Timerman, de candidato de Carrió a canciller de Kirchner

Murió a los 65 años, padecía de un cáncer de hígado; con 22 años fue el más joven director de un diario en la Argentina: “La Tarde”

31 Dic 2018
1

EEUU. En marzo Timerman fue autorizado a viajar para un tratamiento experimental. reuters

Héctor Marcos Timerman, el último canciller del gobierno kirchnerista, tuvo una vida marcada por el periodismo, la diplomacia, la política, la polémica y el exilio, desde donde luchó por la liberación de su padre, Jacobo, fundador del diario La Opinión, secuestrado y torturado por la última dictadura militar. Nació en Buenos Aires (16/12/1953) en una familia judía y murió ayer procesado en una causa que investiga el supuesto encubrimiento de iraníes implicados en el atentado a la AMIA, junto con la ex presidenta Cristina Fernández.

El ex funcionario se inició como periodista a la sombra de su padre y con apenas 22 años se convirtió en el más joven director de un diario: La Tarde. En 1977, el gobierno de Videla secuestró, torturó y obligó a exiliarse a Jacobo Timerman, quien se refugió en EEUU entre 1979 y 1984. En 1978, Héctor también había tenido que abandonar el país y desde Nueva York peleó para lograr la liberación de su padre a través de organizaciones mundiales de Derechos Humanos.

En esa ciudad el ex canciller obtuvo su maestría en Asuntos Internacionales (Universidad de Columbia) y fue profesor de Derechos Humanos. Tras su regreso al país, codirigió la revista “Debate” y “Tres Puntos” y ejerció como periodista en diferentes medios gráficos.

Casado con Anabel Sielecki y padre de Amanda y Jordana, Timerman fue un colaborador de la revista Noticias y de Ámbito Financiero, y conductor del programa de entrevistas “Diálogos con Opinión”. En EEUU colaboró para The New York Times, Newsweek, The Nation y Los Angeles Times.

Además, fue el primer testigo en declarar en el juicio a Christian von Wernich, un ex capellán de la Policía bonaerense, acusado y condenado asesinatos y torturas.

También se vinculó con un sector del peronismo, enfrentando al entonces presidente Carlos Menem, y tejió vínculos con el incipiente ARI, fundado por Elisa Carrió, con quien trabó una gran amistad. De hecho en 2001 fue candidato a diputado nacional por esa fuerza política.

Con la llegada de Néstor Kirchner a la presidencia en 2003, Timerman se alejó de Carrió y se alistó en las filas del kirchnerismo. En julio de 2004, Kirchner lo designó cónsul general en Nueva York, tres años después fue promovido al cargo de embajador en EEUU y, en 2010, tras la renuncia de Jorge Taiana, Timerman asumió como canciller de la gestión de Cristina hasta el final de su mandato.

En 2013, bajo su gestión, el gobierno kirchnerista firmó el Memorándum de entendimiento Argentina-Irán, del que deriva la causa judicial que lo involucraba. Todo se inició con la denuncia del fiscal Alberto Nisman como un encubrimiento del atentado a la AMIA. La última etapa de su vida estuvo signada por el deterioro de su salud, debido a un cáncer de hígado que lo afectó desde 2015. (Télam)

Comentarios