Bosques: ¿los tucumanos podremos alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible?

La mayor consciencia social y unas metas consensuadas a escala internacional constituyen un escenario favorable. El Gobierno provincial presentará una matriz estratégica, que vincula unos 400 proyectos del Estado con sus respectivos objetivos de desarrollo. En una segunda etapa se planea cargar las investigaciones científicas. Toda esa información estará disponible en internet dentro de poco tiempo, anunciaron.

12 Dic 2018 Por Soledad Nucci
2

BOSQUE DE ALTURA. El circuito del funicular recorre la yunga que cubre el cerro San Javier, al oeste de la ciudad. Esta zona está protegida y se busca preservar estos ecosistemas. LA GACETA / FOTO DE JORGE OLMOS SGROSSO.-

“En general, planificar no es sencillo. Más bien, vivimos a la intemperie”. Sonó raro escuchar al secretario de Gestión Pública y Planeamiento de los tucumanos, Julio Saguir, decir eso. Pero lo hizo. Y lo hizo ante unas cincuenta personas, la mayoría biólogos, ecólogos y ambientalistas. Amén de esa suerte de pedido de disculpas, enseguida le confió a su auditorio un trabajo estadístico, que en las próximas semanas saldrá a la luz: un entrecruzamiento de los proyectos gubernamentales y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

Los ODS -también conocidos como objetivos mundiales- son un llamado universal a la adopción de medidas hasta 2030, para poner fin a la pobreza, proteger el planeta y garantizar que las personas gocen de paz y prosperidad. Se trata de 17 objetivos que se pusieron en marcha en enero de 2016, a través del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). Ahora bien, lo que Saguir le anticipó a su público es un borrador de una matriz estratégica que muestra más de 400 iniciativas de gobierno locales, y las vincula con sus respectivos ODS. Además, de esta manera, las políticas gubernamentales quedan expuestas.

A fines de este año, ese entrecruce será oficializado en un portal de internet. No obstante, Saguir lo mostró durante un seminario sobre transición forestal y -justamente- objetivos mundiales, organizado hace algunos días por el Instituto de Ecología Regional, que es una unidad ejecutora del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet) y de la Universidad Nacional de Tucumán.

El próximo paso -expresó- es hacer una segunda vinculación, esta vez con el quehacer científico. “Tuvimos conversaciones con los institutos del Conicet y con las áreas de ciencia y técnica de las universidades. Estamos en el proceso de recolección de los proyectos de investigación existentes”, añadió.

A estas alturas, han recabado unos 500 trabajos. Esto permitirá dos cosas: por un lado, contar con un mapa de la investigación tucumana relacionado con la Agenda 2030; por otra parte, saber cómo las políticas públicas pueden nutrirse de las investigaciones privadas.

HORCO MOLLE. La imagen corresponde al Jardín Botánico. LA GACETA / FOTO DE ANALÍA JARAMILLO.-

- ¿Cuán lejos o cerca estamos los tucumanos de los ODS?

- Es una meta posible de cumplir. Pero su logro completo nos obligará a profundizar esfuerzos de diagnósticos, de análisis, de diseño de herramientas legales y de gestión y de seguimiento y control estatal. Esto requerirá coordinación entre los diferentes niveles y poderes del Estado y con sectores de la sociedad civil.

Para llegar a esta matriz, antes hubo que organizar los datos estadísticos de todas las áreas de gobierno en un solo repositorio común. Esa tarea empezó hace dos años, recordó Saguir. “Hasta ahora, se cargaron indicadores de distintos tipo, como económicos, productivos, sociales y demográficos, entre otros”, concluyó.

Los ODS fueron elaborados por la Argentina y los otros 192 países de la Organización de las Naciones Unidas. Fin de la pobreza, hambre cero, salud y bienestar son algunos de los títulos que, se supone, deben regir los programas de desarrollo. Expertos sostienen que la prioridad en nuestro país es el aspecto humano, y que también aún falta por hacer en materia económica y ambiental.

Un informe reciente de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) sostiene que el crecimiento de la región sirvió para mejorar las condiciones económicas y sociales, pero también tuvo efectos negativos, como una mayor contaminación atmosférica en las áreas urbanas y un deterioro de los recursos naturales, como el agua y los bosques.

comentarios