Buscan tranquilizar a la población, tras la muerte de tres niños por una bacteria

Vigliocco, médico del Siprosa, aclaró que es poco frecuente que este germen provoque la muerte de un paciente.

11 Sep 2018

Los tres casos de los chicos muertos por una conocida bacteria, en Rosario y en Buenos Aires, generaron alarma entre los padres de niños pequeños. Sin embargo, el secretario ejecutivo médico del Siprosa, Gustavo Vigliocco, tranquilizó a los tucumanos y aclaró que es sumamente extraño que se produzcan estos casos.

"Es un germen muy común en la faringitis infecciosa, o lo que la gente conoce como angina. Cuando uno tiene una angina con pus, se le pide un isopado y vemos si existe este germen. Los pediatras trabajamos con el streptococcus pyogene todos los días", aclaró el profesional.

En diálogo con "Las 12 en 30", por LG Play, aseguró que en sus 41 años de profesión nunca vio casos en los que el cuadro de un paciente se complique por este germen. "Cuando se mete en la sangre y se puede distribuir en cualquier órgano, ahí sí se torna peligroso. Pero para que eso suceda se necesita que la persona infectada esté con un déficit inmunológico severo. Llevo 41 años de médico, y nunca jamás vi que este germen produzca esto", aseveró el profesional.

La luz de alerta se encendió por la muerte de una nena de seis años en Rosario (Santa Fe) por la bacteria streptococcus pyogene. Su caso se suma a las muertes de dos nenes producidas en los últimos días en el Hospital Elizalde de la Ciudad de Buenos Aires. Por esta misma bacteria hay además otros dos chicos internados en la ex Casa Cuna porteña, que se encuentran estables y un tercero fue dado de alta en las últimas horas.

Vigliocco ratificó que la aparición de infecciones severas, con sepsis y cuadros de shock por esta bacteria es poco frecuente. "Se contagia mucho entre chicos, por eso viene bien reiterar los cuidados para estos casos, como evitar besos a bebés, lavarse bien las manos o no toser cerca de un niño", completó el secretario ejecutivo médico del Siprosa

“Es una enfermedad muy vieja que provoca faringitis y lesiones en la piel, como escarlatina. En este caso, los pacientes presentaron una forma en la que la bacteria pasó a la sangre e hicieron cuadros muy graves. Lamentablemente llegaron en forma tardía al hospital y la forma más grave de esta enfermedad tiene una mortalidad de entre 20 y 30%”, dijo a Clarín Eduardo López, médico infectólogo pediatra y jefe del Departamento de Medicina del Hospital Ricardo Gutiérrez.

Comentarios