“La cautelar reduce a Tulia Snopek a la condición de esclava de su pasado” - LA GACETA Tucumán

“La cautelar reduce a Tulia Snopek a la condición de esclava de su pasado”

Un planteo dice que hay “violencia moral”.

14 Nov 2018
1

Snopek junto a su actual pareja, Gerardo Morales. ARCHIVO

Tulia Snopek corre contrarreloj para levantar la medida cautelar que impide la anotación de la disolución de su vínculo matrimonial con el abogado tucumano Carlos Marti Coll (se informa por separado). Ocurre que la funcionaria pública y el gobernador Gerardo Morales (UCR-Cambiemos) anunciaron que se casarán el 15 de diciembre en Huacalera y que el presidente Mauricio Macri está invitado al acontecimiento. Con la finalidad de desbloquear la inscripción de la sentencia de divorcio dictada en Jujuy, la abogada Gabriela Saade interpuso este lunes un recurso ante la Cámara de Familia y Sucesiones de San Miguel de Tucumán, donde indicó que la cautelar permitía a Marti Coll seguir ejerciendo “violencia moral” y “desgaste emocional” contra su clienta.

“La resolución (de los jueces Hugo Rojas y Ester Valderrábano de Casas) reduce a Snopek a la condición de esclava de su pasado”, expresó Saade. Y añadió: “la medida de no innovar es empleada con fines extorsivos y busca el reconocimiento de eventuales ventajas patrimoniales que, de otro modo, serían inalcanzables”. La letrada reclamó a los camaristas que revocaran la orden precautoria “por contrario imperio” puesto que, según su criterio, esta contiene “vicios groseros”. Saade negó que existiesen distintos procesos de divorcio: “el estado civil de Marti Coll es divorciado. Así lo declara la sentencia del 23 de mayo (del Tribunal de Familia de Jujuy). El recurso de queja que interpuso Marti Coll ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación no suspende el cumplimiento de sus efectos”.

La abogada destacó que la cautelar obstaculizaba una orden judicial confirmada por el Superior Tribunal de Justicia de Jujuy, y distorsionaba “compulsivamente” el sentido y los alcances de una decisión que había atravesado todas las instancias de revisión. Saade agregó que el propio Marti Coll había manifestado su interés en divorciarse; que la ley vigente ni siquiera exigía su consentimiento para que ello sucediera y que las disputas patrimoniales podían ser resueltas a posteriori. “Esta sentencia cautelar consagra el absurdo de condicionar la inscripción de la sentencia de divorcio a la conformidad de la otra parte”, expresó.

El recurso arguye que un derecho personalísimo y humano como el de contraer nuevo matrimonio había quedado supeditado a una disputa formal sobre qué tribunal era competente para disolver el vínculo conyugal previo. “Se trata de una intromisión irrazonable en la intimidad de Snopek”, opinó. Saade insistió en que Marti Coll sólo buscaba impedir el nuevo matrimonio de su clienta con el gobernador Morales: “el futuro esposo es un alto funcionario público, y esta boda tendrá grandes connotaciones sociales y políticas. La posición jurídica de Marti Coll es fría e individualista, y expresa un elevado contenido de destrucción frente a la posibilidad cierta e inminente de que Snopek rehaga su vida”.

Comentarios