Tragedia de Once: condenan a De Vido a 5,8 años de prisión

Piden el desafuero para que cumpla la pena. Está preso por otra causa. El familiar de una víctima dijo: “hoy Argentina es un país mejor” Encuentran al ex ministro culpable de administración fraudulenta.

11 Oct 2018
1

CELEBRACIÓN. Familiares de las víctimas quedaron satisfechos con el fallo. Reuters

El Tribunal Oral Federal 4 condenó ayer al ex ministro de Planificación Federal Julio De Vido a cinco años y ocho meses de prisión por administración fraudulenta en el marco de la tragedia ferroviaria de Once, la que dejó como saldo 51 personas muertas y más de 700 heridas, el 22 de febrero de 2012.

El ex funcionario está detenido desde fines del año pasado por otras causas de corrupción, y ésta se convierte en su primera condena en un juicio. Además, el cuerpo le impuso la inhabilitación de por vida para ocupar cargos públicos.

Los jueces Pablo Bertuzzi, Guillermo Costabel y Gabriela López Iñiguez también pidieron el desafuero de De Vido a la Cámara de Diputados, para que pueda cumplir con esta condena, pese a que hace ya casi un año que se encuentra preso en el penal de Marcos Paz por la causa de la mina de Río Turbio.

El Tribunal decidió además absolver al ex ministro de Planificación Federal por el estrago culposo, esto es, el accidente de la tragedia ferroviaria de Once. Pero sí lo condenaron por la administración fraudulenta de los subsidios que recibía la concesionaria TBA, que tenía a cargo el tren Sarmiento.

El Tribunal anunció que los fundamentos del fallo se conocerán el 10 de diciembre próximo.

“Decisión política”

La pena que recibió De Vido fue menor a la que pidió la fiscalía -nueve años- y la Oficina Anticorrupción -10 años-, mientras que Gustavo Simeonoff, ex titular de la Unidad de Renegociación y Análisis de Contratos de Servicios Públicos, fue absuelto.

La condena del ex ministro “todopoderoso” durante los 12 años del kirchnerismo se suma a las que ya tenían sus dos ex secretarios de Transporte, Ricardo Jaime y Juan Pablo Schiavi.

Ayer a la mañana, cuando tuvo derecho a sus “últimas palabras”, el legislador desaforado del FpV-PJ dijo que lo “metieron por la ventana” en este juicio y que se debía a una “decisión política” del presidente Mauricio Macri.

De Vido habló por videoconferencia desde el penal de Marcos Paz: “soy objeto de persecución judicial”, afirmó, al tiempo que resaltó que “(Amado) Boudou es otro preso político de este Gobierno”. Luego cuestionó a Laura Alonso al afirmar que “esta Oficina Anticorrupción está comandada por una funcionaria inepta”, y remarcó que el ministro de Justicia, Germán Garavano, y “alguna diputada nacional”, en referencia a Elisa Carrió, “también pidieron” su detención.

El primer juicio que concluyó con las condenas fue en diciembre de 2015, pero nadie fue preso; quedó sujeto a la ratificación del fallo. En mayo pasado la Sala III confirmó las condenas y restaba el recurso, rechazado el martes pasado.

Familiares

Los familiares de las víctimas de la tragedia de Once celebraron emocionados la sanción a De Vido. “Acabamos de vivir una condena absolutamente histórica contra el casi omnipoderoso y todopoderoso ministro de Cristina Fernández. Este humilde grupo de familiares, que desde más de 6 años y medio llevamos adelante esta lucha, hemos logrado una condena ejemplar”, dijo Paolo Menghini, padre de Lucas Menghini Rey, quien tenía 19 años y fue la última persona encontrada, 60 horas después de la tragedia. “Hoy, con De Vido condenado, Argentina es un país mejor”, afirmó. (Infobae/Ámbito/Télam)

Comentarios