La Nación cita a Manzur para debatir el Presupuesto 2019

Las jurisdicciones del interior dejaron en claro que no tocarán el gasto social y que quieren que la Nación redistribuya ingresos. Sugieren que sea la Casa Rosada la que asuma el costo político de los recortes presupuestarios que se quieren instrumentar a partir del año que viene.

27 Ago 2018
1

EN EL BRACHO. La cordialidad reinó en el encuentro entre el gobernador Manzur y el presidente Macri. Ahora se avecina el debate fiscal. la gaceta / foto de jorge olmos sgrosso

Nadie sabe qué hablaron el viernes el presidente Mauricio Macri y el gobernador Juan Manzur en el helicóptero que los trasladó desde el aeropuerto Benjamín Matienzo hasta El Molino. Tampoco las verdaderas razones de la visita del jefe de Estado a Tucumán. En los hechos, la concurrencia a las instalaciones de la Central Térmica de El Bracho, propiedad de YPF Luz, fue sólo una recorrida y no hubo cortes de cinta.

Sin embargo, si se analiza el contexto de discusión nacional del Presupuesto 2019, hay varias respuestas que se pueden inferior.

• Macri ha decidido venir a Tucumán para pedirle, personalmente a Manzur que no sea inflexible respecto del recorte presupuestario en todos los niveles de gestión de Gobierno del país. Pero, además, desactivó una cumbre de gobernadores del PJ prevista para ese día muy cerca de la oficina presidencial.

• Manzur, inscripto entre los gobernadores considerados más duros en el debate fiscal, no está dispuesto a ceder recursos, pero tampoco a permanecer en la vereda contraria a la realidad institucional, política, financiera y económica de la Argentina.

• Más allá de las diferencias políticas entre ambos, su relación no es tensa y cabe la posibilidad de reunirse en otros ámbitos más formales que una simple visita.

El Presidente vino a la provincia sin ninguno de los ministros encargados de “ablandar” a los gobernadores peronistas. Sólo el secretario general de la Presidencia, Fernando de Andreis, lo acompañó. Éste, incluso, agradeció las atenciones del gobernador poco tiempo después de que Macri retornara a Buenos Aires. Durante el fin de semana, hubo otro contacto con la Nación. Según pudo establecer LA GACETA, el gobernador habló con el ministro del Interior Rogelio Frigerio, que lo invitó a compartir un encuentro en la Casa Rosada para analizar algunas cuestiones vinculadas con el Presupuesto Nacional 2019, tal como lo hizo con otros mandatarios de distintos signos políticos.

Manzur estará en la Capital Federal entre mañana y el miércoles. Es posible que asista al convite, pero más seguro es que ese mismo miércoles concurra a la sede del Consejo Federal de Inversiones (CFI), para asistir a otra cumbre de gobernadores del PJ, preocupados por el ajuste nacional. A ese encuentro, como en el anterior, asistirán algunos referentes de la oposición en el Congreso y también dirigentes de la CGT. De allí la preocupación de la Rosada por el resultado de esas deliberaciones, más allá de que relativizaron el encuentro pasado, al que concurrieron pocos gobernadores.

La otra reunión

En paralelo, los ministros de Economía de la mayoría de las provincias del país esperan la convocatoria de los técnicos nacionales para continuar con las deliberaciones iniciadas la semana pasada. A varios de ellos no le cayó bien las declaraciones atribuidas a funcionarios del Ministerio del Interior respecto del resultado del primer encuentro.

“Nunca es agradable discutir un ajuste, pero somos optimistas en cumplir el objetivo. Hoy tenemos acordado el 75% de recorte de $ 100.000 millones que corresponde a las provincias”. Esa frase es la que causó indignación.

Los ministros, a su vez, contestaron a través de un comunicado de prensa, que fue avalado por 19 distritos argentinos. Se trata de siete puntos que dejan sentada la postura global, pero no particular, de las provincias. Algo así como un debate general, pero cada uno sigue en particular las conversaciones.

En el primer punto, los representantes provinciales indican que, durante estos años, las jurisdicciones subnacionales hicieron esfuerzos “para alcanzar equilibrio fiscal, siendo esta meta que la gran mayoría está logrando en el primer semestre del año”. Y continúan: “este esfuerzo significa el primer aporte que el conjunto de las provincias han realizado para contribuir a la reducción del déficit global de la Argentina”.

El segundo punto deja a las claras el compromiso de los gobernadores para “contribuir con un esfuerzo adicional para que el Gobierno nacional cuente con el presupuesto para 2019”. En ese sentido, aclaran que el debate no puede ser focalizado solamente en los gastos, sino también en los recursos, con mecanismos que permitan “distribuir equitativamente el esfuerzo entre todos los sectores de la sociedad”.

El tercer punto es un mensaje político claro de las provincias a la Casa Rosada: “entendemos que ante la difícil situación social que vive el país, los ajustes no deberán afectar al gasto social”. Y en el cuarto, tocan una arista que está pesando sobre la actividad económica: la mochila fiscal. “Es opinión mayoritariamente de las provincias plantear la necesidad de generar más recursos a través de la ampliación de la base tributaria y el mejoramiento de los mecanismos de recaudación, sin la necesidad de recurrir al aumento de alícuotas de impuestos”.

El quinto punto es una consecuencia del resultado deseado en la negociación con la Nación. “A partir del incremento de los recursos se debería calcular el monto global del gasto a reducir”. En otras palabras, sostienen que el esquema de bajar en $ 100.000 millones el gasto de 2019, puede ser reducido con la contrapartida de ingresos fiscales extra.

El sexto pronunciamiento de los ministros marca la cancha a la Casa Rosada: “determinado el monto, será el Gobierno nacional el que elabore la propuesta de reducción y contención del gasto”. En buen romance, el que asuma el ajuste.

El último punto sostiene que la eliminación del Fondo Federal Solidario ha sido una decisión unilateral de la Nación y sin consulta previa a las provincias. Los ministros expresaron su desacuerdo, “ya que afecta al presupuesto en curso, tanto de provincias como de municipios”. Frente a esa situación, solicitaron un mecanismo de financiamiento para aquellas provincias que lo requieran, es decir, un esquema de compensaciones.

El Gobierno nacional intentará esta semana tener un marco general de lo que puede ser el tratamiento del Presupuesto 2019. Intenta cosechar adhesiones antes de presentar el proyecto en el Congreso, el 15 de septiembre próximo. Las provincias, a su vez, buscan resarcimientos financieros y que no sean ellas la que paguen el costo político de un ajuste fiscal.

Mirada interior

La meta.- El Gobierno nacional está obsesionado con conseguir el apoyo de los gobernadores no afines a la Casa Rosada para el proyecto de Presupuesto del año que viene, que incluye los ajustes que impulsa el Fondo Monetario Internacional durante el año electoral que se avecina. La semana pasada, los ministros Rogelio Frigerio (Interior) y Nicolás Dujovne (Hacienda), además del jefe de Gabinete Marcos Peña, no desaprovecharon la oportunidad de dialogar con algunos mandatarios peronistas durante la reunión binacional argentino-chilena realizada el miércoles en Santiago de Chile para analizar problemas de la frontera común (Atacalar). Entre otros, dialogaron con Sergio Uñac (San Juan), Lucía Corpacci (Catamarca), Sergio Casas (La Rioja), Rossana Bertone (Tierra del Fuego) y el de Chubut Somos Todos Mariano Arcioni.

La zanahoria.- Un régimen de compensaciones será el esquema que los ministros nacionales habrían expuesto ante los mandatarios del PJ. La idea es que, con una asistencia financiera adicional, las provinicias y los municipios puedan encarar obras en el interior de cada distrito, tal como se había planteado en el esquema del Fondo Soja. Hasta ahora sólo son promesas. Pero los ministros de Economía del interior quieren que esas promesas se plasmen en el papel. En principio, una de las propuestas es que las compensaciones abarquen a obras que se ejecuten durante este año solamente.

La percepción oficial.- La semana pasada, entre algunos miembros del gabinete del presidente, Mauricio Macri, quedó más clara la percepción de cómo estaban encolumnados los gobernadores del PJ. Y esto quedó en evidencia a la hora de evaluar la cumbre de funcionarios nacionales de Hacienda y de Interior con ministros de Economía provinciales, realizada en la Casa de Salta en Buenos Aires. Por caso, consideraron que los más “blandos”, pueden ser Juan Manuel Urtubey (Salta), Juan Schiaretti (Córdoba), Domingo Peppo (Chaco) y Hugo Passalacqua (Misiones); éstos propician las conversaciones abiertas con la Nación. Sin embargo, esos mismos funcionarios percibieron posturas duras. En particular de los equipos económicos de los gobernadores Carlos Verna (La Pampa), Juan Manzur (Tucumán), Gildo Insfrán (Formosa) y Alberto Rodríguez Saá (San Luis). En el medio se los ubicó a Sergio Uñac (San Juan), Sergio Casas (La Rioja) y Alicia Kirchner (Santa Cruz).

El desfile continuará.- En medios oficiales trascendió que esta semana continuará el éxodo de gobernadores por la Casa Rosada. Más allá de la convocatoria al tucumano Juan Manzur, se prevé la visita de otros mandatarios considerados díscolos. Ayer, además, trascendió un sondeo de imagen de los gobernadores, elaborado por Taquión, una consultora de estrategia política. Según ese sondeo, la bonaerense María Eugenia Vidal (47,9% de imagen positiva vs 45,9% de negativa) y el cordobés Juan Schiaretti (44,1% vs 34,4%) son los mandatarios con mejor imagen en la sociedad. Alicia Kirchner es la que tiene peor imagen, según la encuesta publicada por Cronista.com (65,8% negativa vs 22,2% de positiva). ¿Y Juan Manzur? El sondeo de Taquion da cuenta de que el tucumano tiene un 49,9% de imagen negativa versos un 19,6% de positiva en el país.

Comentarios