Polémica sobre el proyecto sobre el aborto: “se busca salvar las dos vidas”

10 Nov 2018

“El proyecto de ley no busca prohibir. No va en contra de ninguna legislación nacional ni provincial”, afirmó el legislador Marcelo Caponio (PJ), impulsor de la iniciativa que apunta a evitar la interrupción del embarazo, inclusive en casos de abuso sexual. De hecho, la propuesta contiene todo un capítulo para estos casos, e impulsa una serie de medidas para el acompañamiento desde el Estado. El peronista detalló que el objetivo es contener y asistir a la mujer embarazada, en cualquier circunstancia, y compatibilizar sus derechos con los del niño por nacer.

“En este proyecto de ley se sienta como política de Estado la obligación de salvar las dos vidas. En tal sentido, el Estado debe armonizar los derechos, procurando buscar alternativas al aborto, entre ellas -además de la contención integral de la mujer-, la adopción del niño”, sostienen los fundamentos. Añaden que “se considera como un caso de violencia contra la mujer toda interferencia externa, sea estatal o particular, que tenga por objeto inducir o convencer a la mujer embarazada a la práctica de un aborto”. Están previstas al menos siete medidas preventivas.

• Campañas de concientización, haciendo énfasis en “el valor de la vida humana desde el momento de la concepción”.

• Un plan de subvenciones estatales a personas y de convenios con fundaciones o asociaciones civiles sin fines de lucro que se comprometan con el cumplimiento de esta iniciativa.

• La creación de redes de voluntarios para el propiciar el apoyo a mujeres embarazadas. Se prevén audiencias públicas anuales para generar equipos.

• La asistencia por vía telefónica y por internet para mujeres embarazadas.

• La puesta en vigencia de Centros de Atención a la Maternidad y equipos profesionales para la contención y asesoramiento sobre todos los aspectos.

• El fomento a la adopción desde el Estado para los casos en los que “la mujer embarazada manifieste, en cualquier momento, que no puede hacerse cargo de la crianza tras el nacimiento o no desea llevar a término el embarazo”.

• En casos de abuso sexual se prevén tres medidas centrales. a) Asistencia integral, que “deberá efectuarse en un ambiente cómodo y seguro que brinde privacidad, confianza y evite reiteraciones innecesarias de la vivencia traumática”; b) La entrega de “información completa y detallada de las consecuencias físicas y psicológicas que apareja un aborto, tanto en su integridad psico-física como en la del niño por nacer”; y c) la realización de una ecografía, “previo a cualquier práctica de tipo abortivo, cualquiera sea la causa invocada”, en el marco de la ley penal.

En Esta Nota

Marcelo Caponio
Comentarios