Dos intendentes de Cambiemos estuvieron ausentes y uno no fue invitado

Tres de los cuatro jefes municipales no asistieron a la cita en la Casa de Gobierno.

15 Ago 2018
1

Tres de los cuatro intendentes de Cambiemos no asistieron a la cita de ayer en la Casa de Gobierno. Dos de ellos adujeron que estaban de viaje; el tercero que no fue invitado. El cuarto, a su vez, sí asistió.

Roberto Sánchez (Concepción) y Mariano Campero (Yerba Buena) se excusaron porque, según se comunicó oficialmente, realizaban gestiones en otros distritos. Germán Alfaro (Capital) tampoco fue de la partida. En el municipio confirmaron a LA GACETA que no hubo invitación formal al encuentro. En la Casa de Gobierno admitieron que la reunión era sólo para intendentes del interior. Sin embargo, el presidente del Concejo Deliberante capitalino, Armando Cortalezzi, asistió en representación de ese distrito y dijo que mañana, para las 9,30, convocará al cuerpo para rechazar la eliminación del Fondo Federal Solidario. El que sí asistió a la cumbre fue el radical Sebastián Salazar (Bella Vista), que subió las escalinatas del Palacio de Gobierno junto con su correligionario y vicepresidente segundo de la Legislatura, Ariel García.

La reunión tuvo tanto pronunciamientos como lamentos. Por ejemplo, los asistentes coincidieron en solicitar el acompañamiento a los diputados y a los senadores por Tucumán, con el fin de que rechacen la poda de recursos para obras públicas. También hubo coincidencias respecto de la unanimidad para declarar en estado deliberativo a la provincia, en defensa de sus intereses. Como dijo durante la cumbre el gobernador Juan Manzur: “la plata de los tucumanos no se toca”.

Entre los lamentos, un ministro del gabinete manzurista se quejó con el siguiente argumento: “pensar que antes viabaja a Buenos Aires para que te den plata y ahora, si lo hacés, seguramente tratarás de evitar que te la quiten”.

Otro, el de Interior, Miguel Acevedo, resaltó que la decisión nacional “altera la ecuación financiera de las obras y de los servicios que se brindan en comunas rurales”. Su par de Desarrollo Productivo, Juan Luis Fernández, apeló a una respuesta más política. “Se trata de una medida de facto, que rompe las reglas jurídicas, ya que la Nación se lleva puesto el pacto fiscal y el Presupuesto”, esgrimió.

Entre los asistentes llamó la atención de la temporalidad de las medidas financieras que adoptó el equipo económico del presidente Mauricio Macri. Se anunciaron días después de la visita al país del jefe de la misión para la Argentina del FMI, Roberto Caldarelli. Sucede que de los $ 300.000 millones de recortes previstos para 2019, las provincias deberían aportar unos $ 100.000 millones. Ante la resistencia de los gobernadores, el ahorro parece que será forzoso.

Comentarios