El apellido materno va ganando terreno

Aunque representan tan sólo el 3% del total de los inscriptos, ya hay por día entre dos y tres recién nacidos que en el acta en el Registro Civil figuran con el apellido de su mamá en primer lugar, seguido por el del papá.

04 Ago 2018
2

PARA PRESERVAR EL APELLIDO. Fernanda Leites Rojas con su hija Jazmín.

-Buen día, venimos a anotar a nuestro bebé, dice una joven mamá.

- ¿Es el primer hijo?, le pregunta la empleada del Registro Civil.

- Sí.

- Tienen que llenar esta ficha y decirme cómo se va a llamar. Y tendrá uno solo o dos apellidos.

- Los dos.

- ¿Primero el de la madre o el del padre?

- El del padre, obvio (intercede el hombre).

- ¿Por qué? ¿Puede llevar mi apellido primero?, pregunta la madre.

- Sí, según el Código Civil, puede llevar como primer apellido el de la mamá. Hagamos una cosa: tómense un tiempo, piensen bien y cuando lleguen a un acuerdo vienen por aquí.

El diálogo, que ocurrió hace una semana, cuando una empleada del Registro Civil estaba trabajando en la delegación que el organismo tiene en la Maternidad, no es nuevo. Aunque la opción la analizan pocas parejas, de a poco van apareciendo más casos como este en el que finalmente los padres deciden que el primer apellido del bebé sea el de la madre.

Un sueño

PARA PRESERVAR EL APELLIDO. Fernanda Leites Rojas con su hija Jazmín.

Jazmín Leites Narvaja tiene dos años y medio. La niña fue una de las primeras tucumanas que en 2016 fue anotada con el apellido de su madre en primer lugar. Su mamá, Fernanda Leites Rojas (33 años, profesora de inglés), cuando estaba embarazada, empezó a analizar la posibilidad de hacer realidad este sueño que tenía. “En mi casa somos todas mujeres y el apellido no es muy común; entonces, me preocupaba la idea de que algún día se perdiera. Estaba al tanto de que el Código había cambiado y de que se podía elegir, así que con mi pareja lo debatimos y él no tuvo problemas, al contrario”, resalta.

“Es muy loco tener un hijo con el apellido de una. Se siente bien; es emocionante. Las madres le ponemos tanto a la crianza que hasta me parece justo que se pueda elegir”, reconoce la docente, segura de que tiene un proyecto de familia acorde con los tiempos que estamos viviendo a nivel social. “Mi pareja (Silvio) es un padre presente”, añadió.

Al principio, la noticia de que Jazmín iba a tener como primer apellido el de su mamá, fue una gran sorpresa para la familia. Sin embargo, lo tomaron bien. “Están acostumbrados a vernos hacer cosas distintas. Algunos amigos nos preguntaban: ¿no es raro? Pero cuando les explicábamos los motivos, enseguida apoyaban la decisión”, cuenta Fernanda.

Si bien el nuevo Código Civil y Comercial (CCC) está vigente desde agosto de 2015, pocos saben sobre el artículo 64, que da la opción de apellidarse desde el linaje paterno o materno.

“Nos miran con cara de sorpresa cuando preguntamos con qué apellido anotarán al pequeño. Igual, hecha la aclaración, la gran mayoría decide que sus hijos lleven primero el apellido del papá”, cuenta la empleada del Registro Civil, que pidió mantener su nombre en reserva.

Algunas parejas más liberales analizan la posibilidad por cuestiones de musicalidad de los apellidos o por orden alfabético. La gran mayoría de los que lo tienen decidido es porque quieren criar a sus hijos con conciencia de la igualdad de género. Cuando no hay acuerdo entre los padres, según la norma, en el Registro Civil se hace un sorteo para definir en qué orden se ponen los apellidos. Pero esto es algo que aún no ocurrió.

La directora del Registro de Estado Civil y Capacidad de las Personas, Carolina Bidegorry, dio más precisiones sobre lo que ocurre en Tucumán. Por día, entre dos y tres bebés son anotados con el apellido materno en primer lugar. Representan el 3% del total de los niños que son inscriptos (entre 80 y 100 a diario).

“El nuevo Código abrió un abanico de derechos, entre ellos esta posibilidad de inscribir a los bebés con el apellido de la madre primero. Tenemos muchos casos, incluso antes de agosto de 2015 recibimos un planteo de una pareja que pedía esto”, recordó la funcionaria. Señaló que son comunes los debates entre padres para ver cuál de los apellidos va primero, mientras que otros ya lo tienen resuelto antes de que nazca el bebé. También existe la posibilidad de ponerle al hijo solamente el apellido de la mamá. En cualquier caso, aclaró Bidegorry, la elección se hace para el primer hijo de la pareja y aquello que se decidió debe respetarse para todos los otros hijos del mismo matrimonio.

> Cuestión de costumbres
“El derecho no es mágico para desarticular patrones culturales”

El fin del reinado del primer apellido del padre en Argentina, con la reforma del Código Civil, fue un gran avance. Sin embargo, aún es bajo el porcentaje de parejas que optan por la opción de ponerle al bebé en primer lugar el apellido de la mamá. Soledad Deza, abogada experta en Derecho de Familia, explica el porqué: “el apellido fue una forma histórica de fijar el linaje y estirpe de una familia y ha estado siempre ahí el apellido del varón. El derecho por sí solo no es mágico para desarticular los patrones culturales. Lo que resta ahora es que,  estando la opción, se democraticen al interior de la familia los vínculos, y verdaderamente nos animemos a elegir el apellido de las mujeres como identificatorios de una familia, de un linaje, de una estirpe”. Deza opina que la posibilidad de otorgar a ambos progenitores el poder de nombrar legítimamente a sus hijos y de resolverlo en el ámbito privado de sus vidas implica una redistribución del poder familiar que es muy positivo. “Es un cambio que le da voz a la mujer, que habla de igualdad y de libertad en el diseño de la propia biografía”, resume.

> Toma de conciencia
Aumenta el número de adolescentes que piden llevar el apellido de la madre

“Últimamente tuvimos más casos de adolescentes que piden adicionar el apellido materno y colocarlo en primer lugar. Los motivos que aducen son: ausencia del padre en su crianza, abandono, violencia de género hacia su madre o incumplimiento total de pago de la cuota alimentaria. Es decir, intentan con su solicitud realizar una reivindicación del lugar ocupado por su mamá. Porque la peleó sola, los mantuvo, y fue muy importante en sus vidas”, comentó a LA GACETA la abogada Malena Kareen Totino Soto.

> En otros países

- México.- En 2016 se determinó que los padres podían elegir el orden que deseaban para los apellidos de sus hijos.
- Portugal.- Pueden elegir como primer apellido cualquier apellido de su familia (de un abuela, de un tío, por ejemplo), siempre y cuando demuestren que existe y que tiene vínculo familiar.
- Italia.- Se estableció por ley que si un hijo nace dentro de un matrimonio son los padres quienes deciden qué apellido lleva primero.
- Uruguay.- Las parejas pueden elegir el orden que ellos quieran. Si no pueden decidirse, se realiza un sorteo para establecer qué apellido va primero.


Comentarios