Excavan una estancia de Lázaro Báez donde habría dinero enterrado

Tres testigos se presentaron ante el Ministerio de Seguridad de la Nación para aportar esos datos a cambio de la recompensa ofrecida.

08 Sep 2018

Luego de que el Ministerio de Seguridad de la Nación ofreciera una recompensa para quien aporte datos que permitan recuperar dinero robado en casos de corrupción, tres personas se presentaron a brindar información. A partir de los datos recabados, esta tarde comenzaron a allanar Cruz Aike, una de las estancias de Lázaro Báez, por orden del juez federal Claudio Bonadio

Lo que buscan -según publicó Infobae- es un contenedor que estaría enterrado a más de 15 metros de profundidad en el que se habría escondido dinero. Agentes de la Gendarmería Nacional acompañados por funcionarios del Ministerio de Seguridad están a cargo del operativo.

FOTOS/CLARÍN

Las tres personas que se presentaron a ofrecer información, cuya identidad se desconoce, señalaron el mismo lugar con apenas unos metros de diferencia. Además, aseguraron haber contribuido a la construcción de un pozo donde se enterró el contenedor con dinero en una de las tantas estancias que compró Lázaro Báez en la provincia de Santa Cruz.

Bonadio emitió una orden de allanamiento de la estancia Cruz Aike, ubicada a unos 220 kilómetros de la capital provincial Río Gallegos y a unos 50 kilómetros de El Calafate, para que los testigos reconocieran el lugar en el que dijeron haber hecho un pozo para que se enterrara un contenedor con dinero.

Cruz Aike es una propiedad de unos 37 mil metros cuadrados: prácticamente dos veces el tamaño de la Ciudad de Buenos Aires. Allí, Lázaro Báez pasó sus últimos días en libertad hasta que en abril de 2016 el juez Sebastián Casanello ordenó detenerlo en el marco de la causa que investiga lavado de dinero y conocida como "La Ruta del dinero K".

Infobae consignó que Báez adquirió esa estancia en 2007 y la transformó en una residencia de lujo: el antiguo casco, con casas viejas con techo de chapa sin luz ni gas ni comodidades en general, se fue transformando hasta tomar la fisonomía actual, que incluye una mansión con cocheras subterráneas.

Se trata de la única estancia de Báez que se ve desde la ruta y está formada por un complejo de 10 construcciones, que incluyen una casa principal, una casa de huéspedes y varios galpones.

La estancia está conectada además por un camino de servidumbre con otra estancia de Báez, La Julia. Según los planos a los que accedió la Justicia, ambas propiedades tienen estructuras similares con entrepisos, paredes dobles y espacios destinados a bóvedas para guardar dinero, según la declaración del arrepentido Leonardo Fariña.

Comentarios