Reaparecieron los “rompevidrios” y se registraron nuevos ataques a conductores en los semáforos

Los episodios comenzaron a registrarse a fines de 2017 y los casos habían disminuido, pero volvieron a recrudecer en las últimas semanas.

Reaparecieron los “rompevidrios” y se registraron nuevos ataques a conductores en los semáforos

Por Francisco Fernández y Gustavo Rodríguez

Los “rompevidrios” volvieron a actuar. Aunque los ataques cometidos bajo esa modalidad delictiva habían disminuido, en las últimas semanas se registraron nuevos casos y algunas de las víctimas se comunicaron con la línea directa de WhatsApp de Policiales de LA GACETA (381-6311910) para denunciar los hechos de inseguridad que sufrieron.

Uno de ellos fue José De la Peña, un médico que fue sorprendido en la esquina de la Avenida Mate de Luna y Castro Barros. De acuerdo con su testimonio, los ladrones lo habrían seguido a bordo de una moto y lo abordaron cuando se detuvo en un semáforo. “Veníamos con mi mujer por Mate de Luna y nos encontramos con dos jóvenes. Los dos comentamos que nos venían observando. Nos detuvimos y nos rompieron el vidrio. Ahí le quitaron la cartera a mi mujer”, explicó.

De la Peña relató que los ladrones se movilizaban en moto y que escaparon cuando un hombre que iba en una camioneta y advirtió lo que ocurría, hizo un disparo al aire. “Todo fue muy rápido, fue cuestión de unos segundos”, señaló.

La víctima comentó que tuvo inconvenientes para realizar la denuncia. “Eso fue lo más doloroso. Fuimos a la comisaría 7ª y ahí me dijeron que debían hacer una pericia en el auto y que eso se demoraría”, comentó.

“Me di cuenta de que no querían recibirme la denuncia y le advertí que estaba dispuesto a ir hasta la fiscalía de turno”, contó. De la Peña manifestó que los uniformados le dijeron que no podría hacerlo porque Tribunales estaba de feria y que no encontraría a nadie.

“Les expliqué que eso era imposible, que era hijo de un ex juez y que sabía perfectamente que eso no era cierto”, señaló. Finalmente radicó la denuncia en la seccional 3ª.

“Los tucumanos debemos denunciar todos los delitos de los que somos víctimas. Esa es la única manera de generar conciencia entre las autoridades, para que la Policía haga lo que tenga que hacer. Debemos asumir ese compromiso”, opinó.

Más ataques

Elizabeth, una estudiante universitaria que por temor no quiso dar su apellido, contó detalles del ataque que sufrió en avenida Roca al 2.800. “Iba en un taxi y en el semáforo, uno de los dos tipos que venían en una moto metió el brazo por la ventanilla y me sacó el celular que tenían en las piernas”, recordó.

En este caso, los ladrones también habrían seguido a su víctima hasta darle alcance cuando se detuvo. “El taxista y otros testigos intentaron reaccionar, pero los delincuentes se fueron. El chofer me dijo que los había visto siguiéndonos”, indicó. “Sentí mucha bronca por la impunidad con que se manejan en las calles. Perdí un celular que no había terminado de pagar. Me compré otro y a las pocas semanas me lo quitaron en un arrebato en la Mate de Luna que tampoco pude terminar de abonar”, se lamentó.

Susto

Noelia dijo que se salvó, pero que se llevó el susto de su vida. “Nunca llevo la cartera en el asiento del acompañante. Esta vez saqué el celular y quedó la tira de la cartera sobre el asiento. Eso fue suficiente para que los ladrones se dieran cuenta. Cuando me paré en el semáforo de General Paz y La Rioja sentí un reventón y observé que alguien metió la mano e intentó llevársela. No pudo hacerlo porque me aferré a ella. Comencé a gritar y a tocar la bocina. La gente que estaba en el lugar se dieron cuenta y los tipos escaparon”, relató.

La víctima reconoció que no hizo la denuncia porque no le quitaron nada y que tardó varios días en separar la experiencia. “Esa vez, por suerte, estaba sola, pero normalmente voy con mi hija. Quedé llena de vidrios y el asiento trasero también. Después me enteré que al día siguiente se produjo otro hecho similar”, agregó.

Esta modalidad de robo comenzó a producirse a fines del año pasado y se extendió hasta marzo aproximadamente, cuando la Policía destinó móviles para recorrer las zonas más complicadas y puso hombres de Patrulla Urbana vigilando las esquinas más peligrosas.

Sin embargo, en las últimas semanas los “rompevidrios” volvieron a atacar. El primer caso fue el de una mujer que fue sorprendida en la esquina de las avenidas Colón y Mate de Luna. Luego se produjo otro ataque en el túnel de la Mendoza y Marco Avellaneda, pero policías del servicio 911 lograron detener a los ladrones luego de una persecución de varias cuadras. Desde la fuerza se informó que se incrementarán la presencia policial en los sectores donde más ataques se produjeron.

Últimos ataques

- Francia y avenida Avellaneda.
- Marco Avellaneda y Mendoza.
- Colón y Mate de Luna.
- Genaral Paz y La Rioja.
- Castro Barros y Mate de Luna.
- Avenida Mate de Luna y Camino del Perú,
- Luis Braile 2.200 (YB).
- Adolfo de la Vega y Lavalle.

Comentarios