Crece la polémica por los “aptos físicos” para ir al gimnasio

Integrantes de la Cámara de Gimnasios advierten que la norma tendrá un impacto negativo.

09 Nov 2018
1

EN LA MIRA. Se debate cómo controlar la actividad física en los gimnasios. LA GACETA / FOTO DE DIEGO ARÁOZ.-

Sorprendidos y enojados. Así se mostraron los dueños de centros de entrenamiento, agrupados en la Cámara de Gimnasios y actividades afines de Tucumán. El motivo: según ellos, la ley que se empezó a aplicarse en nuestra provincia para regular la actividad los perjudica y es discriminatoria.

La ley de gimnasios se sancionó hace dos años con el objetivo de prevenir los casos repentinos de muerte (súbita o no) en los sitios de entrenamiento. Algunos de los puntos más importantes son:

- Quienes asistan a un gimnasio deben poseer un certificado de aptitud física, actualizado anualmente por un especialista, con resultados de un electrocardiograma.

- La dirección técnica será cumplida por un profesor de Educación Física, quien supervisará las actividades.

- El lugar deberá tener un botiquín y será obligatorio contratar una empresa de emergencias médicas habilitada por el Siprosa.

Si bien por el momento están informando sobre la ley, en breve podrán comenzar a sancionar a los dueños de aquellos gimnasios que no cumplan con estos requisitos.

Carlos Canevaro, quien preside la Cámara de Gimnasios, cuenta que lo primero que les llamó la atención es que los legisladores no los hayan llamado a participar en el armado de la ley. Lo otro que les sorprendió fue la determinación de que sea el Ministerio de Salud el encargado de aplicar la norma, en vez de la Secretaría de Deportes de la provincia.

“No estamos en contra de la ley porque nos parece bien que se regule la actividad, que nos exijan un servicio de emergencias y un seguro. Sabemos que en estos lugares hay posibilidades de que ocurra un accidente”, admitió.

“En lo que no estamos de acuerdo es que nos impongan la figura de un director técnico que debe ser un profesor de educación física. Nos preocupa porque hay un montón de gente que se viene capacitando, por ejemplo en musculación, y la ley los deja de lado. Esta norma es discriminatoria porque en una academia de Taekwondo o de boxeo no van a ir a exigir un profesor de educación física siendo que también es un lugar de entrenamiento”, evaluó.

Canevaro sostuvo que lo que más les preocupa es la exigencia del apto físico para los asistentes al gimnasio. “Creemos que esto no garantiza nada; tampoco un electrocardiograma que es una especie de foto del momento del corazón”, señaló. Sostuvo que en todo el mundo se está dejando de pedir aptos físicos: “la tendencia a nivel internacional es que la gente firme un consentimiento informado en el que declara si tiene alguna enfermedad o no. Es la persona quien se debe hacer responsable de su salud y tener su apto médico; no nos pueden hacer responsables a nosotros de esto”.

Sostuvo que también con el apto físico los discriminan. “En la provincia se organizan carreras de mountain bike y maratones sin que se les pida nada a los que concurren. De hecho el mismo estado da clases en las plazas sin que los concurrentes lleven un certificado”, protestó. E insistió que la ley tendrá un impacto muy negativo en los gimnasios.

Comentarios