, solo se pueden depositar ahí los residuos de 20 a 21.

“Se instalaron cestos papeleros. No hay menos de cuatro por cuadra en la ciudad que sufren roturas por parte de muchas personas. En las peatonales y en la plaza Independencia se pusieron 58 cestos papeleros. Hay doble en cada columna. En las peatonales nuevas no hay menos de cuatro cestos papeleros por cuadra que son de un tamaño importante. En las plazas públicas se pusieron en todos lados. Se implementaron distintas alternativas para tirar la basura que no sea en la calle”, explica Jorge Pérez Musacchia, director de Higiene Urbana de San Miguel de Tucumán.

Las palabras del funcionario contrastan con la realidad de barrio Sur. En un recorrido de LA GACETA, desde Entre Ríos y avenida Roca hasta Las Piedras, no se encontró un sólo basurero. A medida que el microcentro empieza a asomarse, doblando por calle Buenos Aires, la presencia de cestos públicos comienza a tomar protagonismo, sorprendiendo con un número de siete basureros por cuadra en la peatonal de calle Muñecas. La proporción impacta comparada con barrio Sur, donde solo se encontraron dos en quince cuadras recorridas.

La falta de cestos y la poca conciencia social no contribuyen a mejorar el panorama. “A veces el contenedor está vacío y ves la basura abajo. La gente ni quiere levantar la tapa para tirar los papeles adentro. Pero creo que es un camino de concientización que hay que pasarlo”, agrega Pérez Musaccia.

La falta de educación se traduce en las calles tucumanas como acumulación de basura que ensucia no sólo los paisajes, sino también nuestra imagen. Al respecto, el funcionario afirma: “creo que estamos en buen camino porque este es el proceso de un pasaje cultural. Es un proceso que tenemos que pasar. Tenemos que entender que la basura genera muchísimo daño al medioambiente y a la estética de la ciudad”.

Y vos, ¿cómo contribuís a cuidar el medio ambiente?

Comentarios