El nieto recuperado 128 es tucumano: se llama Marcos y es hijo de Rosario del Carmen Ramos

Abuelas de Plazas de Mayo brindó detalles del de la restitución. "Para mí es la restitución del amor, de 42 años de amor no vivido", dijo uno de sus hermanos. Es el segundo nieto tucumano.

03 Ago 2018
1

EMOCIÓN. Camilo e Ismael, en los extremos, son los hermanos de Marcos. CAPTURA DE VIDEO

El nieto recuperado 128 es tucumano. Abuelas de Plaza de Mayo informó hoy que Marcos Eduardo Ramos es hijo de Rosario del Carmen Ramos, desaparecida en Tucumán durante la dictadura. Nació el 9 de junio de 1976 en San Miguel de Tucumán y es el segundo nieto restituido en nuestra provincia, según precisó la titular de la organización, Estela de Carlotto.

La titular de Abuelas de Plaza de Mayo indicó que Marcos y su madre fueron secuestrados cuando él tenía casi cinco meses de vida. "Ayer el nuevo nieto conoció la noticia y se reencontró con su familia", detalló.

Rosario del Carmen Ramos, a quien su familia apodaba "Charo", nació el 6 de octubre de 1948 en El Diamante, Santiago del Estero. En Tucumán se casó con Ismael Amado Suleiman, con quien tuvo sus dos primeros hijos, Camilo e Ismael. Era militante del PRT.

Mirá más: Mario Bravo, el nieto 119, conoció el lugar donde le fue arrebatado a su madre

Luego de separarse de su marido, fue secuestrada en 1976 en San José. En noviembre, las Fuerzas Armadas realizaron operativos ilegales y secuestraron a la mujer, a Marcos y a Ismael. Luego fueron llevados a una casa en Tafí Viejo. Fue última vez que supieron de Marcos. De Rosario, al día de hoy, no se sabe nada.  

Cómo lo encontraron

Estela de Carlotto detalló que Ismael contó en 1999 que había secuestrado junto a su madre y su hermano, y que nunca más supo de ellos. "En 2013 se recibió una denuncia en el Fondo Permanente de Recompensas, del Ministerio de Justicia de la Nación, con información que señalaba a un joven como hijo de desaparecidos, apropiado por una persona imputada por crímenes de lesa humanidad en la provincia de Tucumán", agregó.

Luego de una investigación que se realizó a partir de la denuncia, se determinó que era altamente probable que fuera hijo de desaparecido. Así se pudo dar con Marcos, quien se acercó de manera voluntaria a realizarse las pruebas genéticas.

Nudos en las gargantas

Los hermanos de Marcos mostraron fotografías junto a su madre de cuando eran niños. "Estoy muy agradecido a Madres y Abuelas. Disculpen, estoy muy emocionado", dijo Ismael.

Camilo, en tanto, dijo que la vela de la esperanza continúa encendida gracias a la restitución del nieto 128. "Nos permitieron conocer parte de nuestra historia, parte nuestra. No puedo todavía procesar la inmensa felicidad que encierra este gran encuentro que hemos tenido con Marquitos. Hoy puedo ver a mis hijos, que son acariciados por mi esposa, y les dijo que dichosos que son, porque tienen el amor de la mañana, el cual nosotros no hemos podido disfrutarlo. En estos momentos daría cualquier cosa por un abrazo de mi mamá", dijo.

El mayor de los tres hermanos, agregó: "mucho se habla de la restitución de una persona, de un ser humano. Para mí es la restitución del amor no vivido. 42 años del amor no vivido. Esperemos que nunca más".

De Carlotto, en tanto, reveló que aún no conoce a Marcos.

Comentarios