El “realismo mágico” del presidente Donald Trump

Por César Chelala, columnista invitado.

12 Ene 2019
1

DONALD TRUMP. El novelista norteamericano.-

Es posible que el presidente Donald Trump nunca haya sospechado esto, pero entre sus muchos talentos aún no reconocidos está el de ser un novelista. Un novelista en la tradición latinoamericana de “realismo mágico”.

El realismo mágico es un estilo de escritura de ficción que dibuja una visión realista del mundo moderno a la vez que agrega algunos elementos mágicos. El escritor y profesor de literatura Matthew Strecher definió el realismo mágico como “lo que sucede cuando un entorno muy detallado y realista es invadido por algo demasiado extraño para creerlo”.

El realismo mágico se ha asociado a menudo con autores latinoamericanos como Jorge Luis Borges, Gabriel García Márquez e Isabel Allende. Ahora el presidente Donald Trump se ha unido al rango de estos ilustres autores. Su afirmación de que hay una grave crisis nacional en la frontera sur de los Estados Unidos con México parece estirar la realidad, porque es algo demasiado extraño para creerlo.

Según datos oficiales, las detenciones de personas que intentaban cruzar la frontera sur alcanzaron un máximo de 1,6 millones en 2006 y han estado en declive desde entonces. Según Aduanas y Protección Fronteriza, hubo 303,916 aprehensiones en la frontera de EE. UU. Y México para el año fiscal 2017, la más baja en más de 45 años.

En el realismo mágico, los escritores revelan el elemento mágico en el mundo real. Esto fue notablemente hecho por Gabriel García Márquez en su trabajo seminal, Cien años de soledad. En el realismo mágico, lo sobrenatural se mezcla suavemente con el mundo natural y familiar. Cuando el presidente Trump dice que ya comenzó a construir el muro en la frontera con México, está alterando la realidad. Hasta el momento, el Congreso solo ha asignado dinero para cercas estructurales, vallas de reemplazo o vallas secundarias.

El presidente Trump también ha hecho declaraciones falsas relacionadas con presuntos terroristas que intentan cruzar la frontera. Según la administración de Trump, el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) bloqueó a 3.755 terroristas conocidos o sospechosos de ingresar a los Estados Unidos en el año fiscal 2017. El problema con esta afirmación es que no dice cuántos de esos individuos intentaron cruzar a través de la frontera entre Estados Unidos y México, por aeropuertos o por mar.

Según el DHS, los grupos terroristas buscan otros medios para intentar ingresar a los EE. UU., principalmente por vía aérea. De las 2,554 personas en la lista de vigilancia terrorista que fueron detectadas por funcionarios de los Estados Unidos en 2017, 2,170 intentaron ingresar a través de aeropuertos y 49 por mar.

Hablando de su capacidad como estratega militar, Trump declaró, luego de que su secretario de Defensa James Mattis renunció en protesta por la política del Presidente sobre Siria (el primer jefe del Pentágono en renunciar en protesta): “Creo que yo habría sido un buen general, quién sabe.”

Esto proviene de un hombre que, según The New York Times, fue exento del servicio militar gracias a un falso diagnóstico de hueso espinoso, que un podólogo de Queens le escribió como un favor a su padre. Y quién, mientras los soldados estadounidenses morían en Vietnam, estaba ocupado organizando concursos de belleza en todo el mundo. Uno no sabe si esto pertenece al realismo mágico o al mundo delirante de alguien que evitó el servicio military obligatorio en tiempo de guerra.

La inclinación del Presidente de los Estados Unidos por hacer declaraciones falsas no parece tener ningún límite. Entre las supuestas más de 7,000 declaraciones falsas (probablemente el récord mundial de Guinness) está su afirmación el 4 de enero de 2019, de que algunos presidentes “anteriores” le habían dicho que un muro en la frontera de Estados Unidos y México ya debería haber sido construido bajo su vigilancia . Sin embargo, los cuatro presidentes vivos de los Estados Unidos (Jimmy Carter, Bill Clinton, George W. Bush y Barak Obama) negaron rotundamente haber hecho tal afirmación.

Estos son solo algunos ejemplos de un mundo de fantasía e irrealidad creado por el presidente Trump. Ahora se puede decir que entre los ilustres practicantes del realismo mágico en el continente, Argentina tiene a Jorge Luis Borges, Chile tiene a Isabel Allende, Colombia tiene a Gabriel García Márquez y Estados Unidos a Donald J. Trump.

Comentarios