Una “ventana” hacia el futuro

En agosto, durante el Mundial de China, Horacio Muratore dejará la presidencia. Entre los logros de su gestión se destacan el impulso al 3x3 y el nuevo formato de eliminatorias.

11 Ene 2019
2

UN ACIERTO. El nuevo sistema de Eliminatorias permitió que los seleccionados de los distintos países jueguen más partidos; el de Argentina ya se clasificó para el Mundial de China que se iniciará en agosto. foto de villarpress (archivo)

Durante el Mundial que se disputará en China, entre el 31 de agosto y el 15 de setiembre, Horacio Muratore dejará la presidencia de la Federación Internacional de Básquet (FIBA). Había sido elegido en agosto de 2014, durante la copa del mundo que se jugó en España.

Cuando se despida, el tucumano habrá cumplido cinco años al frente de la máxima institución rectora del básquet en el ámbito global. Se trata de un período excepcional -el mandato dura cuatro años-, consecuencia del cambio de año de disputa del Mundial, porque el congreso de la FIBA elige las autoridades mientras esta competencia se desarrolla.

Durante ese lustro muchas cosas sucedieron en el básquet alrededor del mundo. Dos sobresalen, sin embargo, muy por encima del resto: el nuevo sistema clasificatorio para el Mundial -similar a las eliminatorias en el fútbol- y la explosión del formato 3x3 -que se incorporará como nueva disciplina olímpica en los Juegos de Tokio 2020-.

La primera “ventana” del nuevo sistema de clasificación para el Mundial se abrió en noviembre de 2017. Estaban involucrados 1.680 jugadores de selecciones nacionales que disputarían 1.200 partidos, repartidos en seis fechas dobles: noviembre de ese año; febrero, junio, setiembre y noviembre del año pasado; y el mes que viene. Cada selección jugó dos partidos por “ventana”, uno de local y otro de visitante. Hasta el Mundial de España se disputaban torneos clasificatorios con ese único fin, en un determinado país sede.

“Éramos el único deporte de equipo cuya selección nacional no tenía actividad durante todo el año. A poco más de un año, y con cinco de seis ‘ventanas’ completadas, tenemos una medida del éxito alcanzado y si se cumplieron las expectativas y objetivos marcados. Cuando vemos los estadios llenos y la alegría (de hinchas y jugadores) en los partidos clasificatorios, y cuando oímos comentarios de jugadores en actividad o retirados, sobre la ilusión de jugar ante su público -algo que nunca antes habían tenido la posibilidad de hacer-, sabemos que logramos lo que nos habíamos propuesto con este sistema”, celebró Muratore en una nota a modo de balance, publicada en el sitio web de la FIBA.

En esta línea, destacó el trabajo realizado por todas las federaciones. Y añadió que, para la implementación de este nuevo sistema clasificatorio para las copas del mundo FIBA, realizó una fuerte apuesta económica. “Nuestro modelo fue exitoso y esperamos que continúe siéndolo. FIBA está haciendo un grandioso esfuerzo financiero de más de € 30 millones en el primer ciclo del nuevo modelo (2017-2021). Esto nos hace cubrir los costos centrales de las operaciones, incluida la producción de televisión, los costos para funcionarios y árbitros. Y también ofrecemos seguros para todos los jugadores involucrados. Estamos muy contentos”, afirmó.

El mes que viene se jugarán las dos últimas fechas. La selección argentina -ya clasificada para China, y líder del grupo “E”, con 19 puntos- visitará a Puerto Rico -va cuarto, con 16- desde las 21 del viernes 22, y a EE.UU. -segundo, con 18- desde las 21 del lunes 25. “Estamos deseando que llegue la ‘ventana’ final. Por las últimas 14 plazas para el Mundial estarán compitiendo 26 equipos; esto es increíblemente excitante y habla de la calidad y competitividad de este sistema”, indicó Muratore.

ROL. Las mejores del básquet en el mundo tienen impulso de Horacio Muratore.

De cara al Mundial

Las expectativas del tucumano para el Mundial de este año son enormes. De hecho, otro de los aspectos que destacó del nuevo formato de clasificación tiene que ver con que este motivó que durante el último año y medio se hable casi en forma constante de este monumental evento. “La Copa del Mundo en China es nuestro gran proyecto. Esperamos que sea el mejor Mundial de todos los tiempos. Incrementamos de 24 a 32 el número de participantes. Esto dará al básquet mucha más visibilidad alrededor del mundo”, señaló Muratore.

También jerarquizará el Mundial el hecho de que ese torneo funcionará como clasificatorio para las próximas Olimpíadas: la mejor selección de África, de Asia y de Oceanía, y las dos mejores de América y de Europa -además de Japón, el país anfitrión- clasificarán directamente para Tokio 2020. “Como parte del nuevo Sistema de Competición FIBA de selecciones masculinas intentamos que la Copa del Mundo y los Juegos Olímpicos vayan pegados. En el pasado, algunas federaciones nacionales enviaban sus mejores hombres a los Juegos Olimpícos; ahora deben traerlos al Mundial, para clasificarse para ese siguiente evento. Esto refuerza la Copa del Mundo, la estrella de nuestros torneos”, explicó.

Básquet “callejero”

Si bien el formato de competencia 3x3 -tres jugadores por cada equipo- asomó formalmente durante la gestión del ex secretario general de FIBA, Patrick Baumann, durante los últimos tiempos -coincidentes con la presidencia de Muratore- creció de manera exponencial.

Inspirado en el origen callejero del básquet, en EE.UU. hace tiempo que se cuentan torneos oficiales alrededor del mundo. “Se encuentra en una trayectoria ascendente y hay que hacer todo lo posible para que esto continúe y para que la disciplina lleve el impulso correcto antes de su debut histórico en Tokio 2020. El año pasado creció de 38 a 63 el número de eventos oficiales de FIBA 3x3; y la clasificación para el FIBA ‘3x3 World Tour’ se hizo en 50 países; algo sin precedentes”, celebró Muratore. Y finalizó: “en el Comité Olímpico Internacional nadie duda de que la decisión de convertir al 3x3 en disciplina olímpica es un éxito”.

Comentarios