El stand up busca la mejor voz que represente a los argentinos

El monologuista Pablo Molinari regresa a Tucumán con su show “Yo, nerd”, en el que se abre a razonamientos lógicos para entender las cosas cotidianas.

07 Sep 2018
1

EN CATEGORÍA DE NERD. Molinari juega con elementos matemáticos.

ACTÚA HOY

• A las 21.30 en el teatro Alberdi (Crisóstomo Álvarez y Jujuy).

Cada cultor del stand up argentino está buscando su propio espacio dentro del espectro, que lo distinga de los otros. Algunos se orientan a la política (incluso hay una línea de monologuistas kirchneristas); otros están centrados casi exclusivamente en los problemas de pareja; crecen fuertemente las feministas, y, en todo ese abanico, Pablo Molinari se hace lugar con una rutina con toques científicos.

“Yo, nerd” es el espectáculo que presentará esta noche en el teatro Alberdi, en el que aprovecha operaciones matemáticas para sus relatos de la vida común. Pero reconoce que está a mitad de camino en un largo recorrido: para sus amigos expertos en la tecnología, él recién está empezando; mientras que para sus parientes legos en la materia, es el que más sabe y a quien consultan.

“Los que hacemos stand up no contamos chistes a diferencia de los humoristas; por eso no nos piden que seamos graciosos todo el tiempo. Lo nuestro va por observar y analizar las cosas que nos rodean y nos pasan cotidianamente, con una mirada del ángulo del comediante. En mi caso uso la lógica y la racionalización para entender la realidad y las cosas que hacemos”, detalla a LA GACETA.

- ¿Cuán nerd sos?

- Soy muy curioso y tengo muchas ganas de aprender cómo se producen los bienes del mundo, desde lo más básico hasta lo más complejo y súper complicado. Mis amigos me consideran un poco trucho, porque ellos son muy fans de series y películas, mientras que yo tengo mucha mala memoria y me confundo actores, episodios e historias. En ese mundo, aparezco desviado, pero para mi familia soy lo más. Todo depende de con quién me comparen para determinar más o menos nerdismo.

- ¿El género tiene una identidad consolidada en el país?

- La estamos empezando a encontrar, estamos en la búsqueda porque no tenemos tanta experiencia en el género, como en Estados Unidos. Se adaptó y pegó mucho en la gente, porque es similar a lo que hacemos los argentinos todo el tiempo: hablar de las cosas que nos pasan y reírnos de eso para no ponernos a llorar. Es una reacción de defensa. Hay mucha exploración, todos estamos buscando una voz que nos represente.

- ¿Esa primera línea de defensa es reírse de uno mismo?

- Un poco sí. Tanto para poder sobrevivir como para lograr cosas, especialmente quienes no hemos sido agraciados físicamente (ríe). Es como aprender a tocar la guitarra o tener una habilidad que distraiga y evitar así que te evalúen sólo por la cara.

- ¿No hay demasiada referencia escatológica en el stand up?

- Si trazamos una línea entre lo escatológico y lo contrario, mi estilo estaría más cerca de lo contrario. Pero hay mucha tradición en los comediantes argentinos sobre lo escatológico, desde el teatro de la revista porteña. Pegó fuerte y marcó a varias generaciones, pero ahora hay una camada nueva que habla de muchas otras cosas y se aleja de esa opción.

- ¿Cómo interviene la ciencia en tu show?

- Armo un juego con algunas variables matemáticas para el análisis de lo que me ocurre en la vida diaria, no es una clase de física cuántica (ríe). Presento unos gráficos y unas ecuaciones en una pantalla, que le da una vuelta de tuerca distinta para encontrar un lugar no explorado por donde desarrollarme como artista y poder divertirme. Puede tener algunas pinceladas de ciencia, como algunas cosas que hicimos con amigos que tienen una página de divulgación en internet, que buscan comunicar con toques de humor mientras que lo mío es exactamente al revés.

- ¿Las redes sociales actuales son indispensables para el standapero?

- Internet cambió mucho la forma en que el stand up se consume en la Argentina. La gente comenzó a ir a los teatros a ver comedia y no monologuistas, porque hace unos años no importaba quién iba a actuar. Luego el público se hizo más crítico y empezó a poner la vara más alta, lo cual está buenísimo. Está piola el camino que la gente elija con conocimiento quién le gusta más, habla bien del género y de su variedad. Por eso estoy muy ansioso de volver a encontrarme con el público tucumano, que ya conozco de años anteriores, aunque será mi primera vez en el Alberdi.

Comentarios