Atlético sufre a nivel local pero goza en el internacional

20 Ago 2018

Este viernes, contra Colón en el Monumental, Ricardo Zielinski dirigirá su partido número 50 en Atlético. A simple vista, está claro que sus estadísticas globales son muy buenas: 20 triunfos, 18 empates y 11 derrotas en los 49 partidos que lleva al frente del “decano”, un 52% de efectividad. Pero si se analiza más en detenimiento, la evaluación del técnico podría dividirse en dos materias: el “Ruso” se saca un “excelente” en competiciones directas, locales o internacionales (como las Copas Libertadores, Sudamericana y Argentina), y un “aceptable” en los torneos de largo aliento, como la Superliga.

Así como River, con Marcelo Gallardo, se convirtió en los últimos años en un equipo copero, temible en el mano a mano, y con menos fuerza en la Superliga (este sábado volvió a demostrarlo en su empate 0-0 con Belgrano), con el Atlético de Zielinski se podría realizar una lectura similar (y, nuevo error de Fernando Espinoza al margen, el 1-1 ante Defensa no desmintió esta tendencia). Desde que el “Ruso” asumió en junio de 2017, el “Decano” se elevó a una dimensión desconocida en su historia: se recibió de equipo copero y especialista en las competiciones cortas, en las que cosecha porcentajes de efectividad altísimos, muy superiores a los de la Superliga.

Si desde hace un tiempo se habla de “la generación americana” de Atlético, también podría hablarse de “la generación copera”: la participación en las Copas Argentina de 2017 y 2018, sumados a los de la Libertadores actual y la Sudamericana del año pasado, arrojan estadísticas extraordinarias. En los 19 partidos que dirigió Zielinski en competiciones directas (o con una fase de grupos), Atlético sumó el 68% de los puntos. Los números impresionan: 12 triunfos, 3 empates y 4 derrotas.

La vara es muy alta tanto en las copas internacionales como en las locales. En los siete partidos que lleva en la Libertadores 2018, Atlético arrastra una efectividad del 62% (cuatro triunfos, un empate y dos derrotas), mientras que en la Sudamericana 2017 sumó un 75% (tres triunfos y una derrota en cuatro partidos). Asimismo, en la Copa Argentina de este año lleva un 100% (dos victorias en dos partidos) y en la del año pasado, cuando fue finalista y se clasificó a la Libertadores de este año, terminó en un 61%.

En la Superliga, en cambio, esos porcentajes disminuyen. En los 30 partidos que Zielinski lleva dirigidos en el campeonato de Primera desde que debutó contra Patronato, en Paraná, por la última fecha del torneo 2016/17, Atlético suma un 43% de efectividad (ocho triunfos, 15 empates y siete derrotas). Desglosados en temporadas, totaliza un empate en el campeonato 2016/17, ocho triunfos, 12 igualdades y siete caídas en la temporada pasada, y los dos empates que registra en el actual torneo, contra Racing y Defensa. Si el desempeño de Atlético, con Zielinski de entrenador, en la Superliga podría graficarse en rachas de cuatro partidos, sería algo así como dos empates, un triunfo y una derrota.

También es cierto que, aunque ese porcentaje decaiga respecto al de las competiciones directas, la llegada de Zielinski mejoró la cosecha de Atlético inmediatamente anterior a su asunción: en la temporada 2016/17, cuando el “Decano” fue dirigido en 29 de las 30 fechas por Juan Manuel Azconzábal y Pablo Lavallén (más los interinatos de Luciano Precone y Diego Erroz), el porcentaje de efectividad había sido pobrísimo, del 36% (ocho triunfos, ocho empates y 13 derrotas).

Un último repaso estadístico al ciclo Zielinski señala otra buena noticia: que Atlético no pierde desde el 28 de abril, 2-3 ante Huracán. Desde entonces, jugó cuatro partidos de Superliga, dos de Copa Argentina y tres de Libertadores, y no sumó derrotas. Si sobrevive a Colón este viernes, el partido número 50 de Zielinski servirá de festejo para la décima presentación invicta de un equipo que tiene las cuentas en orden, aunque desdobladas entre competiciones mano a mano y de largo aliento.

Comentarios