Conocé a Ulises Kuznesov, el tucumano récord en las alturas - LA GACETA Tucumán

Conocé a Ulises Kuznesov, el tucumano récord en las alturas

Tiene 24 años. Con el porteño Matías Marín, llegó a la cima del Manaslu, de 8.163 metros y la octava montaña más alta del mundo.

28 Dic 2018
2

El montañista tucumano logró llegar a la cima de Manaslú, en Nepal.

“Uno va a la montaña por el camino, por el previo y el post, no por la cumbre realmente”. Así describe su experiencia Ulises Kuznesov, de 24 años, quien se convirtió en el primer tucumano en hacer una cumbre de más de 8.000 metros en el Himalaya. Además, rompió otro récord: es el argentino más joven en lograrlo.

Kuznesov, acompañado por el porteño Matías Emiliano Marín, ascendió la octava montaña más alta del mundo llamada Manaslu, de 8.163 metros situada en el macizo Mansiri Himal, parte del Himalaya en la zona centroccidental de Nepal.  

El montañista detalló cómo fue el camino para llegar a la cima. Contó que el campamento base se encuentra a cinco mil metros en Manaslu. “Es dónde uno pasa la mayor parte del tiempo aclimatando, descansando, recuperándose  y luego tenés cuatro campamentos más de altura: campo uno (a 5.800 metros), campo dos a (6.300 metros), campo tres a (6.700 metros)”, especificó.

Cuando llegaron al campamento cuatro comentó que se vieron obligados a derretir hielo para hidratarse. “Nos acostamos tipo nueve de la noche, intentamos dormir por dos horas y a las 11 nos levantamos para seguir hidratándonos. A la una de la mañana ya salimos para la cumbre”, relató Kuznesov, que aunque le cueste reconocerlo, en la provincia es llamado “el Messi de la montaña”.

Junto al porteño Matías Emiliano Marín, Kuznesov coronó la cumbre.

Pero el proceso hasta la recta final no estuvo exento de complicaciones porque admitió que el ascenso fue más lento de lo que habían planeado: para hacer 800 metros se demoraron casi nueve horas. “Literalmente teníamos que hacer tres o cuatro respiraciones para dar un pasito. Así que la falta de oxígeno se sentía”, dijo.

A las 10 de la mañana de hora local en Nepal, (una y media de la mañana aproximadamente en Argentina) lograron la cumbre. César Campopiano y varios socios de la Asociación Argentina de Montaña siguieron el ascenso en la sede de Yerba Buena en tiempo real “Garmin inreach”. La cima fue alcanzada a las 1.33, luego de 10 horas de caminata sin asistencia de oxígeno o sherpas. “Fue como ganar el Mundial”, así calificó Campopiano el logro de Ulises.

El joven récord considera que la actividad en Tucumán está en auge. “Cada vez más gente realiza trekking, que es el montañismo de baja altura. Pero a su vez cada año hay más gente que se anima a ir al Aconcagua, a montañas de mayor dificultad”, comparó el montañista.

Además aconsejó qué se debe tener para realizar en caminatas hacia alturas bajas o altas. “Todo depende del objetivo de cada uno. Por lo general, un buen estado físico es fundamental si hablamos de montañas altas: entrenamiento es fundamental, acompañado de una buena aclimatación, alimentación y logística. Pero si alguien me llama para hacer trekking ni el estado físico ni el equipamiento va a ser un requerimiento importante”.  

Comentarios