Por problemas en el padrón, frenan la interna radical

La elección se pospuso para fines de octubre

05 Sep 2018
1

El proceso de renovación de autoridades en el radicalismo tucumano se empantanó a tal punto que la cúpula partidaria decidió postergar un mes las elecciones.

En un principio, los comicios para renovar todos los cargos en el distrito local de la UCR iban a concretarse el domingo 30 de septiembre. Sin embargo, la Junta de Gobierno resolvió en una reunión porrogar los comicios y fijó una nueva fecha: el 28 de octubre.

Detrás de la resolución asoma el escándalo generado por los afiliados que no figuran en el padrón de votantes. La disputa se originó la semana pasada, cuando el sector liderado por el vicepresidente segundo de la Legislatura, Ariel García, denunció que unas 4.000 fichas que su sector había aportado no habían sido incorporadas al listado de electores radicales. Por ese motivo, este espacio (también integrado por los legisladores Fernando Valdez y Raúl Albarracín y por el intendente de Bella Vista, Sebastián Salazar) acudió a la Justicia Electoral Nacional. En los tribunales federales, a partir de ese planteo, se libró un oficio al partido para que informe qué había sucedido con ese paquete de afiliaciones.

En la noche del lunes, finalmente, la Junta de Gobierno resolvió por unanimidad posponer los comicios internos hasta incorporar a cada uno de los nuevos afiliados. “Estaban preparando un nuevo fraude”, bramó el legislador García. Según la explicación oficial, la postergación se adoptó a los efectos de que la Junta Electoral cuente con tiempo para atender “los diversos reclamos relacionados a la confección del padrón electoral, con la intención de garantizar la participación de todos los afiliados”. Del encuentro participaron el presidente del partido, Julio César Herrera; los vicepresidentes Mariano Campero, Flavio González y Roberto Sánchez, además de los legisladores disidentes Valdez y Albarracín, entre otros dirigentes.

El titular de la Junta de Gobierno negó que se hayan omitido afiliaciones sólo de un sector, como denunció García. Por el contrario, según Herrera, los errores en el padrón de votantes afectaron a todos los espacios internos. “Había algunas omisiones de afiliados en todos los grupos internos, no sólo en los que fueron a realizar protestas. Tampoco ingresaron los afiliados que nosotros habíamos enviado a la Justicia Electoral. Los vamos a incorporar a todos”, aclaró Herrera, secretario de Gobierno de la Municipalidad de Concepción.

“Queremos darle más claridad a los comicios, ya que como se están denunciando presuntos fraudes que para nosotros no existen, les vamos a dar tranquilidad a todos los radicales”, añadió. Y puso algunos ejemplos para evidenciar que los problemas con las fichas también alcanzaron al oficialismo. “Mis dos hijos tampoco están en el padrón, y uno de ellos ya es la segunda vez que se afilia. No es que afecta a un grupo, sino a todos. En Simoca hay centenares de afiliados que no ingresaron y en Chicligasta también pasó lo mismo”, expresó.

Cuatro líneas hicieron reserva de color para competir: la oficialista la Roja y Blanca, la Roja, Blanca y Celeste (responde al ex legislador Jorge Mendía), la Morada (de Esteban Ávila) y la Roja A (del sector liderado por el legislador García).

Comentarios