“El juez Cruz reconoció su cercanía con el Gobierno de Jujuy”, dice Marti Coll

El todavía marido de la futura primera dama expresó que “su condena ya está escrita”.

17 Nov 2018
1

“CIUDADANO TUCUMANO”. Carlos Marti Coll en una imagen de archivo.

Las explicaciones que Isidoro Cruz, juez de Control N°4 de San Salvador de Jujuy, brindó sobre el trámite del caso penal que Tulia Snopek, pareja del gobernador Gerardo Morales (UCR-Cambiemos), promovió contra su aún esposo, Carlos Marti Coll, fogonearon los cuestionamientos, lejos de apaciguarlos. “El juez Cruz reconoció su cercanía y sus lazos con el Gobierno de Jujuy”, expresó el abogado tucumano Marti Coll ayer por medio de un correo electrónico. Cruz había defendido su actuación en este expediente con altísimas repercusiones institucionales en las provincias de las partes y justificado el nombramiento de Lucía Fabiana Morales, sobrina del mandatario, en su juzgado. “Si uno tiene parientes, hay que designarlos o hacerlos designar”, afirmó el magistrado, que el lunes brindará una conferencia sobre historia junto a dirigentes radicales locales.

“El juez Cruz hizo apología del nepotismo. Es obvio que ya está escrita mi sentencia de condena y que esta será certificada por la sobrina del gobernador Morales”, opinó Marti Coll. El abogado es acusado por su todavía esposa de haber retenido indebidamente una camioneta Audi Q3. Esta denuncia penal ingresó el 6 de junio a la Justicia de Jujuy: en paralelo, el aún matrimonio -en los papeles- promovió tres juicios de divorcio, dos en Tucumán y otro en la provincia de Morales. En el ámbito de uno de esos litigios civiles, los camaristas locales Hugo Rojas y Ester Valderrábano de Casas emitieron una medida cautelar que en los hechos impide al jefe de Estado contraer nupcias con Tulia Snopek, boda programada para el 15 de diciembre.

En octubre, Facundo Maggio, juez de Instrucción en lo Penal N°2 de esta ciudad, se declaró competente en el expediente que controla Cruz, que por su parte ratificó que el caso le pertenece, conflicto que podría terminar en la Corte Suprema de Justicia de la Nación. A principios de este mes, el fiscal jujeño Aldo Lozano requirió el enjuiciamiento de Marti Coll. Ese abogado, que llegó a estar prófugo de la Justicia jujeña, denunció que Morales usa a los jueces para presionarlo y que incluso involucraron a su madre, Victoria Hill Terán. En agosto, el senador justicialista Guillermo Snopek (h), hermano de la ex funcionaria pública y pareja del gobernador, dijo en el Senado que el Estado de Derecho no existía en Jujuy y citó como ejemplo el caso del “ciudadano tucumano”. Tras esta alocución, Morales llamó “patético” a su rival político. A continuación, optó por el silencio: no contestó ninguna de las consultas de LA GACETA.

“El juez Cruz sustrajo la competencia de los Tribunales tucumanos en esta causa ‘inventada’. Además, avaló el seguimiento y espionaje de mi persona por parte de un funcionario del Gobierno y de una comisión especial que envió Morales a mi provincia: todo esto consta en el expediente penal”, objetó Marti Coll, a quien Cruz tildó de “travieso”. Además, en la entrevista publicada el viernes el juez afirmó que la camioneta en cuestión es de propiedad de Tulia Snopek y que no investigó la versión de su aún esposo (que existió una venta) porque aportó “copias simples”.

El imputado aseguró que quedó demostrado que Cruz dio curso al proceso a sabiendas de que el artículo 185 del Código Penal impide a los cónyuges denunciarse por hurto. “Ello lo deja incurso en el delito de prevaricato”, añadió. Marti Coll dijo que el juez admitió los excesos y anomalías que él había señalado: “permitió y consintió la devolución del vehículo en propiedad a la denunciante a los 15 minutos que le fue entregado en calidad de depositario judicial y hasta la fecha no ordenó su devolución ni siquiera denunció penalmente al fiscal, a quien responsabilizó de la irregularidad procesal”. Marti Coll insistió en que era víctima de una maniobra digitada por las máximas autoridades del Estado y que, por ello, no abrigaba esperanzas de encontrar justicia en Jujuy.

Comentarios