El legado de lucha e inclusión de “The Clash” revive en la programación de las radios del mundo

Como cada 7 de febrero, la obra de la mítica banda punk se reproduce durante todo el día. En Tucumán Radio Fish se sumó al "International Clash Day" de la mano del DJ Fito Bouvet.

07 Feb 2019 Por Mariana Segura

A 40 años de "London Calling", el álbum que sentó a The Clash en el trono de los históricos, se celebra por séptimo año el “International Clash Day”. Se trata de una jornada impulsada por la empresa de radiodifusión y producción de medios “Kexp”, que genera contenidos a lo largo de la programación de las radios del mundo. ¿El objetivo? Promover la lucha por los Derechos Humanos, la libertad y el antifascismo, partiendo del legado que dejaron Joe Strummer, Mick Jones, Paul Simonon y Topper Headon.

Desde hace siete años, cada 7 de febrero, radios internacionales se sincronizan para conmemorar la -cuándo no británica- inmortal banda. Claro que la declaración oficial del “International Clash Day” vio la luz en la legendaria radio de Seattle FM 90.3, y hoy agrupa a cientos de radios de todo el mundo. En Tucumán, Radio Fish (FM 95.9) se sumó a la cruzada de la mano del DJ Fito Bouvet.

“Se lo planteé a Carlos Cazón (director de la Fish) y se copó con la idea. Lo que hice fue cargar casi todo lo que tenía: discos oficiales, un disco de lados b, los tres discos de Strummer como solista con The Mescaleros, un par de tributos argentinos, uno surf, uno rockabilly y uno rockero onda famoso. No fue una playlist pensada sino más bien Random”, contó Fito, melómano y entusiasta de la música de raíces jamaiquinas y afroamericanas. Y ultra fan de los Clash, claro.

The Clash nació en 1977 pero es hoy también cuando mucha gente se encuentra lidiando con lo que la banda ya contaba en sus letras sinceras casi sin metáforas ni tanta poesía; jugando siempre del lado de la clase trabajadora. “Ellos surgieron en Inglaterra entre esa clase trabajadora, excepto el cantante -que sí tenía otro tipo de formación- cantando siempre su realidad. Los problemas sociales abundaban en esa época y por eso los primeros discos son tan realistas”, explica Fito.

Lo dijo Strummer en el documental “El futuro no está escrito”: “Con The Clash cometimos todos los errores posibles, incluso inventamos nuestras propias formas de equivocarnos. Pero las intenciones de la banda son muy claras: somos antiracistas, anti fascistas, anti sectas...”

Esa idea de hacer música como voz de protesta es lo que hoy tiene a The Clash en sintonía. Sobre todo en tiempos donde el fascismo volvió teñir la política del mundo. “Siento que lo que ellos cantaban en su momento hoy está sucediendo”, recordó para la ocasión John Richards, conductor del programa “The Morning Show”, por Kexp.

The Clash suena en todos lados

“Hoy se convoca a la gente que se sienta de alguna forma tocada por la banda, por su mensaje o su música (o las dos cosas) a hacer actividades sociales, culturales, de difusión de música y arte en varias formas. Y en todos los países siempre alguna ciudad se prende”, firma Bouvet. 

La movida trasciende la radio y toca cada expresión artística, recordando la importancia de la banda que fue incluida en el puesto 28 de los 100 mejores artistas de la historia según la revista Rolling Stone. Se rememora sobre todo la importancia de sus mensajes transformadores y de toma de conciencia, que pateaban afuera el racismo y el sexismo, entre otras cosas.

Este año, Kexp viajó a Londres para llevar a cabo un evento especial por el aniversario de “London Calling”. Durante cuatro días hasta hoy se presentaron en vivo bandas como IDLES, Snapped Ankles, Ibibio Sound Machine, Goat Girl, Big Joanie y muchas más en transmisión radial y audiovisual.

En América Latina los eventos se repartieron entre Paraguay, Chile, México, Guatemala y Argentina, en Buenos Aires. Mientras que las radios argentinas que participan son: Vorterix, Futurock, La Trama Celeste de Alfredo Rosso (de AM750), Radio Cantilo, Nacional Rock, Radio de Salón, Radio Calibre, Radio Universidad de La Plata, Radio Lumpen (La Plata), Monk Radio, No te Entusiasmes Tanto (Radio Provincia de Tierra del Fuego), Son Trip de Mendoza y FM La Patriada, con un programa especial a cargo de Andrés Calamaro y Fernando Kabusacki.

"La única banda que importa"

Los Clash pasaron de telonear a Sex Pistols a ser reconocidos como "the only band that matters", apodo de su discográfica CBS Records para explicar que el grupo nunca manchó ni desvió sus ideales a cambio de beneficios personales. Dato valorable para entender un poco más por qué tienen un “International Clash Day” que los recuerda cada año.

A sus primeros pasos los dieron inspirados en la vieja música de Estados Unidos y el blues. “Pero también toman algo del reggae, de los inmigrantes jamaiquinos que llegaron durante los 50 y 60 después de la independencia de su país a los suburbios londinenses”, explica Fito de 43 años.

Antes de llegar a la cumbre musical con London Calling, su tercer disco, los Clash dejaron de lado la simpleza y las letras fueron mutando. Ya no era tan panfletarios y sus influencias artísticas negras eran cada vez más notorias, logrando incluso que mucha gente los creyera verdaderos autores de temas que en realidad eran covers. “Clash siempre hizo covers que la gente piensa que son de ellos, pero son de artistas más desconocidos y viejos”, dice el DJ.

Eso sí, ni con London Calling los abandonó la actitud punk. ¿Actitud punk? Fito tiene un recuerdo para ejemplificarla. Y no es ningún mito… “Al hacer su disco doble (uno de los mejores de la historia del rock según muchas encuestas y revistas) se oponen a que la empresa que tenía los derechos lo cobrara a un precio de disco doble. Quisieron que se venda al precio de un disco normal”.

Insignia de la Fracción del Ejército Rojo usada por Strummer en el Rock Against Racism de 1978

En ese momento, 1979, The Clash empezó a girar por todo el mundo hasta conquistar Estados Unidos, dejando en claro su mensaje político. Por eso el cuarto disco se llama Sandinista! (1980) –en referencia al triunfo de los sandinistas en Nicaragua-. En plena guerra fría, los hechos importantes que ocurrían en el mundo fueron plasmados en ese disco triple, que también intentaron  vender al precio del normal, atentando contra sus propias finanzas. “No es ningún mito”, insiste Fito.

“Should I Stay Or Should I Go” y “Rock the Casbah” llegaron con el cuarto disco (Combat Rock) en 1982. Y, como hoy, las radios explotaron. Pero en pleno apogeo empezaron los problemas. “Entraron en un período de confusión y ese fue el final de The Clash”, dice Fito.

Nunca más se volvieron a juntar, salvo por un casual recital a beneficio del cuartel de bomberos de su barrio. Un reencuentro único, que nunca se anunció y por el que no se cobró ni un centavo. “Nunca más volvieron, como sí lo hicieron los Sex Pistols y otras bandas punk”, compara Bouvet.

¿Qué paso en el resto del mundo? En lugares como Argentina, México o Italia, que ni siquiera compartían el idioma, el mensaje fue recibido por la gente y fue un despertar para muchos que tomaron a la banda como influencia. Desde fanáticos hasta artistas totalmente diferentes, músicos y hasta cineastas. Entre Bono de U2, que la reconoció como la mejor banda de rock, hasta Flea –bajista de Red Hot Chilli Peppers- todos llevaron esa actitud punk a sus propias vidas y carreras. Ni hablar de las bandas que influenciaron en el mundo (hasta Mano Negra, o Cadillacs y Todos tus muertos, en Argentina).

Por Fito Bouvet

En lo personal, de alguna forma me siento en deuda con estas personas que trataron de hacer música y dar un mensaje. En Villa Urquiza, de donde soy, no abundaban la cultura ni los libros; no había mucha televisión ni cosas interesantes en las radios. Pero a través de algunos cassettes o pasando revistas, conocí a The Clash. En esa cabeza adolescente, de conocer solamente el barrio y tener expectativas de vida tipo convencional, sentí que el mundo se ampliaba. Sentí que se podía conocer de historia porque tenían una canción que hablaba de la guerra civil española; o sobre geografía cuando hablaban de los sandinistas en Nicaragua. Siento que The Clash fue una puerta que varias personas atravesamos y nuestros panoramas se ampliaron. El mundo es mucho más grande y las posibilidades diversas, siempre con la intención de inclusión y de la música como una herramienta de cambio. No sé si social a nivel mundial, pero sí personal, porque todos los que fuimos de alguna forma tocados por esta banda y por su actitud pueden decir eso.


Comentarios