San Martín: la reserva y las inferiores lograron destacarse

Martos y Fligman hicieron un balance positivo de las tres primeras fechas.

29 Ago 2018

La llegada de San Martín a la Superliga promovió una verdadera revolución en La Ciudadela. El “Santo” participa en la máxima categoría y en Reserva. Además tiene representantes en las seis categorías de las inferiores de la AFA. En el complejo “Natalio Mirkin” la actividad futbolística es plena. Allí se entrenan todos los días los distintos planteles de San Martín bajo la atenta mirada de Ariel Martos, técnico de la Reserva, y Fernando Fligman, coordinador de las inferiores. Consultados por LG Deportiva, ambos hicieron un análisis de lo vivido en las tres primeras fechas.

Martos no tiene dudas. El técnico considera que el balance es positivo después de enfrentar a Independiente, Unión y Rosario Central. “Cuando arrancamos este proceso teníamos la incertidumbre de no saber con qué nos íbamos a encontrar. No sólo en lo futbolístico, también en lo físico. Los tres partidos tuvieron un desarrollo intenso, pero al mismo tiempo fueron parejos. Ningún rival nos superó en el juego”, resaltó.

Exigencia física

Según Martos, los pibes respondieron a la exigencia física. “Eso nos deja tranquilos. Es natural que todavía nos falte ensamblarlos un poquito más y trabajar en algunos aspectos específicos del juego. Eso no significa que en el futuro enfrentemos a rivales que nos superen. No hay que olvidar que a esta categoría acceden los mejores jugadores de las Inferiores de los distintos clubes”, señaló.

Fligman explicó que están atravesando un período de transición y espera que en un futuro no muy lejano el trabajo que llevan adelante empiece a dar los frutos deseados. “El roce que los chicos tienen a este nivel de competencia les posibilitará crecer en todos los órdenes. Hasta ahora se están cumpliendo las pautas de trabajo que planificamos”, precisó.

NUEVA ETAPA. Fernando Fligman es el coordinador de las Inferiores “santas”. prensa CASM

Los viajes

Una de los temas a mejorar son los viajes. “Los pibes deben hacer un esfuerzo enorme para afrontar el traslado. Las tres categorías que viajan cada fin de semana llegan a destino a las 7 de la mañana y la Cuarta o la Séptima empieza a jugar a las 9, luego de haber viajado y dormido en el micro. El mayor problema lo tienen los chicos de la Sexta y la Novena que juegan a las 13. Deben estar todo ese tiempo, en el micro sin poder descansar adecuadamente”, explicó.

Comentarios