Elevan a juicio la causa contra Cerisola por regalías de YMAD

El juez federal II rechazó las oposiciones y decretó la clausura de la investigación.

26 Dic 2018 Por Roberto Delgado
1

RECHAZO. el ex rector niega los cargos. Dice que todo fue auditado. ARCHIVO LA GACETA / FOTO DE FRANCO VERA

El ex rector Juan Alberto Cerisola deberá responder en juicio oral por la administración de los fondos que recibió la UNT por regalías mineras entre 2006 y 2009. Está acusado por administración fraudulenta e incumplimiento de los deberes de funcionario público, y también han sido imputados sus ex funcionarios Luis Fernando Sacca (ex subsecretario Administrativo), Olga Cudmani (ex directora de Construcciones Universitarias) y Osvaldo Venturino (ex director de Inversiones y Contrataciones). El juez Federal II, Fernando Poviña, rechazó las oposiciones de las defensas, clausuró la investigación y elevó la causa a juicio oral. En otra resolución, el juez rechazó la acusación contra Cerisola por la desaparición de un cheque por $ 20,2 millones y dictó el sobreseimiento del ex rector.

La causa se originó en una denuncia del arquitecto Ramón Eudal en 2010, a propósito de las obras que la Universidad estaba realizando con los fondos mineros, que habían comenzado a llegar a comienzo del decenio en virtud de lo contemplado por la ley 14.771, de creación de los Yacimientos Mineros Aguas de Dionisio (YMAD). Por esa norma a la UNT le corresponde el 40% de las regalías mineras para que sean usados en la finalización de la Ciudad Universitaria, Una vez concluida, le quedarían a la UNT el 20% de las regalías, de libre disponibilidad, y el otro 20% debe ir al resto de las universidades nacionales.

El acta de 2008

El 2 de enero de 2008, Cerisola firmó un acta con el directorio de YMAD en la que se declaró concluida la Ciudad Universitaria. Con ello quedaron los fondos de libre disponibilidad. La denuncia de Eudal, luego ampliada con una denuncia de Oscar López ante la Sindicatura General de la Nación (Sigen) y también con otra denuncia anónima, determinó una investigación del fiscal federal Carlos Brito, que abarcó tanto presuntos sobreprecios en la realización y/o refacción de 13 obras en predios universitarios como la colocación de dinero en plazos fijos en entidades financieras . También, la disminución del porcentaje que debía recibir la UNT respecto del dinero proveniente de YMAD, y la falta de control de esas remesas de dinero. En la investigación fueron muy llamativas las presuntas irregularidades en obras realizadas en una casa de la reserva de Horco Molle, en la refacción de la Facultad de Derecho y en una obra en la Facultad de Filosofía y Letras. Hubo en la pesquisa intervenciones de la Sigen (auditoría interna), Gendarmería (supervisión de 20 obras) y Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (Procelac).

Cerisola había dictado tres resoluciones (365, 366 y 367/08), que ponían a Construcciones Universitarias bajo dependencia directa del Rectorado y que permitían que los fondos de YMAD no fueran usados bajo la Ley de Obras Públicas N° 13.064. Las tres resoluciones, así como el acta acuerdo del 2/1/08, fueron rechazadas después por el Consejo Superior.

Planteos rechazados

La defensa de Sacca dijo que las colocaciones financieras pasaron por todos los organismos de control, que no se había demostrado el perjuicio al erario de la UNT y que los fondos de regalías no entraban bajo control de la Ley 13.064. También la defensa de Cerisola adujo que no se trataba de fondos públicos del Tesoro nacional, que los organismos de la UNT habían controlado todo y que, por otra parte, no correspondía elevar a juicio la causa porque la pesquisa no estaba terminada. La defensa de Cudmani adujo, sobre todo, obediencia debida.

El juez rechazó los planteos argumentando que en varios casos ya fueron tratados en otras instancias de la causa; en el caso de Cudmani, dijo que “el principio general es que en un Estado de Derecho el subordinado no está obligado a ejecutar una orden que sea ilegal”. Describió que “las acusaciones se encuentran debidamente acreditadas”, que “los acusadores fueron precisos en las descripciones como así también en la forma en que se produjeron los acontecimientos, y las pruebas han sido adecuadamente numeradas”.

Con respecto a la acusación contra Cerisola por la desaparición de un cheque por $ 20,2 millones recibido por la UNT por parte de YMAD, el mismo fiscal Brito había enviado un informe en el que había aparecido el depósito de ese cheque en el banco de Galicia. Consecuentemente, Cerisola fue sobreseído.

Comentarios