Tres historias que se destacan en el día a día deportivo y trascienden la noticia

Un soldado voluntario del Ejército Argentino se destaca en esgrima. En las dunas del Dakar se da una curiosa apuesta. Y una “Leona” sigue rugiendo.

14 Ene 2019

Soldado Espadachín

Lugones, 20° en el mundial de esgrima

Se llama Jesús Lugones (foto). La elección del nombre resulta obvia si se toma en cuenta que nació un 26 de diciembre -de 1991; acaba de cumplir 27 años- Es soldado voluntario deportivo del Ejército argentino. “Ingresé en 2014 y en la actualidad soy un soldado más, pero representando al Ejército en la parte deportiva: compito en los Juegos Mundiales Militares y en otros torneos. Ese es mi mayor sostén”, cuenta el mendocino en una entrevista con Clarín. Se destaca en esgrima; de hecho, ayer finalizó en el 20° puesto -entre 324 competidores- en la división espada de la Copa del Mundo de ese deporte, que se realizó en Heidenheim (Alemania). Debido a su ubicación en el ranking mundial -20°- había ingresado directamente entre los 64 mejores. En esa instancia superó 15-12 al ucraniano Volodymyr Stankevych; pero en la llamada tabla de los 32 cayó 15-7 ante el italiano Davide di Veroli. Los porteños José Félix Domínguez y Alessandro Taccani culminaron en los puestos 281° y 286°, respectivamente. Mediante un convenio, Jesús entrena durante todo el año en Budapest (Hungría), con el equipo de esgrima de ese país, una de las potencias mundiales. “El (año pasado) fue muy, muy bueno. Empecé con varios objetivos, y la mayoría se cumplió. Tuve el mejor torneo de mi carrera en el Panamericano en La Habana (Cuba), donde gané el Oro individual venciendo al venezolano Rubén Limardo, campeón olímpico 2012. Llegué este año al mejor ranking de mi carrera -11° del mundo- y terminé número 20°”, contó a fin de año en una nota que publicó el diario Los Andes. “Para este año hay varios objetivos. El más grande es el Campeonato Panamericano de Esgrima, que se desarrollará durante junio, en Toronto (Canadá). Ese torneo es muy importante para clasificar a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, que es mi máximo objetivo. Hoy en día estaría clasificado; es muy difícil, porque de todo el continente americano entra un equipo (Estados Unidos), y dos plazas individuales. Si nos basamos en el ranking mundial, hoy seríamos Limardo y yo”, añadió.

Vigente a los 45

“Magui” Aicega juega otro año

“No es normal jugar a esta edad”, admite Magdalena Aicega. Pero se sabe que nada es “normal” alrededor del universo de esta “Leona”, que integró aquella histórica selección argentina de hockey que brilló por el mundo y que se colgó la medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Sidney, en 2000. A sus 45 años, “Magui” anunció que seguirá jugando, “un año más”, en la primera división del club Belgrano (foto). Hace una década dejó Las Leonas. ¿Por qué sigue jugando en su club?, le preguntó el diario deportivo Olé. “Disfruto jugar y entrenarme, me encanta, podría hacerlo toda la vida. Me gusta a esta altura entrenarme con el objetivo de jugar. Voy a jugar un año más y después me voy a seguir entrenando porque me gusta. Va a ser raro no jugar más, aunque va a pasar en algún momento”, contestó la ex capitana del seleccionado. Según contó, había debutado a los 14 años. Hoy comparte plantel con chicas de menos de 20 años. “La vez pasada me puse a hacer una planilla con las fechas de nacimiento. Y empecé... ‘2000, ¡naciste el año de los Juegos Olímpicos!’. ‘2002, ¡no viste Sidney y naciste en el Mundial de Perth!’. Todo era relacionado a los torneos que yo jugué. Las chicas se ríen; la mayoría (conoce la época de Las Leonas) por sus padres. Algunas tenían seis años cuando yo me retiré y hoy están jugando conmigo”.

Una “pícara” apuesta

Laia sanz y toby price se jugaron cosas “fuertes” en el Dakar

La edición 2019 del Rally Dakar no sólo causa furor en arenas peruanas. También lo hace fuera de ellas gracias al atrevimiento de sus pilotos. En ese sentido, la española Laia Sanz hizo una divertida apuesta con el australiano Toby Price para dejar en claro el compañerismo que hay entre ambos: si el oceánico finaliza entre los cinco primeros, podrá darle un beso (¡ojo! sólo de cinco segundos) a la ibérica. Y si Laia concluye la competencia dentro de las 15 mejores, podrá dejar al australiano sin su característica melena.

Como en cada juego o apuesta, dejar las cosas bien en claro es imprescindible. Los pilotos firmaron una especie de “contrato” improvisado en el que establecieron las reglas. Por las dudas, Sanz se encargó de que eso quede doblemente guardado: le tomó una foto con su celular (para evitar a los tramposos).

“Antes de empezar hubiera firmado sólo llegar al final, sin importar la posición, pero me encuentro mejor de lo que esperaba. Ahora no sólo quiero cruzar la meta de Lima, quiero hacerlo dentro del top 15”, reconoció Sanz. Para después agregar, con mucho entusiasmo: “quiero cortarle la melena a Toby desde el año pasado y ahora no podrá escaparse”. El australiano sólo atinó a responder: “esto es un poco estresante ahora mismo”.

La buena onda se apoderó de los pilotos en Lima. ¿Laia recibirá el beso? ¿Toby se quedará sin melena? Parece ser una película aparte, para la que sólo resta esperar el final de la competencia para saber el final de esta historia. Por lo pronto, en competencia, Price se ubica en el 4° lugar y Sanz en el 15°. Si eso se mantiene, los dos podrán cumplir con sus “contratos”. Y a otra cosa.

Comentarios