Mercedes Sosa: una voz capaz de convertir la vida en esperanza - LA GACETA Tucumán

Mercedes Sosa: una voz capaz de convertir la vida en esperanza

La danesa Anette Christensen acaba de lanzar en Latinoamérica un libro en el que recrea la vida de la cantante Mercedes Sosa. Cuenta cómo la tucumana, tras su muerte, la ayudó en un proceso de sanación.

04 Dic 2018 Por Roberto Espinosa
2

LA AUTORA. La danesa Anette Christensen vive actualmente en Turquía.

2009. Octubre 4. Dinamarca. Ternura de ojos. Una voz. Palabra brotada en canto. Gesto derramado en un gracias a la vida. Las manos de esa mujer, de negro vestido y poncho rojo, salen del televisor. Le tocan las fibras sensibles. Ella se pregunta ese domingo cómo no la ha escuchado antes. Se sumerge conmovida a buscarla en YouTube, mientras el anuncio del informativo que da cuenta de la muerte de Mercedes Sosa sigue resonando en su cabeza. Una hoja desprotegida de su alma danesa busca abrigo en ese corazón tucumano.

Maestra de idiomas, propietaria de una agencia de viajes y de una inmobiliaria, como consecuencia de una debacle económica que afecta severamente su salud, se instala en Turquía con su esposo. Les han diagnosticado a ambos “fatiga crónica”, y reaparecen traumas de su niñez. Adopta simbólicamente como madre la figura de la “Negra”, que acompaña su proceso de sanación. Anette Christensen escribe un libro contando la experiencia personal. Esta semana, la obra verá la luz en Latinoamérica en su versión castellana con el título de “Mercedes Sosa: La voz de la esperanza. Un encuentro que cambió mi vida”.

“El libro trata sobre la vida y la carrera de Mercedes Sosa y cómo mi encuentro con ella me transformó la vida. No es solo la historia de cómo ella se hizo más fuerte a través de su exilio, su divorcio y su depresión; también se trata de cómo me curé y me recuperé de las heridas de la infancia al conectarme con ella como figura materna, apoyándome en la música, la imaginación y la meditación. El libro ofrece un enfoque práctico y equilibrado para el crecimiento personal y lo que comparto podría inspirar a otros a vivir conscientemente y alcanzar la autenticidad; para nutrir su ser interior y escuchar su voz interior, para experimentar un mayor bienestar en su vida”, explica.

- ¿Qué sentiste cuando tomaste contacto con la “Negra” a través de la pantalla?

- Sentí como si estuviera mirando directamente mi alma. Me hizo sentir segura y comprendida, observada. Joan Báez también quedó cautivada por la inmensa presencia de Sosa. En una entrevista, dijo que lloraba cada vez que Mercedes actuaba y una vez incluso se inclinó para besar los pies de Mercedes en el escenario. He buscado respuestas en su educación y en cómo se desarrolló como persona en relación con las muchas dificultades que enfrentó a lo largo de su vida. Hice algunos descubrimientos sorprendentes que revelo en el libro.

- ¿Cómo se produjo tu debacle personal y económica?

- La crisis financiera nos obligó a mi esposo y a mí a cerrar nuestras dos compañías, una agencia de viajes y una inmobiliaria. Tuvimos que vender la casa, y casi al mismo tiempo me diagnosticaron síndrome de fatiga crónica, lo que me impidió trabajar y pagar nuestras deudas. Como resultado, me sentía psicológicamente angustiada y no me quedaban esperanzas de un futuro mejor. También luché por recuperarme de los traumas infantiles que me había dejado mi madre y que nos distanciaron por un tiempo. Me sentía como una zombi, desconectada de mí misma y de la vida. Leonard Cohen canta en la canción Anthem: “hay una grieta en todo; así es como entra la luz”. Mercedes Sosa se convirtió en ese rayo de luz que brillaba a través de mis grietas.

- ¿Si Mercedes Sosa viviese aún, la habrías buscado?

- Habría tratado de reunirme con ella, entrevistarla y preguntarle qué pensaría de las ideas que presento en el libro. Habría asistido a sus conciertos. No la habría involucrado en mi imaginación como una figura materna. Y si hoy hablara con ella le preguntaría si hay zamba en el cielo.

- ¿El hecho de que Mercedes hubiese muerto favoreció tu proceso de sanación?

- ¡Qué pregunta más profunda! Creo que habría tenido el mismo efecto en mí si hubiera estado viva. Pero en mi proceso de curación emocional fue una ventaja que no haya tenido acceso a ella en persona porque esperar que otra persona satisfaga tus necesidades trae un vínculo emocional, no curativo. Todos somos responsables de nuestras propias necesidades. Imaginándola como una madre satisfizo mis necesidades porque el cerebro no distingue entre lo que es real y lo que se imagina.

- Tu libro reflexiona sobre la importancia de la madre en el desarrollo de una persona. Adoptaste a Mercedes como tu segunda madre, ¿podría haber sido otra que no fuera ella?

- Mi cerebro ha buscado una figura materna para cubrir una necesidad no satisfecha en mi vida. Fue solo cuando me encontré con Mercedes que ello se produjo. Tenía todo lo que había deseado en una madre, especialmente su sensibilidad, su fuerza, su capacidad para prestar atención y estar presente al 100%. Me sentí vista de una manera que nunca antes me había visto. Incluso el sonido de su voz si estaba cantando o hablando me trajo consuelo. Nadie más que Mercedes podría haberse convertido en mi madre imaginada. Ya no estoy traumatizada por mi infancia y eso libera algo de energía. Estaba en el punto más bajo cuando emprendí el viaje con Mercedes. Nunca pensé que sería capaz de escribir un libro. El libro en sí es una señal de que puedo manejar más mi interioridad.

- Tras la experiencia de haber escrito este libro, ¿qué dirías de nuestra tucumana?

- Mercedes Sosa es una leyenda mundial. El mundo debe saber de ella. En su voz, la vida se convierte en canción con un aroma a esperanza, tan dulce y hermosa como la flor que crece en los caminos de aquellos que buscan. Su voz representa a una mujer que a su vez simboliza sueños, ideales y amor que van mucho más allá de los límites de la música. Mercedes Sosa fue más que canción. Fue la voz de la esperanza para muchos. Ojalá pueda este libro difundir su voz y la esperanza que ella encendió.

Comentarios