Para Andrea Churba "no hemos desarrollado el músculo del cambio"

Según la psicóloga y miembro de la consultora “Business Therapy”, debemos “estar preparados para transformarse, para cuando pase el tren” de las oportunidades. Los emprendimientos unipersonales que usan redes sociales se convirtieron en un refugio contra la desigualdad laboral que afecta a las mujeres argentinas, según un estudio del Cippec.

02 Dic 2018 Por Nora Jabif
1

OTRO FOCO. “Los contextos cambian, y demandan que también cambiemos nosotros”, afirma Churba. LA GACETA / FOTO DE INÉS QUINTEROS ORIO.-

Es difícil imaginar que esa Andrea Churba que se sienta en el cordón de la vereda de la Red Solidaria “coacheando” a un ex cartonero devenido empresario sea la misma que la que lidia con jerárquicos de muchas empresas líderes en los rubros más diversos, ayudándolos a “estar preparados para transformarse, para cuando pase el tren”. Pero es la misma. Y el objetivo, sea en empresas con fines de lucro o en organizaciones sociales (la red Solidaria, entre muchas otras), es ayudar a las personas que las integran a “liderar su propio cambio”.

“No tenemos desarrollado el músculo del cambio”, sentencia Churba, psicóloga y miembro de la consultora “Business Therapy”. Y advierte que esa atrofia puede ser letal en tiempos como los que corren, de entornos cambiantes. “Y si las organizaciones y empresas no se preparan para esa nueva situación, la organización no sobrevive”, enfatiza la autora del libro “Lidera tu propio cambio”. La charla transcurre entre cafés, en un hotel del ex Abasto, de paso por Tucumán, adonde ha llegado invitada por las cuatro socias de la agencia I de Inclusión Social. “Lo que hacemos en Business Therapy” es preparar a las personas para que trabajen mejor, agiornarlas a la cultura que la organización necesita”, define. Para eso, ha ideado un método, que está desplegado en su libro, y cuyas ideas eje compartió con el auditorio mayoritariamente femenino que la siguió con atención en su visita tucumana.

- ¿ Cómo acompañan las organizaciones, las empresas, estos procesos de cambios sin pausas?

- Las compañías están integradas por personas. Y cada persona tiene que ser consciente de que hoy los cambios no dan tiempo. Y de que tenés que prepararte poniendo el foco en qué va a necesitar el contexto de vos, para empezar a prepararte para algo que hoy no te va a servir. Te va a servir mañana. Y eso es muy loco. Por ejemplo: yo sé que mi compañía se va a hacer global, y que vamos a pasar a depender de la sede de Brasil.

- Entonces tengo que aprender portugués…

- Y te decís: ¿tengo que aprender portugués? Tal vez por dos años no lo use. ¿Tengo que invertir hoy mi tiempo en eso? Y es probable que mañana haya dos puestos que se superpongan, y el tipo que aprendió portugués se queda con el puesto, y vos te quedes afuera.

-Esta ola de la innovación parece imparable. Pero, ¿hay algo que se deba conservar?

- Muy importante esa pregunta, porque hay como una moda en las empresas, de aquellos que dicen “hay que innovar en todo”. Y no es en todo. Porque si estamos acá parados, es porque algo nos trajo hasta acá. Tenemos que ser capaces, en la madeja del cambio, de distinguir qué conservar y proteger, y qué cambiar. Y hay, en ese sentido, tres preguntas fundamentales para hacerse: 1) de acá a futuro, qué tenemos que conservar, tanto como compañía o yo como individuo. Qué tiene que conservar mi equipo, cada persona de mi equipo; 2) qué tenemos que mejorar; 3) qué tenemos que cambiar. Si te quedás totalmente aferrado a conservar, no sobrevivís. Si vas a cambiar todo, tampoco sobrevivís. Y perdés historia, perdés identidad, claramente.

- La identidad es la marca…

- Hablando de identidad, hay algo muy interesante, y es que todos estamos viviendo la sensación de una pérdida de identidad constante. Como compañías y como personas. Y es cierto que los cambios en algún momento producen una sensación de enajenación, de no familiaridad, de “este no soy yo”. Pero el tema es que estés consciente de que ese sí sos vos, y que entiendas que es un momento de transición, pero que luego se transforma en identidad. Te voy a dar el ejemplo de un emprendedor sustentable, que se llama Ringo, que vivió en la calle, y que hoy es el mejor emprendedor sustentable de la UBA. Vende sus productos, accesorios, y se acaba de asociar con otro que vende sus productos internacionalmente. Un éxito total. Su padre cartonero, su abuelo cartonero… Un día, cuando le empieza a ir bien, le pregunto: Ringo, ¿ vos te vas a animar a superar a tu viejo y a tu abuelo? Y me dice: “no te puedo contestar.”. Y a las tres semanas me contesta: “sí, estoy dispuesto”. Y le dije: ¿ y qué vas a conservar de ellos? Y me dice: “la fuerza de laburo, el respeto, la capacidad de lectura”. Y así les pasa a todos. Hay gente que dice: “Soy tal y tal, de tal y tal empresa…” Hay personas que no cambian de empleo porque sienten que si dejan ese empleo dejan de ser ellos mismos. Y se bancan mala calidad de vida, maltratos del jefe.. Y lo que les hacemos desde Business Therapy es: y ¿ qué sos , además de Ringo cartonero, además de “Juan de tal empresa?

-¿ Cuál es el desafío para las nuevas generaciones?

- Ellos van a tener sus propios millenials dentro de unos años. Esto es un tema de procesos. Es cierto que en algunos lados son las estrellas. Y lo que sucede también es que el mayor conflicto que está ocurriendo hoy - y se ha escrito mucho sobre el tema- es el conflicto entre las generaciones en las organizaciones, porque no saben complementarse. Experiencia, tradición, identidad, no solo con la tecnología, sino con esta capacidad de cambio rápido. Porque el millenial viene con el chip de aferrarse poco a las cosas. El millenial también tiene que saber que dentro de cinco años va a venir otra generación que va a ser muy distinta y que también va a haber conflicto. Y no solo diferencias entre generaciones. La capacidad para hacer sinergia es hoy una capacidad muy importante.

- ¿Cómo se trabaja con gente que tuvo o tiene mucho poder y que sabe que debe prepararse para el llano?

- Hay un tema de ego muy fuerte a trabajar. Esas personas que fueron muy exitosas, muy poderosas, y que lograron buenos resultados, y que incluso hoy logran buenos resultados, pero que van a quedar obsoletos, el primer trabajo que tienen que hacer es un trabajo de ego. Hoy tienen que empezar a invertir sobre sí mismos, y no solo dinero, sino tiempo, ponerse disponibles para transformarse. Y segundo, muchas de esas personas son líderes y quieren que las personas de su equipo sobrevivan en el tiempo. Y si no son facilitadores del cambio de su equipo desde hoy, mañana los van a tener que desvincular. Pero muchos hoy están a tiempo de empezar a prepararse para cuando pase el tren.

> Cinco claves para una organización saludable

1.  No mires solo lo que necesitás para el presente. Mirá también en lo que tenés que empezar a invertir hoy para mañana.
2. No solo mires lo que tenés que cambiar. Mirá también lo que tenés que conservar. El balance entre ambos es fundamental.
3. Es fundamental encontrar el sentido de lo que tu orgamización hace,  tanto para vos como para los que están a tu alrededor.
4. Pensá cómo hacer para que el momento del trabajo sea una buena experiencia para vos mismo y para los que están a tu alrededor.
5. Preparate para cambiar.

Comentarios