Varias localidades del sur de Tucumán están aisladas por el agua

Les llevan comidas en lancha. Son los habitantes de Graneros, Simoca y La Cocha. Desbordaron canales y arroyos. Hay temor en La Madrid.

24 Oct 2018 Por Rodolfo Casen
1

RODEADOS POR EL AGUA. Tres personas intentan llegar a una vivienda que quedó aislada luego del desborde de un arroyo en el sur provincial. LA GACETA / FOTO DE RODOLFO CASEN.-

Las intensas precipitaciones que en los últimos días vienen castigando al interior tucumano han comenzado a generar problemas en distintas comunidades. Al menos unas 200 familias de Alto El Puesto, Ichipuca, Taco Rodeo y Los Gramajos, en Graneros; del paraje de Sud de Trejo, en el departamento Simoca, y de El Sacrificio, en La Cocha, permanecían aisladas ayer por el anegamiento de los caminos de acceso.

Este problema fue producido por el desborde de acequias y canales de riego. También generó problemas el río Marapa, el cual creció por encima del promedio normal para esta época. El desborde de éste cauce anegó el camino de acceso a Alto Puesto.

Autoridades informaron que no fue necesario practicar evacuaciones. De todos modos, los habitantes de estas localidades está imposibilitada de salir a abastecerse de alimentos. Por ese motivo es asistida por personal de las comunas locales y de Defensa Civil.

“Todos los años quedamos aislados porque desbordan los canales que vienen desde el piedemonte. Si se hicieran trabajos de reencauce y dragado no tendríamos ese problema. El agua toma directamente por los caminos y nos deja sin salida”, se quejó el agricultor Felipe Juárez, de la zona de Alto El Puesto.

La inundación que azotó Alto El Puesto en el 2017 causó un daño serio al edificio de la escuela del lugar. Además, los vecinos permanecieron aislados más de un mes. Ayer, la municipalidad de Graneros instrumentó un operativo de asistencia a los habitantes de ese pueblo, Ichipuca y Taco Rodeo, que no pueden salir de sus hogares desde el lunes pasado.

El río Marapa, al igual que otros de la cuenca del Salí, creció y generó temor en La Madrid. El recuerdo de la inundación que sufrieron en abril del año pasado tensiona a los vecinos. Hasta ahora, no hubo problemas, pero todos se mantienen alerta. El río San Francisco, que baja desde Catamarca, también representa una amenaza para La Madrid a causa del desvío que se generó en la última creciente: la corriente ahora desemboca en el Marapa, antes de llegar al pueblo.

De todos modos, Leopoldo Rodríguez, edil y ex intendente de La Cocha, informó que este río, atraviesa la ruta 334, no creció y se mantiene calmo en razón de que no hubo precipitaciones excesivas en Catamarca.

El comisionado comunal de La Madrid, Dardo Herrera, confía en que el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) apruebe un ambicioso proyecto de reencauce, de construcción de defensas y dragado de toda la cuenca hídrica. Es posible que los trabajos se inicien en el próximo año y pondrían fin a las frecuentes inundaciones que sufren los vecinos.

Comentarios