Entraron al hogar San Alberto y robaron las jubilaciones

Tres hombres ingresaron a las oficinas administrativas y golpearon a uno de los serenos. Los desconocidos destruyeron muebles y una caja fuerte. Se llevaron unos $ 80.000, según fuentes policiales.

30 Ago 2018
1

LA RESIDENCIA. Más de 60 jubilados viven en el Instituto San Alberto, ubicado en la “Ciudad del Limón”.

El domingo 12, cuanto menos tres hombres aprovecharon el cambio de sereno e ingresaron al Instituto Gerontológico San Alberto. El reloj marcaba las ocho cuando los desconocidos accedieron a las oficinas administrativas y revisaron cada mueble. Instantes después, se retiraron con el dinero que habían extraído de una caja de seguridad ubicada en la Dirección del establecimiento.

Se movieron rápido de habitación en habitación, pero uno de los serenos de la institución, tras sentir ruidos, se presentó ante ellos. Allí, los supuestos delincuentes retuvieron al cuidador y lo golpearon en la cabeza. En total, se llevaron unos $ 80.000, según fuentes policiales.

Ese monto abarca, por un lado, el dinero para los gastos administrativos de la entidad. Por el otro, incluye las jubilaciones de las personas que no tienen familia y viven en la residencia.

“Se resguarda ese dinero y se le va suministrando a los internos para que compren medicamentos y cosas que quieran”, expresó ayer Marcelo Monteros, director de Adultos Mayores del Ministerio de Desarrollo Social de la provincia.

“Rompieron la puerta y la caja fuerte. También destrozaron los muebles. Destruyeron todo”, detalló.

Según Monteros, la Policía realizó luego del hecho el reconocimiento (arqueo) del capital y de los “libros de entrada y salida y de compras” de la institución, con la intención de determinar la cantidad sustraída. “Todo fue remitido a la Justicia”, aclaró Moyano.

“El sereno, creo, llegó a ver a tres personas. Después, le golpearon la cabeza. Él no sufrió daño cerebral”, añadió.

No escucharon nada

Las autoridades del Instituto no recuperaron el dinero y la investigación habría quedado en manos de la Brigada de Investigaciones Norte.

“Hemos reparado todo. Los ‘viejitos’ no se dieron cuenta en ese momento de lo que estaba pasando. Sus lugares se encuentran en el piso de arriba”, puntualizó el funcionario.

Desde el robo del dinero, tanto la administración del hogar como la Dirección de Adultos Mayores de la provincia, se encargaron de cubrir el gasto diario de los jubilados que habían perdido sus mensualidades, en particular, para adquirir medicamentos.

“Con anterioridad, se habían registrado robos hormigas en las adyacencias”, reconoció Moyano. Pero puntualizó nunca se había dado un hecho tan violento como el perpetrado durante la mañana del domingo. “La residencia es un lugar tranquilo”, enfatizó.

La directora del hogar San Alberto, Carla Sánchez, manifestó que el personal de la institución “está consternado por lo sucedido. Pero los pacientes están resguardados”.

Más de 60 ancianos viven en la residencia de la última cuadra de la calle Santa Fe, en Tafí Viejo. El instituto, de larga estadía para adultos mayores, depende de la Secretaría de Niñez, Adolescencia y Familia del Gobierno tucumano. Fue fundado el 17 de julio de 1987, “con la intención de dar albergue y atención socio-sanitaria a ancianos vulnerables de diferentes localidades de la provincia”, según los datos de la cartera social.

Denuncias por WhatsappLA GACETA cuenta con un  canal de comunicación directo para que los lectores puedan difundir los hechos de inseguridad delos que fueron víctimas y que fueron denunciados. Los datos (que también pueden estar acompañados por imágenes y por videos) deben ser enviados a través de WhatsApp al número de teléfono 381-6311910.

En Esta Nota

Inseguridad Tafí Viejo
Comentarios