“Los países más exitosos serán aquellos que puedan adaptarse mejor a los cambios”

El embajador británico elogió el potencial argentino y la relación bilateral.

27 Oct 2018

La vivencia de un viernes gris y lluvioso llevó al embajador Mark Kent a decir que Tucumán se parecía bastante a su tierra natal, el Reino Unido. De entrada, el embajador británico en Argentina demostró sus habilidades para las bromas, y el espíritu relajado y abierto que lo aleja del estereotipo del diplomático almidonado. En su primera visita a esta ciudad, Kent conoció a empresarios y a empresas, y visitó la Casa Histórica, siempre con la compañía del gobernador Juan Manzur. En una conversación con LA GACETA, donde participó el gerente general José Pochat, el embajador adhirió a la idea de que el futuro de la prensa libre está vinculado al de la democracia, y manifestó su convicción de que, en una realidad permeable a los engaños, la verdad resulta un bien cada vez más valioso y necesario.

Entusiasmado por el potencial exportador de Tucumán en particular y del país en general, y por la posibilidad de que el Reino Unido y la Argentina se complementen y beneficien recíprocamente, Kent, que se instaló en Buenos Aires en 2016, reiteró su apoyo a las reformas encaradas por Cambiemos, y enfatizó la necesidad de aprovechar la coyuntura para avanzar en materia de transparencia y de seguridad jurídica. Apegado a las concepciones de Charles Darwin, un naturalista nacido en su país en 1809, el embajador que estudió Derecho en Oxford y exhibe con orgullo su pasión por el fútbol instó a abrazar las transformaciones y a no temer a explorar caminos nuevos. “Los países más exitosos serán aquellos que puedan adaptarse con mayor eficiencia a los cambios”, dijo en su español con rasgos porteños en la sala del Directorio del diario.

-¿Cuál es su primera impresión de Tucumán?

-Además de la lluvia, que es bastante inglesa, estoy impresionado por la cantidad de empresarios que me dijeron que están exportando al Reino Unido y que quieren ampliar sus negocios. También me impresionó la visión del gobernador, que busca nuevos mercados y socios.

-¿Qué impacto se puede esperar del Brexit (salida del Reino Unido de la Unión Europea) en las relaciones comerciales?

-Nuestra primera ministra (Theresa May) dijo hace poco que el Brexit ya está definido en un 95%. Por supuesto la última porción de asuntos será la más difícil de resolver. Pero en pocos meses vamos a saber cómo quedaremos. Tendremos que buscar nuevos acuerdos y relaciones. Por eso es que el concepto del Brexit es un concepto que necesita apertura. No podemos cerrarnos: somos la quinta economía en términos mundiales y siempre hemos sido un país muy inclinado al intercambio comercial. Con el Brexit, debemos serlo todavía más. Esta región tiene gran potencial por su compatibilidad con el Reino Unido.

-¿Hay una nueva estrategia con Argentina a partir de la llegada del Gobierno de Mauricio Macri? Tenemos nuestra discusión larga sobre Malvinas...

-Nosotros reconocemos que nunca vamos a tener un 100% de acuerdo: es normal que haya diferencias. Pero aún en las zonas de diferencias, como las Islas, podemos avanzar. Hemos visto esto en los últimos dos años, cuando dimos pasos humanitarios importantes, como la identificación de los soldados caídos. Esto era necesario porque las familias (en la guerra de 1982) ya habían sufrido mucho. Y hay que diferenciar esto de la política internacional. Estamos trabajando estrechamente en este sentido. Por supuesto hay diferencias sobre el derecho a la autodeterminación de los isleños y la soberanía, pero aún así podemos trabajar en otras áreas, como la conservación de la pesca. Vamos a tratar de fomentar las relaciones entre los isleños y el continente, por ejemplo, con vuelos. Creo que, como todo en la vida, lo importante es el contacto humano. En cuanto a la relación con este Gobierno, el Reino Unido, como el 99% de la comunidad internacional, apoya la política de reformas y de reinserción inteligente al mundo. Me refiero a la candidatura de la Argentina a la OCDE, al programa con el FMI, a su actitud en las Naciones Unidas y a su presidencia del G-20. El año pasado fue sede de la Organización Mundial del Comercio... Estamos buscando la colaboración frente a desafíos comunes como el cambio climático y la resistencia antimicrobiana.

-¿Están dadas las condiciones para la radicación de inversiones de mediano y largo plazo?

-Cada empresa va a mirar no sólo sus proyectos concretos e individuales, sino también la transparencia y la seguridad jurídica. Aquí hay varias áreas interesantes para desarrollar. Por supuesto existe una preocupación sobre lo que viene pasando en la economía, pero creo que en el mediano y largo plazo sí hay optimismo.

-¿Ve a la sociedad argentina convencida de la necesidad de dejar atrás la experiencia populista?

-Ustedes deben entenderla mejor que yo. Pero vamos a ver qué pasa con las elecciones del año que viene. Los argentinos tienen que definir qué rumbo les conviene. Estamos listos para trabajar con cualquier Gobierno en pos del bienestar general.

-Usted habló de transparencia. ¿Cómo ve el comportamiento de la Justicia en causas sensibles como la de los cuadernos de las coimas?

-Trabajé en varios países, me formé en leyes y lo que he aprendido es que todo lugar necesita no solamente la democracia, sino también el Estado de Derecho. Ambas cosas son importantes. Hay que tener ciertas reglas y lograr que la ley sea aplicada a todos. Estuve en países que se dicen democráticos, pero donde ciertos ciudadanos están más allá de las normas. Si existe una base de justicia, aumenta la calidad jurídica y la igualdad de oportunidades.

-Asistimos a rupturas con las tradiciones políticas en Brasil, Estados Unidos, Italia y en el propio Reino Unido. ¿Cómo ve usted este contexto?

-Estamos frente a una gran volatilidad. Los cambios tecnológicos influyen, como también las actitudes de los ciudadanos hacia los gobiernos. Si estos no se adaptan a las modificaciones, si no buscan la cercanía con la población, vamos a ver más reacciones extremas. Todo el mundo está cambiando y en estos momentos más turbulentos debemos aplicar la filosofía del darwinismo: los países más exitosos serán aquellos que puedan adaptarse con mayor eficiencia a los cambios.

Comentarios