TC: “correré como si no hubiese ganado nada”

Luego de participar en Daytona, Canapino, ganador del Olimpia, defenderá la corona del TC

04 Feb 2019
1

NO SE LA CREE. Canapino, formado en los simuladores de carreras, considera que debe mantener la humildad para ganar. corsa

Agustín Canapino no para. El campeón del TC no se tomó vacaciones y luego de correr por primera vez las 24 Horas de Daytona, donde fue 30º en la general y octavo en la clase DPI con el prototipo Cadillac del equipo de Ricardo Juncos, se prepara para encarar una nueva temporada.

En la carrera de larga duración estadounidense cumplió una buena faena a pesar de las fallas técnicas y de una contractura en la espalda porque la butaca que usó no era de su medida. En el TC buscará retener su corona. Antes de su primera acción a nivel nacional, antes de los arranques del Top Race (24/2) y del Súper TC 2000 (07/04), CORSA habló con el “Titán” sobre su gran presente.

-¿Qué sentiste al correr al lado de Fernando Alonso y Juan Pablo Montoya?

-Fue un sueño hecho realidad compartir la pista con esa clase de monstruos, tipos que admiro. Jamás pensé que iba a poder correr contra ellos.

-¿Superaste tus expectativas?

-Desde ya, fue mucho más de lo que uno podía llegar a esperar. Hay que considerar que era la primera vez que manejaba un auto con una potencia superior a los 600 caballos, con mucha carga aerodinámica y frenos de carbono.

-¿Cambiarías alguno de tus títulos de TC por repetir la experiencia en Daytona?

-No, para nada. Ser campeón de TC es lo máximo. Pero lo de Daytona fue algo diferente a todo lo que me había pasado hasta ahora. Lo pongo en otro nivel de mi carrera, tal vez en lo deportivo fue lo más fuerte que me pasó.

-¿Te imaginás compartir el auto de Juncos con tres argentinos?

-Sería asombroso poder vivir eso. Pero sé que es muy difícil por un tema presupuestario. Me encantaría poder compartir un auto con “Pechito” López, por ejemplo, a quien admiro mucho. Él andaría muy bien por su experiencia en carreras de larga duración.

-¿Lo del IndyCar fue solo una foto o hay chance de correr una carrera?

-(Risas) No, solo fue un gusto que me quise dar. Estábamos recorriendo el taller de Juncos y cuando vi el auto le dije: “perdoná, pero me tengo que sacar una foto arriba de esa bestia”. Ellos tuvieron la mejor onda y también me explicaron los controles del auto. Pero correr, al menos una carrera, es muy difícil.

-Cambiando de tema, ¿cómo estás para el arranque del TC?

-Muy bien. Con el equipo seguimos todo igual para la atención del auto. Más allá de mi participación en Daytona, seguí los trabajos y estamos listos. En esta semana probaremos el motor en el rolo y vamos a dar batalla.

-¿A quiénes ves como principales candidatos al título en esta temporada?

-Es muy prematuro todavía. En principio pienso que Facundo Ardusso volverá a estar en la pelea desde el principio ya que sigue con el mismo auto y equipo de los últimos dos años. También los Ford estuvieron muy fuertes en toda la segunda mitad del año pasado y tiene fuertes candidatos como Matías Rossi, más allá de que tiene que cumplir una fecha de suspensión, Mauricio Lambiris y Mariano Werner.

-¿Qué se puede hacer para bajar los costos?

-Es casi imposible porque por el nivel que tiene la categoría necesitás elementos importados y con el aumento del dólar los presupuestos se fueron por las nubes. Incluso para mi equipo, que tiene un buen presupuesto. El año pasado terminamos en rojo. Y los últimos cambios en el cronograma, si bien me gustan, no sirven para bajar costos; todo lo contrario, ya que los sábados vamos a girar más.

-¿Cómo se hace para correr con la misma motivación luego de tantos títulos?

-Disfruto mucho lo que hago. Igual tengo los pies sobre la tierra, hoy el automovilismo te da mucho y hay que estar preparado para las épocas de vacas flacas. Intento aprovechar al máximo cada momento. Lo demuestro con mi forma de correr.

-¿Es solo parte de tu estilo que nunca especules?

-En parte sí, pero también tiene que ver con mi personalidad e historia de vida. Mi infancia y en mi adolescencia no fueron fáciles y aprendí a hacerme fuerte y a luchar. Si la vida en algún momento me dio una cachetada, supe salir adelante.

-¿Qué pasó cuando eras chico cuando decís que ‘no fueron tiempos fáciles’?

-Son cosas personales, me las guardo para mí. Más allá de lo que haya pasado, me sirvió para crecer y madurar de golpe.

-Al “Flaco” Traverso no le gustan los simuladores para la formación de pilotos, ¿qué te parece?

-Comparto totalmente. Si hoy viene un chico y me pide un consejo, lo mando a correr karting. Esa es la verdadera escuela. Mi caso fue especial porque no tuve presupuesto para empezar aparte del simulador, que es un gran complemento y sirve para conocer circuitos.

-Justamente estás a tres títulos de igualar a Traverso, ¿qué te genera?

-Es un inmenso orgullo. Miro las estadísticas y el que dice que no las miran es algo que no comparto. Obvio que sería tremendo igualar o superar algún día la cantidad de títulos del “Flaco”. Pero cuando estoy arriba del auto no pienso tanto en ello si no en terminar lo más adelante posible en cada carrera. Siempre salgo a correr como si no hubiese ganado nada.

-¿Qué se siente haber ganado el Olimpia de Oro?

-Es un premio que se lo suelen dar a alguien que se destacó a nivel internacional. Es algo soñado, pero quiero recalcar que este premio no lo ganó Canapino, sino todo el automovilismo. Espero que sirva para que nuestro deporte pueda recuperar adeptos y vuelva a tener el lugar que se merece.

Comentarios